Selecciona Edición
Iniciar sesión

Extraños favores en Zaragoza

Gabi declara ante el fiscal que antes del supuesto amaño con el Levante, el club aragonés le ingresó 85.000 euros y luego le pidió que se los devolviera en efectivo

Ampliar foto
Agapito Iglesias, expropietario del Zaragoza, tras su declaración. EL PAÍS

Gabi, exfutbolista del Zaragoza y capitán del Atlético de Madrid, reconoció ayer ante el fiscal que investiga el presunto amaño del Levante-Zaragoza, disputado en 2011, que retiró de una cuenta bancaria una cantidad aproximada a 85.000 euros en los días previos al encuentro y que después devolvió ese dinero al club. El futbolista sostuvo que ignora para qué fue utilizada posteriormente la cantidad devuelta. Fue un favor que les pidió el presidente, Agapito Iglesias.

El exdueño del club maño sostiene que se trataba de primas por la victoria

La comparecencia de Gabi fue una más de las otras seis que se produjeron ayer con motivo de las diligencias abiertas por la fiscalía anticorrupción ante el supuesto amaño del mencionado partido, correspondiente a la última jornada de Liga de la temporada 2010-11 y en el que la victoria del conjunto zaragozano supuso su permanencia en Primera División. La fiscalía sostiene que una decena de jugadores del Zaragoza recibió ingresos en sus cuentas procedentes del club y que posteriormente fueron retiradas en bloque por varios de ellos, aunque no todas el mísmo día. Las cifras oscilan entre los 85.000 y los 90.000 euros, para un total cercano al millón de euros.

33 citados entre jugadores y directivos

Tres días de comparecencias: Alejandro Luzón, fiscal anticorrupción, convocó a 33 personas, entre ellos jugadores, técnicos y directivos, como testigos o investigados por el presunto amaño del Levante-Zaragoza de la temporada 2010-2011que sirvió para la permanencia del club maño. Siete de ellos comparecieron ayer, en la primera de las tres sesiones de audiencias previstas por la fiscalía. Las sesiones finalizarán el próximo lunes con la declaración de Uche, jugador del Villareal, que antes militó en el Zaragoza y al que Luzón aplazó su citación por el partido de Liga Europa que su equipo disputó ayer.

Gabi, el citado más relevante: El capitán del Atlético, por entonces capitán en el Zaragoza y autor de los dos goles maños en el encuentro, fue ayer una de las presencias más destacadas en el primer día de interrogatorios compareció ayer. Gabriel Fernández apareció a las 10.15 y se marchó una hora después asegurando asimismo que se encontraba tranquilo y confirmando incluso que sus problemas físicos no le impedirán jugar este fin de semana en Liga.

Agapito Iglesias, primero en declarar: El expropietario del Zaragoza, que dijo estar “tranquilo” pero “molesto” por ser señalado por la investigación como el instigador del amaño, fue el primero en sentarse delante del fiscal. Tras Agapito, desfilaron los jugadores Jorge López, Braulio, Diogo y Obradovic (entonces en el Zaragoza), así como el único protagonista del Levante, el defensa Sergio Ballesteros, que cerró la jornada.

La agenda de hoy: aunque las comparecencias no son obligatorias, para hoy se espera al resto de citados, con la excepción de Uche. Alguno de los presentes en aquel encuentro residen en el extranjero y no han sido convocados, como el guardameta Toni Doblas, que vive en Finlandia; Leo Franco y Ponzio, en Argentina; o Javier Aguirre, seleccionador japonés.

Los sobornos y los fraudes en el mundo del deporte se tipifican como delito desde 2010. El artículo 286 bis del Código Penal prevé hasta cuatro años de cárcel y seis de inhabilitación como castigo. la reforma fija sanciones, multa y hasta penas de cárcel para aquellas conductas que tengan por finalidad "predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva profesionales". La pena prevista para la persona física autora del delito es la prisión de seis meses a cuatro años y la inhabilitación por un tiempo de uno a seis años. Los clubes también pueden ser sancionados.

