Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de Motociclismo 2014

Lorenzo anima la fiesta de Márquez

El de Honda suma su undécima victoria al imponerse ante el mallorquín, el único capaz de discutirle el triunfo de principio a fin

Márquez, por delante de Lorenzo en Silverstone. Ampliar foto
Márquez, por delante de Lorenzo en Silverstone. AFP

Jorge Lorenzo es un gustazo. Un lujo al servicio de Yamaha. Ese piloto capaz de hacer creer al público que las diferencias con la fabulosa Honda con la que hace maravillas Marc Márquez son pocas, muy pocas. Tan cerca estuvo de arrebatarle la victoria. La undécima. La primera después del primer fin de semana malo para el campeón. La primera después de descubrirse: no es invencible. Nadie lo es. Pero este Márquez es, sin duda, muy difícil de batir. Lo intentó el mallorquín, toda su rabia y su orgullo al servicio de un triunfo que tampoco llegó esta vez; toda su delicadeza al manillar, todo su tesón vuelta tras vuelta, todo su atrevimiento en las frenadas, el punto débil de su moto en los últimos meses. Pero este Márquez parece siempre ser capaz de dar algo más: no sufre con las derrapadas que no espera, no tiene memoria para los errores, nunca se amedrenta.

Un ligero cambio de ritmo, una vuelta poco menos de medio segundo más veloz, y puso a Lorenzo contra las cuerdas a falta de siete vueltas para el final. Hasta entonces había gobernado con maestría la carrera Lorenzo, excelente en la salida, imperturbable giro tras giro, por mucho que fuera consciente de su incapacidad para desprenderse de la Honda del 93, a dos décimas, a tres, a cuatro, a lo sumo, y de nuevo a tres, una vuelta y la siguiente. Márquez fue su sombra incluso después de un par de fallos, una pasada de frenada y una curva mal trazada. Siempre recupera la compostura el chico de Cervera, que no esperaba a semejante rival.

Les costó bastante más esta vez a Rossi y a Pedrosa, mal en la salida, que recuperaron posiciones con aparente facilidad, y que terminaron tercero y cuarto, respectivamente, pese a lo difícil que se lo puso Dovizioso, incansable trabajador con esa Ducati que ha traído a media parrilla de cabeza desde que la dejó Casey Stoner. Pasadas las cinco primeras vueltas quedó claro que habría dos pulsos en Silverstone: uno por el triunfo, otro por el podio.

Clasificación Moto GP

1. Marc Márquez     Honda    40m51,835

2. Jorge Lorenzo    Yamaha           0,732

3. Valentino Rossi Yamaha           8,519

4. Dani Pedrosa     Honda             8,694

El pulso por el triunfo se decidió en The Loop, en esa chicane que da entrada a la última gran recta antes de la de meta. Márquez se acercó a su rival al borde de la curva 13, pero este resistió y tomó la delantera; claro que se llevó de regalo una marca de la rueda delantera de la Honda en su mono y entendió el mensaje: cuando el 93 le buscó el interior en la 14, por un hueco imposible, Lorenzo no tuvo más remedio que levantar la moto para evitar el choque. Estaba rendido, agotado por el esfuerzo, por ese intento de liderar la prueba de principio a fin, destrozado su neumático trasero por el mismo desgaste.

Al cruzar la meta Márquez había convertido sus dos décimas de ventaja en medio segundo. Y forzó algo más la máquina, para arrancar una décima más y alejar a la Yamaha. Hace un año el mallorquín le birló la victoria en la última curva. Y no quería darle ninguna posibilidad esta vez. Así fue como sumó su undécimo triunfo del curso.

Así fue como se subió al podio, junto al único tipo que le discute el dominio en la pista y con un mito al otro lado: Rossi, 35 años, que peleó por aquel tercer puesto como nadie para celebrar sus 246 carreras en la categoría reina, récord absoluto en la historia del motociclismo.

Lorenzo: "Marc ha frenado sin importarle que yo ya estuviera en la curva"

"No fue injusto, pero fue muy agresivo", concedió Jorge Lorenzo en la conferencia ante la prensa internacional. Pero su discurso posterior hizo aflorar su mosqueo por aquellos dos adelantamientos sufridos a dos vueltas del final. Entienden las reglas del juego de un modo distinto el mallorquín y Márquez, que decidió colarse en aquella 14ª curva con los ojos vendados. Su objetivo era adelantar al de Yamaha para ganar la carrera. Y punto. Caiga quien caiga, debe pensar el chico, que casi siempre sale ganando en los duelos de este tipo. "Al primer intento lo he pasado bien en la frenada, pero él se ha mantenido por fuera y justo cuando íbamos a hacer el cambio nos hemos tocado un poco. Luego se ha abierto para hacer la siguiente curva, he visto el hueco... Y tenía muy claro que quería adelantar a falta de dos o tres vueltas para intentar abrir unas pequeñas décimas de ventaja", explicó el vencedor.

Y apuntó Lorenzo: "He tenido que levantar la moto como si fuera a salir de una recta. Yo entraba muy por el interior para tapar el hueco, pero él ha frenado tardísimo sin importarle mucho que yo ya estuviera en la curva. Si no hubiera levantado la moto nos hubiésemos tocado y no sé cuál hubiese sido el resultado; en el peor de los casos podría haber una caída fuerte". "En las últimas vueltas todo el mundo empuja más. Creo que han sido dos adelantamientos agresivos pero dentro de la normalidad de las últimas vueltas. El año pasado fue él quien me ganó la partida en la última curva, incluso tocándonos un poquito, y esta vez nos hemos tocado muy suavemente", respondió Márquez. Y asintó Lorenzo, no sin matices: "Yo el año pasado también fui agresivo en algunas carreras, nos tocamos ligeramente, pero creo que cuando uno te pasa y tu tienes que levantar la moto y salirte de la trayectoria se está sobrepasando el límite. Pero ese es el estilo de Marc y si dirección de carrera lo permite hay que adaptarse a la situación".

Más información