La Guardia Civil destapa ‘dinero negro’ en los partidos benéficos de Messi

Los agentes descubren cinco transferencias por casi un millón de euros enviadas a una sociedad del paraíso fiscal de Curazao a "G. Marín-Messi"

Ampliar foto
Messi (derecha), junto a Guillermo Marín, en julio de 2013 en Panamá. Getty

Los partidos de fútbol supuestamente benéficos que el astro argentino del Barcelona Leo Messi celebró durante los años 2012 y 2013 en seis países americanos, desde Estados Unidos hasta Colombia, México o Perú, están bajo sospecha judicial. La unidad antiblanqueo de capitales de una sección de élite de la Guardia Civil (la UCO) investiga cinco transferencias bancarias por un importe de casi un millón de euros procedentes de los organizadores de al menos dos de esos eventos benéficos que acabaron en una sociedad radicada en el paraíso fiscal de Curazao (en las Antillas Holandesas, al sudeste del Caribe).

Los justificantes oficiales de esas transferencias contienen anotaciones manuscritas que sugieren que los destinatarios del dinero fueron “G. Marín-Messi”. Guillermo Marín es la persona a quien Messi encomendó la gestión de sus partidos benéficos, denominados Messi y sus amigos contra el resto del mundo.

Los investigadores creen que gran parte de los citados encuentros amistosos fueron organizados por las mismas personas parapetadas en sociedades con distinto nombre.

El Juzgado de instrucción 51 de Madrid ha abierto diligencias en relación con estos eventos deportivos por los delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal. Estas pesquisas son ajenas al expediente que recientemente le abrió la Agencia Tributaria de España a Messi por ocultar al fisco cobros por sus derechos de imagen (el jugador ha depositado cinco millones en un juzgado para aminorar la responsabilidad penal en el juicio que se le avecina en Barcelona).

En este caso, los agentes del instituto armado investigan una supuesta trama colombiana que, en connivencia con ciudadanos españoles, habría utilizado para lavar dinero del narcotráfico los partidos (altruistas) de Messi. Y, también, las últimas actuaciones en tres grandes ciudades española —los días 15, 16 y 17 de junio de 2012 en Madrid, Murcia y Barcelona— del famoso cantante mexicano Vicente Fernández, de su gira de 29 conciertos por todo el mundo.

Varios jugadores del Barcelona niegan haber cobrado por intervenir en el evento

Las primeras pesquisas apuntan a que, aunque se publicitaron como partidos benéficos, en realidad hubo pagos a los jugadores que intervinieron en esos partidos. Y que algunos de esos abonos fueron enviados al paraíso fiscal de Curazao.

Los investigadores piden más pesquisas para aclarar el destino de los fondos

Los cinco justificantes bancarios que acreditan el destino opaco de esos pagos han sido remitidos a la Guardia Civil por la sociedad colombiana Total Conciertos. Esta es la sociedad que organizó el partido que disputaron Los Amigos de Messi contra el resto del mundo en Bogotá (Colombia), el 21 junio de 2012. Estos justificantes revelan que la citada sociedad envió, de forma fraccionada, 1,37 millones de dólares a una cuenta que la sociedad Mandatos Velineg SRI tiene en el First Caribbean International Bank del paraíso fiscal de Curazao. En los justificantes, en su parte superior izquierda, figuran anotaciones manuscritas en las que se lee: “pago G. Marín-Messi”, y las respectivas cantidades. Guillermo Marín es amigo de la familia Messi y responsable de la sociedad argentina Imagen Deportiva, la que se encargó de la gestión de esos eventos deportivos benéficos. Tanto Messi como su padre, Jorge Horacio Messi Pérez, ya han sido interrogados por la Guardia Civil. Reconocen en sus interrogatorios que tienen relación con Guillermo Marín y que éste gestionó esos partidos. También coinciden en que no hubo lucro personal en esos partidos al tratarse de benéficos.

Sin embargo, el abogado en España de la sociedad Total Conciertos (la que consta que organizó los partidos en Colombia) ha entregado a la Guardia Civil cinco justificantes de transferencias bancarias que avalan que sí hubo pagos a los jugadores y al propio Messi. También ha aportado un sexto justificante que revela otra transferencia de 100.000 dólares a la sociedad ITS Viajes, S.A., radicada en Argentina. Esta última cantidad, según los investigadores, fue destinada al pago de los billetes de avión de los juzgadores que participaron en los supuestos partidos benéficos. Messi invitó a sus partidos a varios colegas suyos del Barcelona.

