Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aparato de la FIDE derrota a Kaspárov

Kirsán Iliumyínov añadirá al menos cuatro años a los 19 que lleva en el cargo

Gari Kaspárov, en 2008.

Gari Kaspárov, uno de los mejores ajedrecistas de la historia, ha perdido por 110 votos a 61 (cuatro nulos) la batalla por destronar de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) a su millonario compatriota Kirsán Iliumyínov, quien añadirá al menos cuatro años a los 19 que lleva en el cargo. España y casi toda Latinoamérica han votado en su contra.

“Es un día muy triste para el ajedrez”, ha dicho Kaspárov a EL PAÍS un minuto después. ¿Los motivos de su derrota? “Hemos luchado contra una fuerza apabullante. Confiaba en que la mayoría de los delegados fueran receptivos a mis ideas, pero han preferido votar a alguien que hace falsas promesas. Ahora quiero ver si Iliumyínov es capaz de cumplir lo que ha prometido ante toda la Asamblea General”.

Kaspárov se refería a lo ocurrido minutos antes de la votación. En su turno, el excampeón del mundo se ha comprometido, en el caso de ganar, a una inversión de diez millones de dólares “mañana mismo” por parte del conocido mecenas estadounidense Rex Sinquefeld, sentado a su lado. Cuando llegó su turno, Iliumyínov replicó: “Lo que ofrece Sinquefeld está muy bien, pero en Kalmikia [la república autónoma rusa de la que procede] también tenemos gente rica. De modo que yo prometo 20 millones de dólares”. Tras su victoria, el presidente proclamó: “Quiero dedicar toda mi vida a la FIDE”, e invitó a Kaspárov y a su equipo a trabajar con él para la FIDE.

En las horas previas a la votación se vieron y escucharon cosas que difícilmente pueden superar el mínimo aceptable de democracia y limpieza. La Asamblea General, incluso cuando se discutían asuntos electorales estaba presidida por Iliumyínov y moderada por su presidente adjunto, el griego Georgios Makrópulos, quien también ha formado parte de su equipo de campaña. Quedó claro que la Comisión Electoral –formada por cuatro miembros favorables a Iliumyínov y uno a Kaspárov- no había tenido acceso a los documentos necesarios para asegurar que los proxies (votos delegados de un país en otro) cumplían las normas. Y tampoco quedó nada claro por qué, a finales de 2012, Iliumyínov llegó a firmar un precontrato –luego anulado- por el que la FIDE vendía los derechos de todos los torneos oficiales más importantes, incluido el Campeonato del Mundo, a la empresa Agon, de la que él mismo posee (o al menos poseía) el 51% de las acciones.

Hay indicios sólidos para afirmar que el presidente Vladímir Putin ordenó a todas las embajadas rusas que presionaran a los gobiernos de cada país en contra de Kaspárov, exiliado en Nueva York desde el año pasado por temor a un atentado contra su vida en Moscú, donde había sido detenido y golpeado varias veces por ser radical opositor de Putin. Kaspárov ha tenido el apoyo de varios millonarios de diversos países –incluso le prestaron un avión privado para acelerar sus viajes electorales-, pero ni siquiera así ha logrado cuestionar el inmenso poder de Iliumyínov, quien también derrotó por una diferencia similar hace cuatro años a otra leyenda del ajedrez, Anatoli Kárpov.

El presidente de la Federación Española de Ajedrez (FEDA), Javier Ochoa de Echagüen, explicó así su voto por Iliumyínov: “Hace un mes financió parte del Campeonato Iberoamericano, que se ha celebrado en Linares. El alcalde de Linares y yo nos hemos reunido con él en Tromso, y nos ha hecho promesas para un próximo futuro”. Ochoa no negó ni afirmó que la deuda de la FEDA con la FIDE (cercana a los 40.000 euros) pueda formar parte del acuerdo, aunque añadió: “Que yo sepa, nadie la ha pagado todavía”. Ochoa no da importancia a las pésimas relaciones mantenidas con la FIDE desde 2004, tras numerosos incidentes en la Olimpiada de Ajedrez de Calviá (Mallorca), ni a los insultos contra él de varios directivos de Iliumyínov a lo largo de esos diez años. En cambio, el presidente de la FEDA está muy enfadado por Kaspárov por diversos incidentes entre ambos en los últimos años. Entre ellos, que Kaspárov y el presidente de la Unión Europea de Ajedrez, el búlgaro Silvio Danáilov, pidieron una cita con la Secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, sin avisar previamente a la FEDA.

Un hombre clave en esta victoria de Iliumyínov, y en las anteriores, es el mexicano Jorge Vega (combatiente en su juventud con Fidel Castro en Sierra Maestra), presidente de FIDE América, quien controla a casi todas las federaciones latinoamericanas con mano de hierro. Los sondeos indican que Kaspárov ha perdido en América por 30-3, aproximadamente, ha ganado claramente en África y tal vez por poco en Europa; el mayor equilibrio estaba en Asia. La gran pregunta ahora es si tendrá energía, ganas y dinero para empezar a luchar con vistas a las elecciones de 2018. “Este momento es demasiado triste para mí. No puedo pensar ahora en ello”, respondió, con aspecto muy deprimido.