Selecciona Edición
Iniciar sesión

Zidane, el entrenador incomprendido

Blaquart, directivo de la Federación Francesa y Lacombe, su tutor en la Escuela de Entrenadores, defienden la capacidad del técnico del Castilla, sancionado en España

Ampliar foto
Zinédine Zidane, durante un partido con el Castilla. AFP

Zinédine Zidane vive un debut difícil en el banquillo. Al exfutbolista francés, guía de la selección campeona del mundo en 1998 y astro en el Madrid de los Galácticos,se le acumulan los contratiempos desde que se estrenó este verano en los vestuarios del Castilla, el equipo filial del Real Madrid que juega en Segunda B, la tercera división del fútbol español. Zidane empezó por perder cinco de los seis primeros partidos y cuando volvió a la senda del triunfo, a principios de octubre, la Federación Española le castigó con tres meses de suspensión por entrenar sin carné. Su situación pasó de la complejidad al caos.

En pleno desconcierto, Zidane pidió asesoramiento a Guy Lacombe. El entrenador que le hizo futbolista en las filas juveniles del AS Cannes en los años ochenta le sirvió de referencia en los días de dudas. Lacombe se desplazó a Madrid en dos ocasiones, observó actuar a su viejo pupilo en varios entrenamientos del Castilla y asistió desde las gradas del estadio Alfredo di Stéfano a dos encuentros oficiales. Su análisis fue tajante y a la vez salvador.

“Zidane puede dirigir al Madrid en Champions, pero no a un Segunda B”, se queja Blaquart

"La primera vez que fui a verle", recuerda en conversación telefónica, "Zidane se mostraba tímido en la dirección de los entrenamientos, le costaba hacerse cargo de un grupo de jugadores y mandar en el vestuario. Quince días más tarde, estaba más cómodo pero seguía sin ganar partidos. Nos dimos cuenta de que hacía falta cambiar el estilo de juego de su equipo, cambiando la posesión de la pelota por un juego más directo, más eficaz", explica Lacombe. Los resultados llegaron desde este encuentro, con cuatro victorias y dos empates en seis partidos de Segunda B. La racha colocó al Castilla en medio de la tabla.

La ayuda técnica de Lacombe no fue sólo un gesto de amistad sino un espaldarazo mucho más amplio, casi político. Paralelamente a su trabajo en el Madrid, Zidane sigue una formación en Francia para obtener el último grado de entrenador profesional, el Nivel 3 o el llamado UEFA Pro (que le ha costado una sanción en España de tres meses, suspendida de forma cautelar). Lacombe fue designado por la Federación Francesa como su tutor personal, además de ser el encargado de la formación de los entrenadores en la organización.

ampliar foto
Zidane da instrucciones a su hijo Enzo, antes de debutar con el Castilla. AS

El veterano entrenador, de 59 años, asesora a un nivel menor a otros cuatro históricos futbolistas franceses, como el exmadridista Claude Makelele, que fue destituido del Bastia hace dos semanas, o Willy Sagnol, actual técnico del Burdeos. Con ellos se reúne cada mes bajo la forma de un seminario itinerante con el fin de transmitirles su experiencia en los banquillos del París y del Mónaco en los años 2000 y enfrentarles a la realidad vivida por algunos de los mejores técnicos actuales. Lo hizo en Madrid, donde presentó a principios de temporada sus alumnos al cuerpo técnico de Carlo Ancelotti; en Rennes, donde estuvieron reunidos la semana pasada junto con Philippe Montanier, el exentrenador de la Real Sociedad; y en Marsella, donde está previsto que sigan los pasos de Marcelo Bielsa durante tres días. En cada ocasión el entrenador huésped les ofrece una charla y les entrega su equipo reserva durante uno o varios entrenamientos para que apliquen sus consejos. Lacombe espera poder impartir uno de los últimos seminarios en Múnich, la casa de Guardiola. La formación termina en mayo de 2015 y, según Lacombe, Zidane tiene "buenas opciones" de sacarse el carné.