El padre de Messi declara que es amigo del empresario Guillermo Marín

Las cinco transferencias por importe de 950.000 euros (los 1,3 millones de dólares) fueron remitidas al First Caribbean International Bank de Curazao coincidiendo con las fechas de los encuentros benéficos celebrados en 2012, según fuentes de la investigación. Los agentes, a juzgar por la documentación aportada por los organizadores del partido de Bogotá, infieren que esa cuenta, opaca al fisco, puede pertenecer al propio Messi o bien a Guillermo Marín.

Un juez de Madrid ha abierto diligencias por blanqueo de capitales y delito fiscal

En su declaración ante la Guardia Civil, en Barcelona, Messi señaló sobre Guillermo Marín: “Es un empresario argentino que conozco desde 2006 y organiza los partidos de mi Fundación, la Lionel Messi. No hay ninguna relación entre él y mi Fundación”. ¿Quién de su familia mantiene contactos con Marín?, le inquirieron los agentes. “Yo no, el que contacta es mi padre”. Messi añadió que fue su Fundación la que recibió dinero de esos partidos que después fue destinado a fines sociales.

La celebración de los partidos benéficos de Messi ha estado rodeada de polémica porque las fundaciones a las que se iba a destinar la recaudación han denunciado que el dinero nunca les llegó, a pesar de que en la publicidad de los partidos rezaba que la taquilla se destinaría a causas sociales.

Los partidos bajo investigación se celebraron en 2012 y 2013 en Cancún y Quintana Roo (México), Bogotá y Medellín (Colombia), Perú (Lima), en Los Ángeles y en Miami (EE UU). Tanto Messi como los jugadores del Barcelona que le acompañaron en algunos de esos partidos (Dani Alves, Mascherano y Pinto) han negado ante la Guardia Civil haber cobrado a título personal dinero de esos partidos. Sí admitieron que les pagaron los desplazamientos y estancia. Jorge Horacio Messi Pérez, padre de Messi, ha señalado que parte del dinero del partido de Bogotá fue destinado a la Fundación Lionel Messi y desde esta a UNICEF Colombia.

ampliar foto
Messi abraza a Neymar en un amistoso en 2012, en Lima (Perú). getty

La UCO, la misma unidad que desmanteló en España en 2006 la trama mundial del dopaje en el ciclismo (la Operación Puerto), alberga dudas sobre la veracidad de esa donación a UNICEF y el destino real que se dio a los dineros de estos partidos. De momento, en las diligencias, por delitos de blanqueo y contra la hacienda pública española, no hay ningún imputado. Son muy incipientes las pesquisas. Oficialmente, sí hay tres investigados (Guillermo Marín; el presidente de la sociedad Total Conciertos, Harigsson González, y su vicepresidente, Andrés Barco). Y crecen los indicios sobre al menos otras seis personas, según fuentes de las pesquisas. Messi, su padre y sus colegas del Barça han declarado como testigos en estas diligencias.

La Guardia Civil ha puesto su lupa en las cinco transferencias bancarias hechas a la citada sociedad opaca de Curazao. Y ha pedido permiso judicial para desarrollar nuevas diligencias y aclarar quién hay detrás de esas cuentas. Y es que, dado el volumen de dinero trasvasado, casi un millón de euros, el o los destinatarios de ese dinero habrían cometido un delito fiscal. A efectos fiscales, Messi tiene residencia en Barcelona y está obligado a declarar en España sus ingresos, incluso los que obtenga en el extranjero.

El representante de una fundación dice que recibió amenazas del entorno de Leo

Los partidos supuestamente benéficos en los que intervino Messi se gestaron en marzo de 2012 durante una cena en el restaurante El Rey de la Gamba, ubicado en el puerto de la capital catalana. Andrés Barco, de la sociedad Total Conciertos, y considerado el presunto cabecilla de esta trama de blanqueo de dinero, se desplazó directamente desde Colombia a Barcelona para verse con Guillermo Marín, quien le propuso organizar los citados partidos de fútbol en esos países.

Varias fundaciones se sienten engañadas porque no han recibido el dinero

La investigación sostiene, basándose en declaraciones de testigos y de los propios organizadores de los eventos, que Andrés Barco, vicepresidente de la empresa Total Conciertos, entregó “a Guillermo Marín cuatro millones de dólares [casi tres millones de euros]” para que éste los administrase y pagara a todos los futbolistas sus desplazamientos y estancia, y otra cantidad por jugar. Varios testigos han señalado que hay conversaciones sobre estos pagos en los que se alude a ellos como “cuatro melones” y que dos de esos cuatro melones acabaron, supuestamente, en las manos de Messi.

