Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Liga intensifica la presión para aplazar la deuda de los clubes

Hacienda rebate la cifra de los equipos, 432 millones de euros, y los acusa de retrasar los pagos

El presidente de la LFP, Javier Tebas, durante un acto. Ampliar foto
El presidente de la LFP, Javier Tebas, durante un acto. AS

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha intensificado en las últimas semanas la presión ante el Ministerio de Hacienda para lograr un aplazamiento de la deuda que los clubes de Primera y Segunda División tienen con la Agencia Tributaria. Una cifra que, según cálculos de la LFP a 20 de septiembre de este año, asciende a 432 millones de euros (sin contar Osasuna y Real Sociedad, que tributan ante sus respectivas Haciendas forales).

Los 20 clubes de fútbol de la Liga BBVA acumulan una deuda que supera los 300 millones, mientras que los 22 de la Liga Adelante deben 133 millones, según los cálculos de la LFP. Así lo defendieron el pasado martes representantes de la Liga ante varios diputados convocados para explicarles el control económico de los clubes.

El Atlético de Madrid se enfrenta a la mayor carga tributaria pendiente con 107 millones ya aplazados, seguido del Deportivo (63), el Espanyol (45,4) y el Rayo Vallecano (34,3). Los 47 millones que acumula Osasuna elevarían a casi 480 millones la deuda con la Administración, aunque la viabilidad fiscal del equipo navarro depende de la Hacienda Foral.

La Agencia Tributaria reclama a las sociedades 564 millones de euros

Desde junio de 2013 al pasado septiembre los clubes redujeron su deuda con Hacienda de 602 millones a 432 millones, siempre según la Liga. Fuentes del Ministerio de Hacienda aseguran que los cálculos de la LFP no son correctos. Recuerdan que quien conoce exactamente el volumen de la deuda de los clubes con el fisco es la Agencia Tributaria y que “esos son los datos reales”.

Hacienda recuerda que, a 30 de junio de este año, los clubes de fútbol debían 564 millones, frente a los 663 millones adeudados un año antes. La diferencia con los datos de la LFP asciende a casi 100 millones. De todas formas, desde Hacienda resaltan el esfuerzo que están haciendo los clubes de fútbol para reducir su deuda tributaria. E insisten en que han reducido sus obligaciones de pago en 99 millones en el último año. La Agencia Tributaria invita a los clubes a negociar un convenio con un calendario de pagos siempre que cumplan ciertos requisitos financieros que garanticen los cobros.

En cualquier caso, esta reducción de la deuda no es suficiente para el futuro de un negocio que, si se excluyen Madrid y Barcelona —que mueven la mayor parte del dinero y carecen de deuda fiscal—, esta temporada tendrá un volumen de negocio de cerca de 1.000 millones (casi el 75% en coste de plantilla). “Si la Agencia Tributaria no aprueba el aplazamiento de su deuda, la Liga se verá obligada a sancionar a los clubes y a expulsarles de la competición”. Esta fue una de las advertencias del presidente de la Liga, Javier Tebas, ante los portavoces de las distintos grupos políticos.

De momento, de los 300 millones de deuda que pesan sobre los clubes Primera División, alrededor de 200 corresponden a pagos aplazados. Esa cifra baja notablemente en Segunda, donde las sociedades solo han logrado aplazar 5 de los 133 millones adeudados.

En pleno pulso entre los clubes y Hacienda, Tebas y el director general de la Liga, Javier Gómez, se reunieron con los diputados Francisco Molinero y Ángel Luis González (PP), Ricardo Sixto (IU), Joan Tardá (ERC), Carme Sayos (CiU), Isabel Sánchez Robles (PNV) y la senadora de UPN Amalia Salanueva. No acudió ningún representante del PSOE ni de UPyD. Uno de los objetivos de la reunión era sensibilizar a los partidos sobre la situación financiera de los equipos. Se les entregó un informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, y se les informó de la necesidad de relajar la presión tributaria relacionada con la deuda, según fuentes parlamentarias.

Los grupos se mostraron firmes y, en su mayoría, cuestionaron un modelo que ha consentido una acumulación de deuda insostenible.

El fisco recuerda que hay conjuntos con convenios con un calendario de pagos

“Esta situación nos preocupa y sabemos que con un aplazamiento de deuda hay solución, si no no será posible, los clubes desaparecerán y Hacienda no ingresará lo que los clubes le deben”, insistió Tebas, según informó su organización, que rechaza el cálculo de Hacienda porque, según la Liga, incluye a los equipos no profesionales. El ministro Montoro rechaza estas acusaciones. Asegura que los clubes “ya no pueden vivir” de los aplazamientos. Y los insta a cumplir los convenios que tienen con el fisco. “Les hemos dicho que, como cualquier tipo de actividad, porque son empresas, no pueden financiarse a costa de los españoles. A mí me gusta el fútbol, nos vende ilusión, pero eso no justifica que lo financiemos todos los españoles”, dijo el pasado miércoles en una entrevista en Onda Cero.

Desde Hacienda insisten en que “se aplica la ley de la misma manera a todos los contribuyentes sin que su criterio varíe en función de quién adopta la decisión o de quién sea el destinatario de la misma”. Recuerdan que no pueden favorecer a ninguna empresa ni colectivo cuando existen unas normas que son iguales para todos los contribuyentes. En 2012, el Gobierno endureció el tratamiento fiscal a los aplazamientos de las retenciones en el IRPF por la crisis.

Hacienda recuerda que la normativa impide conceder aplazamientos o fraccionamientos de pago de retenciones. Fuentes de Hacienda recuerdan que cuando un club deja de pagar las retenciones lo hace para financiar los grandes sueldos, o los fichajes millonarios. “Las retenciones no es que sean inaplazables, es que son inadmisibles” en términos jurídicos, aseguró hace unas semanas el director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, en una entrevista al As.

Fe de errores

En la primera versión de este artículo se omitió que la Real Sociedad adeuda 0,52 millones a la Hacienda foral de Gipuzkoa y carece de deuda fiscal con la Administración central.

Más información