Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

“Alonso quiere ganar y fichará por aquel que le ofrezca más opciones”

Ron Dennis, leyenda de las carreras, está en boca de todo el paddock ante el inminente regreso del piloto asturiano a McLaren.

Ron Dennis, durante la entrevista en Abu Dabi. Ampliar foto
Ron Dennis, durante la entrevista en Abu Dabi.

La charla con Ron Dennis (Gran Bretaña, 1947) tuvo lugar en Abu Dabi pocas horas antes de que Lewis Hamilton se convirtiera en bicampeón. A sus 67 años, esta leyenda de las carreras está en boca de todo el paddock ante el inminente regreso de Fernando Alonso a McLaren, escudería de la que en 2007 salió por piernas, en parte, por considerarse maltratado por Dennis.

Pregunta. ¿Cómo se sintió a principio de curso al volver a verse al frente de McLaren en las carreras?

Respuesta. Hubo algún malentendido alrededor de este asunto. Hace unos cuatro años montamos una fábrica de coches de calle a partir de la experiencia acumulada en las carreras. Queríamos hacerlo bien y eso requería de una gran inyección de dinero antes de comenzar la producción. McLaren es una empresa privada y el capital sale de los inversores a los que yo convenzo, de modo que ellos no querían que yo me distrajera con la F-1. Ahora que aquel proyecto ya está estabilizado, con puestos de responsabilidad que han llegado de grandes compañías como Ford, he podido volver a las carreras. Si los resultados en la pista hubieran sido buenos, me habría retirado, pero no fue así. En este tiempo he tomado decisiones como la contratación de Éric (Boullier, el director), y creo que vamos por el buen camino.

P. ¿Su papel puede cambiar el año que viene?

R. Soy uno de los accionistas mayoritarios del grupo y aunque no hago todo lo que quiero porque hay otros, cualquiera que analice la situación verá que soy más comprador de acciones que vendedor. Mi intención es la de hacer crecer la nueva rama, pero también conseguir éxitos en la F-1. Al fin y al cabo, esto es un escaparate tecnológico, por eso tenemos que ganar.

P. Sus coches llevan año sin un patrocinador principal. ¿Es optimista en ese aspecto?

R. En primer lugar, la mayoría de la gente hable de los title sponsor porque antes eran la principal fuente de ingresos de los equipos. Pero si, por ejemplo, nos fijamos en Ferrari, ellos tienen un modelo distinto en el que Phillip Morris compra el espacio de todo el coche y cobra de todo aquel que quiere anunciarse en él. Luego tenemos la variante de Red Bull, que obtiene el dinero de la propia compañía y que, si puede, lo recupera a partir de los patrocinadores. En este sentido, nuestra estrategia se basa en conseguir de tres a cinco grandes nombres que coexistan durante varios años. Y sí, las perspectivas son muy buenas.

P. Después de la experiencia de 2007, ¿si McLaren y Alonso vuelven a estar juntos el año que viene sería una buena prueba de lo apurados que están ambos?

Si un matrimonio se divorcia y con el tiempo se junta, los lazos serán más fuertes”

R. En primer lugar hay que tener en cuenta que McLaren vive para ganar. En la F-1 hay equipos que compiten y equipos que son competitivos. Los segundos deben invertir cuatro veces más que los primeros y para ello es necesario cumplir una serie de requisitos. En primer lugar necesitas fondos; después, poder contar con el motor más competitivo y aquí es donde Honda entra en escena. Tus coches pueden incorporar el propulsor Mercedes, pero difícilmente podrás disponer de la versión más optimizada porque se la quedará la propia escudería. Una vez consigues lo anterior tienes que firmar al mejor piloto disponible. Por mi posición, creo que tengo acceso a mucha información referente a los contratos de todos ellos. Llegados a este punto, cualquier anuncio que pudiéramos hacer no ayudará a la estabilidad de nuestra estructura, sólo contentaría a la prensa y a los aficionados. Por eso no diremos nada hasta el 1 de diciembre.

P. La pregunta era en condicional.

R. El principal objetivo de Fernando es ganar, y ha sido él quien ha llegado a la conclusión de que no iba a poder lograrlo en el equipo en el que ha estado las últimas temporadas. ¿Correcto? O sea, que fichará por aquel que él considere que le ofrecerá las mayores opciones de conseguirlo.