El castigo, de tres meses de suspensión, sigue planeando sobre la cabeza del técnico

La duda reside ahora en la capacidad de Zidane para afrontar el castigo que sigue planeando sobre su cabeza. El Tribunal de Arbitraje Deportivo, dependiente del Consejo Superior de Deporte, levantó el mes pasado de manera cautelar la sanción de que le impuso la federación española, mientras las partes acusadas (Zidane, el Real Madrid como empleador y la Federación Francesa) facilitan al organismo disciplinario documentación que acredite su formación en Francia. Pero la amenaza sigue ahí. Zidane solo pudo seguir ejerciendo en el banquillo del Castilla gracias a esta medida temporal.

"No se le ve desanimado porque lucha contra esa posible sanción con sus armas, pero si fuera sancionado, Zinédine podría resultar muy afectado ante tanta persecución. Él cree que es una sanción injusta y yo lo creo también, además de ser injustificable", opina Lacombe.

La polémica, que puso en apuros a Zidane, nació de la mano de Miguel Galán, el director del Cenafe, un centro privado de formación para entrenadores. A finales de agosto, Galán denunció a Zidane y a su auxiliar, Santiago Sánchez, por ceder su título al francés. El juez de la Federación Española le dio la razón al castigar al tándem del Castilla, lo que generó satisfacción al demandante ("la infracción ha quedado demostrada, Zidane paga los platos rotos", dijo), ira en Florentino Pérez, que puso todos sus juristas sobre el caso, e indignación en la opinión pública francesa. L'Equipe tituló en portada "Que le dejen currar" y le dedicó una doble página.

“Cuando le visité le costaba mandar a los jugadores”, dice Lacombe

François Blaquart, el director técnico nacional de la Federación Francesa, se puso a investigar en los textos federativos españoles para comprender lo que se le reprocha a Zidane. Acabó por entender que la normativa obliga a un entrenador que quiera ejercer en un equipo que disputa una competición en el suelo español a tener el Nivel 3, lo que no es el caso en Francia desde el año pasado y en otras federaciones miembros de la UEFA, donde un técnico con el Nivel 2, o que justifique seguir una formación, puede oficiar en el banquillo.

"Si aplicamos rigurosamente la normativa europea", observa Blaquart, "Zidane, con sus títulos actuales, está habilitado para dirigir al Real Madrid en Liga de Campeones pero no al Castilla en Segunda B [el entrenador de un equipo absoluto debe ser titular del título UEFA Pro o estar en formación, dice el decreto de ley]. Es la paradoja del sistema. Cada federación es soberana, pero ese bloqueo se merece más fluidez, un estudio profundizado".

"Así dirigió Remi Garde al Olympique de Lyon en Liga Europa las dos últimas temporadas", asegura Lacombe. "Zidane es víctima de sus buenas intenciones", dice Blaquart."Podía haber sacado partido de su fama para entrenar a un gran club u oficiar de tertuliano, pero Zinédine decidió ponerse al desnudo en la cantera del Madrid. Es una cosa muy bonita que le honra", añade Lacombe. "Zinédine tiene ganas de transmitir su experiencia, su visión del juego. Es una suerte inestimable para el fútbol tener a un gran campeón como él", concluye.

Zidane debuta con zidane

Enzo Zidane, hijo mayor del mítico jugador blanco Zinédine Zidane, debutó ayer como jugador del Real Madrid Castilla a las órdenes de su padre, entrenador del filial madridista. Enzo, de 19 años, es jugador del Real Madrid C y fue convocado el sábado para incorporarse al equipo de Segunda B. El hijo de Zidane, que juega de centrocampista, debutó en la victoria del Real Madrid Castilla con el Conquense (2-1), penúltimo de la clasificación. Saltó al campo en el minuto 87, sustituyendo a Burgui, autor del último tanto madridista.

El Castilla dominó el partido desde el comienzo, marcando Álvaro Jiménez el primer gol al equipo manchego en el minuto seis. Diez minutos después, los visitantes igualaban el tanto con un gol de Óscar. El Conquense pudo aguantar el empate hasta el minuto 65, cuando Burgui puso el segundo en el marcador.

El filial del Real Madrid tuvo un desafortunado comienzo de temporada en Segunda B, llegando a ser colista en la sexta jornada. Desde entonces, comenzó una excepcional racha, sumando 17 de los últimos 21 puntos disputados. Tras esta decimotercera jornada, el equipo de Zidane está noveno en la clasificación, con 20 puntos, a tan solo tres del primer puesto de la tabla, encabezada por el Huesca.

Más información