La declaración de Gabi puso en la diana a Agapito Iglesias, por entonces presidente de la entidad aragonesa. Este fue el primero en declarar, al considerarle la investigación como el urdidor principal del tongo. Otras fuentes cercanas al caso le señalan también como el principal protagonista de la trama por su capacidad como presidente para autorizar las transferencias monetarias. Según fuentes cercanas al caso, el expropietario afirmó que el dinero entregado a los futbolistas fue en concepto de primas. De la afirmación de Iglesias y de la de Gabi se deriva una contradicción. No se entiende que un dinero entregado como prima hubiera que devolverlo antes de que se celebrase el partido. Gabi también aclaró que “el favor” realizado supuestamente se debía a las dificultades económicas del Zaragoza que, un mes después, entró en Ley Concursal.

Entre los siete citados a declarar ayer, de un total que sobrepasa la treintena de investigados, se encontraba el defensa central del Levante Sergio Ballesteros. Este figura en la investigación, según otras fuentes cercanas al caso, al habérsele sido detectados ingresos bancarios por los que fue preguntado y que fueron realizados después de la disputa del partido, aunque no en días cercanos a este. Esas mismas fuentes aseguran que el jugador reconoció los movimientos bancarios dando una explicación sobre los mismos ajena a los hechos denunciados.

La de ayer fue la primera de la gran cascada de comparecencias de dirigentes y futbolistas del fútbol español para esclarecer el supuesto amaño de un partido. Alejandro Luzón, el fiscal encargado del caso, escuchó primero al exdirigente zaragocista y después desfilaron Jorge López, Braulio, Gabi, Diogo y Obradovic, todos ellos exjugadores del Zaragoza. En el caso de Obradovic, su abogado, Jaime Sanz de Bremond quiso aclarar: “Afirmo categóricamente que Iván Obradovic jamás ha tenido que ver con amaño de partido alguno. Debo incluso afirmar que carece de toda justificación su citación para declarar como investigado”.

Vestidos de sport, en contraste con sus trajeados abogados, los jugadores fueron entrando a la sede de la Fiscalía especial contra la corrupción y la criminalidad organizada. Algunos esbozaban sonrisas medio forzadas mientras caminaban la calle Manuel Silvela. Otros, se refugiaban en miradas huidizas que denotaban bochorno ante las cámaras y los micros de la prensa.

ampliar foto
Gabi, a su llegada a la fiscalía anticorrupción. EL PAÍS

“Todo bien” se limitó a decir tras su declaración Gabi a la salida. “Jugaré el sábado [ante el Valencia]", aseguró el centrocampista con una sonrisa mientras se subía al coche de su representante.

Hoy continuarán las citaciones, en la que se espera a más jugadores del Levante. El lunes también está previsto que acudan más futbolistas. La mayoría de los jugadores que ahora militan en el extranjero o el técnico Javier Aguirre, por entonces del Zaragoza, y ahora actual seleccionador japonés, no han sido llamados a declarar, aunque eso no signifique que si se abre un juicio no tengan que acudir como imputados.

La entrada en vigor en diciembre de 2010 de la reforma del Código Penal abrió las puertas por primera vez a la persecución de los sobornos y fraudes en el ámbito deportivo, como la compra o amaño de partidos de futbol.

El artículo 286, bis del Código fija las sanciones, multas o penas de cárcel para aquellas conductas que tengan por finalidad “predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva profesionales” y se castiga con penas de prisión entre seis meses y cuatro años de cárcel, inhabilitación de uno a seis años y multas.

Una vez iniciadas las diligencias y tras haber escuchado a los investigados, la Fiscalía Anticorrupción presentará las pertinentes acciones judiciales en un juzgado de Valencia, ciudad en la que se disputó el encuentro. El final y las consecuencias del caso puede extenderse en el tiempo a más de un año.

Más información