Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El histórico doblete del 96

Repase cómo ganó su última Liga el Atlético, en 1996 y tras 18 años de sequía

Los jugadores del Atlético de Madrid celebran su victoria en el partido final de Liga sobre el Albacete ( 2-0 ) y su doblete de Copa y Liga. Ampliar foto
Los jugadores del Atlético de Madrid celebran su victoria en el partido final de Liga sobre el Albacete ( 2-0 ) y su doblete de Copa y Liga.

El 26 de mayo de 1996 el Atlético hizo historia. Esa tarde, frente al Albacete, el conjunto que dirigía Radomir Antic completó una temporada sensacional. Única. Indescriptible. Un gol de Simeone y otro de Kiko en media hora sellaron la Liga y dieron paso a una impresionante fiesta.

Así arrancaba la crónica de Santiago Segurola:  "Fue una fiesta hermosa y tranquila, la tarde que necesitaba el Atlético para levantar la Copa después de tanta agitación, de tanto miedo a los resultados y a la historia. Esta vez, no. El Atlético no falló. Ni tan siquiera dudó. Batió al Albacete con comodidad, con las armas de siempre y con los héroes de costumbre: Pantic lanzó la falta del primer gol, Simeone la cabeceó con su ímpetu habitual, Molina inició el segundo con un saque largo y Kiko lo remató. Sólo faltó Caminero. Pero todo el ideario del Atlético estuvo en esos goles, que fueron celebrados estrepitosamente por una hinchada que no quería más sufrimientos. Quería darse un baño de júbilo y acabar con casi veinte años de sequía. Y eso es lo que hizo durante toda la noche: vivió la fiesta con la intensidad y la alegría que sólo procura el fútbol. El Atlético entró en el partido a empujones. Lo hizo por necesidad, por la tensión que soportaba, por un evidente deseo de intimidación y también porque el Atlético juega así. El Albacete recibió la primera andanada con un susto considerable. Se moría de aprensión, impresionado por la calentura que venía de la grada y el aire desafiante del Atlético. Tenía la condición de vencido, un equipo desmoralizado que pagaba otro peaje considerable: el Albacete no tenía un gramo de intención y juego. Era una víctima". Lea la crónica completa del partido, aquí.

La celebración

Radomir Antic y Jesús Gil, entrenador y presidente del Atlético de Madrid, pasean en una calesa los trofeos de la Liga y la Copa, en la cabalgata por las calles de Madrid para celebrar el doblete. ampliar foto
Radomir Antic y Jesús Gil, entrenador y presidente del Atlético de Madrid, pasean en una calesa los trofeos de la Liga y la Copa, en la cabalgata por las calles de Madrid para celebrar el doblete.

Fue una locura colectiva en Neptuno. Cerca de 40.000 aficionados celebraron por todo lo alto el triunfo. La celebración de aquel día decía así: "Neptuno no botó, como le pedían algunos. Ni sonrió, pese a que Gil, a lomos de sus caballos, asegurara que sí lo había hecho. Nunca el dios romano de los mares vivió tamaño ajetreo. Más que nada, porque hace 19 años nadie se acordaba de él a la hora de celebrar los triunfos del Atlético".

La cabalgata del doblete.  Al día siguiente el equipo colchonero paseó los trofeos de Liga y Copa por las calles de Madrid. "No sé si estoy en Oceanía, Sebastopol... Estoy en las nubes. Esto pasa a los anales de la historia. Es para que lo estudien los psicólogos". Jesús Gil, presidente del Atlético, ya no sabía qué decir a las puertas de la catedral de la Almudena después de varias horas de forofismo rojiblanco por las principales vías del centro de la capital para festejar el doblete del equipo".

Vea la celebración del Atlético en el Calderón

Análisis

Simeone celebra su gol ante el Deportivo de la Coruña, durante el año del doblete. ampliar foto
Simeone celebra su gol ante el Deportivo de la Coruña, durante el año del doblete.

Muchos fueron los análisis de aquel emblemático año. José Sámano escribió que el Atlético se había proclamado campeón con "el equipo más corto en la Liga más larga" . Y comenzaba así: "El triunfo de Radomir Antic es la victoria del método. El éxito del peculiar andamiaje de un técnico minucioso y calculador al que le gusta que se le reconozca su academicismo".

Alfredo Relaño observó que el actual entrenador rojiblanco era fundamental en aquel equipo. Hecho que le llevó a titular en una de sus editoriales con 'El factor Simeone'.  "La ausencia de Simeone se nota. Es el combustible que alimenta la maquinaria atlética. Sin él en el campo, la fuerza colectiva se va apagando poco a poco y hay equipo para una hora, no para hora y media. El factor Simeone pesa mucho". 

Una liga a balón parado. La mitad de los goles de aquella temporada llegaron en acciones de estrategia. Los datos que enseñaba el título del Atlético no eran nada habituales por aquel entonces: el 49% de los goles marcados por el campeón (37 de 75) llegó en alguna acción de estrategia. El éxito rojiblanco, pues, se debió en gran medida al trabajo de laboratorio de Antic y al diseño de acciones prefabricadas con las que sorprender al contrario.

Las declaraciones de aquel año

Diego Simeone señaló, siete días antes del alzarse con el título, que el título de Liga había que sacarlo de "donde sea y cuando sea". Y añadió: "Después de los 18 años que ha esperado el Atlético de Madrid para conseguir el título seis días más no son nada". Lea aquí aquellas declaraciones del hoy entrenador rojiblanco.

Todos los goles del Atlético de Madrid durante el doblete.

Más información