Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Quiero operarme a finales de año”

Nadal cae con Feliciano en Shanghái e intentará terminar el curso pese a los dolores que siente en el apéndice

“Una hora antes, los doctores del torneo me recomendaron no jugar”

Nadal lamenta la pérdida de un punto ante Feliciano. Ampliar foto
Nadal lamenta la pérdida de un punto ante Feliciano. EFE

Rafael Nadal cedió 3-6 y 6-7 contra Feliciano López en su debut en el Masters 1.000 de Shanghái. El campeón de 14 grandes, que perdió el número dos al sumarse su derrota a la victoria de Roger Federer, que levantó cinco puntos de partido a Leonardo Mayer (7-5, 3-6 y 7-6), disputó el partido aquejado de lo que definió como "una apendicitis" y tras sortear con antibióticos inyectados en vena durante tres días "el riesgo de apendicitis grave y peritonitis [inflamación que se produce cuando el apéndice revienta]", según fuentes conocedoras de su dolencia. El mallorquín, que tiene por delante los torneos de Basilea, París-Bercy y la Copa de Maestros, dio por bueno el diagnóstico de los médicos chinos tras enviarle a Ángel Ruiz-Cotorro, su doctor, el resultado de las ecografías y el TAC a los que se sometió en un hospital de Shanghái. En consecuencia, decidió posponer hasta el final de curso (noviembre) la operación con la que acabar con un problema que se puede reproducir en cualquier momento.

"Sí, necesito operarme", admitió Nadal en una rueda de prensa en la que se describió como "mareado". "Hay un montón de riesgo cuando ya te ha pasado una vez. Voy a intentar jugar hasta el Masters. Uno nunca sabe, depende de cómo vayan las cosas, pero quiero hacerlo al final de año. No ahora. Incluso si ahora está bajo control, es obvio que va a volver, y yo no quiero que vuelva y tener otra vez lo mismo cuando esté en Australia, en Indian Wells, en Miami, o en Roland Garros, así que lo voy a hacer antes de que acabe el año", siguió. "Una hora antes han venido los médicos del torneo a recomendarme que no jugara. Entiendo su posición. Tienen que cubrirse las espaldas (...) Les he dicho que asumía el riesgo".

El español pierde el número dos tras su derrota y la victoria de Roger Federer

¿Cómo es posible que Nadal jugara en esas condiciones? "Una apendicitis no es necesariamente indicación de una cirugía urgente", explicaron fuentes médicas que no han tratado al español pero que sí conocen al detalle los casos de otros tenistas con esa dolencia, como Guillermo García López y Santi Giraldo. "Hay casos que se pueden dejar enfriar y monitorizar para luego programar la cirugía diferida, cuando más conviene al paciente, porque la infección no es grave. Si [los médicos chinos] hubieran tenido las cosas claras, Rafa va al quirófano directamente", subrayaron. "Hay pequeñas inflamaciones y cuadros parecidos como la venitis que no son apendicitis de verdad".

"A Guille [García López] le dio un aviso estando en Alemania, un dolor abdominal agudo, que era una molestia constante pero que en ese momento consideraron que no había que operar, porque depende del grado de inflamación", explica Diego Dinomo, técnico del tenista de La Roda, que compitió casi tres años con la molestia. "En ese tiempo le pasó dos o tres veces. Luego, fue totalmente explosivo. Un día entrenamos, se fue a dormir, y a las 05.00 me llamó porque no se podía mover, para ir al hospital. La operación fue rápida, pero el postoperatorio fue más largo, por los puntos. Ahí, lo que más molesta es el saque".

En las próximas semanas, Nadal vivirá pendiente del abdomen y de programar una operación que le tendría alrededor de un mes de baja. Tras la derrota con Feliciano López, si diera por terminada la temporada ahora mismo para pasar por el quirófano perdería 1.720 puntos, que a su vez se sumarían a los 4.000 que no defendió por una lesión en la muñeca derecha que le tuvo de baja tres meses. En total, casi 6.000 puntos que de volar al completo afectarían dramáticamente a su clasificación y a su posición de salida en 2015. El español opta de momento por el tratamiento conservador. Para el bisturí, cruza los dedos, siempre hay tiempo.

Más información