P. ¿Qué se puede esperar de McLaren el año que viene?

R. Ganaremos carreras.

P. ¿Considera que ha tenido que perdonar a Alonso?

R. Hagamos una comparación. Pensemos en un matrimonio se divorcia. Si con el paso del tiempo estas dos personas se dan cuenta de que no pueden vivir el uno sin el otro y vuelven a juntarse, probablemente los lazos serán mucho más fuertes porque acumulan la experiencia de haber convivido anteriormente. Esto que me pregunta hay que analizarla así.

P. ¿Aprendió algo de aquel 2007?

R. La F-1 es una disciplina regulada por una autoridad deportiva, no por un tribunal de justicia. Aquí, los que hacen las normas también las administran. Por otro lado, cualquier comportamiento inapropiado está prohibido en mi compañía, pero tampoco puedo monitorizar a cada una de las personas que trabajan en ella.

¿Qué se puede esperar de McLaren en 2015? Ganaremos carreras”

P. Se refiere al caso de espionaje que le costó una sanción de 72 millones y el título de constructores, pero ¿qué sacó de cómo manejó a Alonso y a Hamilton?

R. Estoy absolutamente tranquilo respecto a eso porque nadie estuvo libre de culpa. Volvamos al divorcio. Yo me divorcié. No quería, pero lo tuve que hacer porque no fue decisión mía. Si te encuentras en esa desagradable situación tienes que ser consciente de que nadie está libre de culpa. Aunque el 99% de la decisión sea de una parte y sólo el 1 % de la otra, eso no importa. Aquel año, los dos pilotos tuvieron su parte de responsabilidad. Al mismo tiempo, cuando eso ocurre hay que saber pasar página.

P. ¿Y qué perspectivas ofrece el motor Honda?

R. De entrada le diré que en McLaren sólo hay tres o cuatro personas que tengan acceso a los datos sobre su rendimiento. Realizaremos comprobaciones aquí el martes y el miércoles, aunque el propulsor que ruede ha sido específicamente creado para un coche de desarrollo. En cuanto al que será definitivo barajamos cuatro o cinco diseños impresionantes.

P. ¿Cómo le sienta ver a Hamilton ganar con otro equipo?

R. Me hace feliz. ¿Por qué no debería ser así? Hablamos de un chaval que llegó a nuestra casa con 12 años. Le aconsejé y, aunque no soy su padre, intenté guiarle. Ganó un Mundial y muchas carreras con McLaren. ¿Cómo no va a reconfortarme que las cosas le vayan bien? Si McLaren no puede ganar prefiero que lo haga Lewis antes que cualquier otro.

P. ¿No se sintió traicionado cuando fichó por Mercedes?

R. No es una cuestión de sentirse traicionado. Esa es una palabra muy agresiva. Si ayudas a alguien a que sea campeón y se va, claro que te sentirás triste. Pero la F-1 no es para los débiles, así que tienes que tirar hacia delante

Nuevo patrón en Ferrari

Menos de 24 horas después de la conclusión del Mundial, Ferrari anunció ayer la destitución de Marco Mattiacci y el nombramiento de Maurizio Arrivabene como nuevo máximo responsable de la escudería. Esto supone el tercer cambio a los mandos de Ferrari en poco más de medio año, pues Mattiacci sustituyó a Stefano Domenicalli el pasado abril. En su fugaz paso por la escudería, Mattiacci ha tenido que lidiar con la marcha de Luca Cordero di Montezemolo, presidente del grupo Ferrari hasta el 13 de octubre, y del mismo Fernando Alonso, que en Abu Dabi completó su última carrera a los mandos de un bólido de la casa de Maranello. “En este momento, necesitamos a una persona que conozca no solo Ferrari, sino también los mecanismos de gobierno y los requerimientos que precisa este deporte”, explicó Sergio Marchionne, presidente del grupo y sustituto de Montezemolo. Arrivabene llega procedente de Philip Morris, empresa tabacalera a la que se unió en 1997 y en la que, desde 2011, ocupa la vicepresidencia de márketing. En este tiempo, el italiano ha trabajado de cerca con Ferrari debido a la relación de patrocinio entre ambas empresas.

Más información