Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIFA amenaza a México por los cantos homófobos de su hinchada

El organismo abre una investigación por los insultos proferidos contra los porteros de Camerún y Brasil y el Tri se expone a una sanción económica, que puede ser deportiva si se reincide

Ampliar foto
Aficionados mexicanos durante el Brasil-México.

La FIFA ha abierto una investigación sobre algunos gritos proferidos por la hinchada mexicana en los dos partidos jugados hasta ahora por el Tri. Se trata de los insultos homófobos “denigrantes” que vociferaron contra los guardametas de Camerún y Brasil, respectivamente, los pasados días 13 y 17, según algunos vídeos en poder de la FIFA, afirmó el diario británico Daily Telegraph. La costumbre (extendida en México) de gritar ‘puto’ [‘maricón’] al portero del equipo rival cada vez que este saca de puerta podría acarrear a su federación de fútbol una sanción económica que, en caso de recurrencia, podría traducirse incluso en una penalización deportiva. La cadena ESPN ha afirmado que tratará de evitar que los insultos puedan ser escuchados por los espectadores si se produjesen en futuros partidos.

El hábito en cuestión se originó, al parecer, en la ciudad de Guadalajara y se popularizó en un partido disputado allí mismo entre las selecciones de México y Estados Unidos durante la eliminatoria olímpica para los Juegos de 2004. En la última década la costumbre se ha asentado en los estadios mexicanos, hasta el punto de que el pasado martes, en Fortaleza, los torcedores brasileños dedicaron el mismo trato al guardameta azteca, Guillermo Ochoa, figura del encuentro. La red europea Fare (Football Against Racism in Europe), que supervisa el comportamiento de los hinchas en los estadios del continente, ha enviado también pruebas a la FIFA sobre pancartas con mensajes de ideología ultraderechista mostradas presuntamente por aficionados de Croacia y Rusia. Si la FIFA abriese un expediente disciplinario, la selección rusa podría sufrir una pérdida de puntos al ser un caso reincidente.

En la Eurocopa de 2012, Rusia fue penalizada con 6 puntos para la fase de clasificación al torneo de 2016

En la Eurocopa de 2012 la selección rusa fue penalizada con 6 puntos para la fase de clasificación a la Eurocopa 2016 después de que algunos hinchas desplegaran pancartas ofensivas y llamaran “monos” a jugadores de color. Según Fare, los carteles desplegados por algunos hinchas rusos en el partido del martes contra Corea del Sur muestran la cruz celta, un símbolo asociado con supremacistas blancos y neonazis. El endurecimiento de las normas anti-discriminación por parte del órgano rector del fútbol mundial en 2013 establece que infracciones recurrentes de esta clase pueden acarrear incluso la expulsión del campeonato. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, se ha referido varias veces a que “las sanciones deportivas son la única sanción efectiva”. Piara Powar, directora ejecutiva de Fare, afirmó que “hay que reaccionar con urgencia a esas imágenes. Los niveles de abuso homófobo en algunos partidos son totalmente inaceptables. Es precisa una educación rápida antes de que se vaya de las manos”.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, invitó a líderes religiosos de todo el mundo a que se manifestasen contra el racismo y la discriminación en los meses anteriores a la Copa, tras algunos incidentes racistas sucedidos en su propio país. Sus mensajes son leídos durante el que la mandataria bautizó como el ‘Mundial de los Mundiales’, “que será también el Mundial de la Paz y el Mundial contra el Racismo”, según escribió en la red social Twitter. También la FIFA prometió utilizar el Mundial como vehículo para combatir el racismo y la discriminación. Hasta el momento no hay noticias sobre posibles expedientes contra Rusia, Croacia o la propia Brasil.

Más información