El promotor deportivo mexicano Benjamin Matheis tiene declarado que, ya en julio de 2011, se entregó un donativo a la Fundación Lionel Messi por importe de 68.553 euros, con motivo de un partido celebrado en Ciudad de México. Y que se hizo con la finalidad de comprometer al jugador del Barcelona para que interviniera al año siguiente en otro partido (benéfico). Este partido se celebró en Cancún el 16 de junio de 2012. Y es uno de los seis encuentros que indaga la Guardia Civil. Aunque la sociedades organizadoras, entre ellas dos estadounidenses, cambian de nombre según el país donde se celebra el partido benéfico, los investigadores sospechan que detrás de todas ellas pueden estar idénticas personas.

Antes del partido de Bogotá, organizado por Total Conciertos, hubo una gala benéfica para animar la asistencia de público. En ella se decidió que parte de los beneficios irían a parar a la Fundación Lionel Messi, y el resto a dos asociaciones benéficas. Para elegir a la agraciada, la organización acordó extraerla de entre las que se anotaran como peticionarias, exponiendo su fin social, en una web que creó ex profeso la organización: www.batalladelasestrellas.com. Entre 640 y 1.200 euros costó cada plato de la cena. Las asociaciones finalmente designadas fueron Benposta Interval (Ciudad de los Muchachos), representada por José Luis Campo Rodicio y residenciada en Pontevedra, y la colombiana Yo soy internacional.

ampliar foto
Messi, en un amistoso en Ciudad de México en 2011.

El vicepresidente de Total Conciertos, Andrés Barco, afirmó semanas después del partido que se pagó a los futbolistas que intervinieron en ese encuentro (ellos lo han negado), y también admitió que aún se debía el dinero prometido a las fundaciones benéficas. La fundación denominada Yo soy internacional no ha recibido los cerca de 40.000 euros que le prometieron. Y Benposta, según su representante, solo ha percibido unos 4.500 euros.

El representante de Benposta ha confesado a la Guardia Civil que recibió una llamada de Guillermo Marín, gestor de los partidos benéficos de Messi, en la que “con muy mal tono” le reprochó que hubiese hablado con este periódico sobre el impago de la donación. “No te quiero volver a escuchar hablar sobre el tema”, le soltó. Y le pidió un número de cuenta prometiéndole que al día siguiente le consignaría el dinero adeudado. Nunca llegó. Campo apuntó a los agentes que en un encuentro con el presidente de Total Conciertos, este le dijo que “era falso que los jugadores no hubieran cobrado”. Y que, por ejemplo a Messi, a través de Guillermo Marín, se le entregaron dos millones de dolares. La UCO ha pedido al juez Eduardo López-Palop toda una batería de nuevas diligencias para averiguar qué ocurrió y dónde se halla todo el dinero de estos partidos.

Investigacion@elpais.es

La organización se desvincula del narcotráfico

J. A. H.

Andrés Barco y Harrigson González, vicepresidente y presidente de la sociedad Total Conciertos, la que organizó parte de los partidos benéficos de Leo Messi y sus amigos en seis países americanos, están en el punto de mira de la Guardia Civil. No hay una acusación formal contra ambos, pero los agentes sospechan que pueden tener relación con una trama cuyo objetivo sería blanquear dinero del narcotráfico a través de eventos deportivos y musicales (entre ellos, la gira mundial del cantante mexicano Vicente Fernández, tres de cuyas actuaciones se celebraron en España en 2012). Tanto Barco, considerado el cabecilla, como González rechazan vinculaciones con el narcotráfico. Ambos tienen abiertas investigaciones por supuestos delitos de estafa, hurto y falsedad en documento público en sus países, según ha podido comprobar la UCO española.

¿Cómo se lavaría supuestamente ese dinero? Aparentando que un espectáculo deportivo o musical ha cosechado una gran recaudación, en el convencimiento de que nadie, salvo los organizadores, dispone de las cuentas reales. Los partidos de fútbol de Messi no fueron rentables. González, presidente de Total Conciertos, ha señalado a la Guardia Civil que el dinero de las transferencias hechas a Guillermo Marín —que, según declaró Messi, se encargó de venderle los partidos benéficos—, es de procedencia legal. Indica que lleva 23 años dedicado al negocio de los “clubes de entretenimiento” y a la organización de conciertos, obras de teatro y otras actividades culturales. Señala que, en 2010, el Ministerio de Cultura de Colombia lo designó “empresario del año”. Y añade que los pagos fraccionados de esos partidos hechos a Guillermo Marín (no especifica que remitió el dinero a una cuenta opaca del paraíso fiscal de Curazao) procedieron de la venta de las entradas del evento deportivo. Y que todo el dinero recaudado ha sido declarado en su país, Colombia. Al igual que González, Andrés Barco asegura que está a disposición de la Guardia Civil para explicar cuanto sea necesario, y recuerda que ha hecho un ejercicio de transparencia enviando los justificantes sobre los pagos en Curazao al representante de la firma que gestionó los partidos de Messi.

Más información