Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un amaño “fuera del mercado”

Los investigadores de la LFP califican de medida "desesperada" el presunto pago de 120.000 euros que habrían recibido varios jugadores del Levante por caer con el Zaragoza en 2011.

Ampliar foto
Los jugadores del Zaragoza celebran la permanencia tras ganar al Levante. AS

Los indicios de amaño que la fiscalía anticorrupción ha observado en el Levante-Zaragoza (1-2) disputado en 2011 provocan hoy un desfile nunca visto de futbolistas y dirigentes convocados para dar su testimonio sobre el encuentro, presuntamente decidido a favor de los visitantes tras el supuesto pago de 1,2 millones de euros. Según fuentes consultadas, el primero en declarar de los más de 30 citados será Agapito Iglesias (9.30h), expropietario del Zaragoza, al que luego seguirán varios futbolistas, entre ellos Gabi, exjugador del equipo aragonés, hoy capitán del Atlético, y baja ayer por lesión para el duelo que enfrentó a los de Simeone con el Juventus. Los investigadores sostienen que aquel encuentro se resolvió gracias al presunto pago de primas de 120.000 euros ingresadas por el club maño en las cuentas de una decena de sus futbolistas, que a su vez se las traspasaron supuestamente a jugadores del equipo contrario para que se dejaran ganar por un total de 1,2 millones. La cifra, mareante, habría servido para que el Zaragoza se asegurara la permanencia.

"Es una cantidad fuera del mercado, fruto de la desesperación ante la posibilidad del descenso", explicaron fuentes de Federbet, la compañía contratada por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) para luchar contra el amaño de resultados y el fraude deportivo, un delito penado desde 2010 con hasta cuatro años de cárcel y seis de inhabilitación. "En Italia, por ejemplo, la cantidad más alta que hemos visto son 50.000 euros".

"He dirigido más de 400 partidos como entrenador en España, no estoy preocupado ni lo más mínimo por este tema", explicó en una rueda de prensa el mexicano Javier Aguirre, que, en 2011, era el técnico del equipo maño, y que no ha sido llamado a declarar, como los presentes en aquel encuentro que ahora residen en el extranjero, según confirmaron fuentes de la fiscalía anticorrupción. Sí que han sido citados, entre otros, Juanfran García y Héctor Rodas, que en 2011 defendían la casaca del Levante y siguen en el primer equipo granota, e Ikechkwu Uche, que actualmente milita en el Villarreal y entonces lo hacía en el Zaragoza. "No creo que hubiera nada raro", dijo este; "pero me han citado y tengo que acudir. Yo no vi nada raro, fue un partido normal como otros".

En Italia, por ejemplo, no hemos visto pagos de más de 50.000 euros”

Tras revisar las apuestas que rodearon al encuentro, los expertos contratados por la Liga no observaron ninguna anomalía. En consecuencia, interpretan que el presunto amaño tuvo una finalidad meramente deportiva —que el Zaragoza no descendiera— y que no dio el salto cualitativo del amaño del resultado con el objetivo de que futbolistas de ambos equipos obtuvieran réditos económicos por conocer el marcador antes de que se disputara el duelo. Los investigadores de Federbet consultan ahora con la Liga la posibilidad de firmar acuerdos individuales con los clubes, similares a los establecidos con algunos equipos italianos, para establecer sistemas de prevención y monitoraje. Es una posible medida más de las que está adoptando el fútbol español para luchar contra la lacra de los amaños.

"No nos ha pillado fuera de juego", explicó en ese sentido Ana Muñoz, la directora general del Consejo Superior de Deportes, organismo impulsor del pulso a las mafias junto a la LFP, que cuenta con un departamento anticorrupción dirigido por Manuel Quintanar. "Se está trabajando a tiempo, y los medios que se pongan nunca serán suficientes para evitar que se destroce el deporte", añadió la dirigente.

Por otra parte, los representantes de Iago Bouzón, investigado por el supuesto amaño del Girona-Xerez (2-4) disputado en 2013, confirmaron ayer que el futbolista no había acudido a declarar como testigo al juzgado número cuatro de Córdoba. "No pudo personarse a la citación del pasado día 29 de septiembre por motivos personales, pero su predisposición a declarar es total. Prueba de ello es que ha sido el propio jugador quien ha solicitado al juzgado una nueva fecha para declarar y ésta se llevará a cabo en el mes noviembre", aseguraron.