Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Barça le espera un muro

Los azulgrana necesitan la victoria ante un rival que no concede ocasiones ni marca goles

El entrenador del Barcelona dirige el último entrenamiento antes de marcharse a Chipre. Ampliar foto
El entrenador del Barcelona dirige el último entrenamiento antes de marcharse a Chipre. DIARIO AS

Irregular y discontinuo, más en el juego que en los resultados, el Barcelona comparece hoy (20.45, TVE-1, TV-3 ) en el estadio GSP de Nicosia con la necesidad de ganar al Apoel. Ya clasificados para octavos, los azulgrana aspiran a jugarse el liderato del grupo en el último partido, a disputar en el Camp Nou contra el París Saint Germain. Así que no pueden perder comba esta noche ante un rival difícil y en una competición exigente como es la Champions.

Los partidos contra el Apoel acostumbran a ser especialmente complicados: solamente se le ha vencido por la mínima, un resultado de 1-0, en sus salidas a París y el Camp Nou, y empató a uno con el Ajax. Los franceses, por lo demás, se apuntaron la victoria por un nuevo 0-1 en su visita a Nicosia. “No sólo cuesta meterle goles, sino que también resulta muy difícil crearle ocasiones”, reconoció ayer Luis Enrique. “Nos aguarda un partido como el del Camp Nou”. El Barça sólo pudo ganar por 1-0, gol de Piqué a la salida de una falta, una suerte que los azulgrana explotaron ante el Sevilla.

El Apoel es un equipo plagado de futbolistas brasileños y portugueses que se bate muy bien defensivamente (11 goles en contra en 19 partidos) y tiene serias dificultades en ataque (acumula 175 minutos sin meter un gol). “Tenemos que jugar como un ordenador; ser precisos. Lo sabemos y estamos preparados”, advirtió el técnico Giorgios Dionis.

“Nuestro objetivo es quedar primeros”, afirmó Luis Enrique, consciente de que una victoria del PSG contra el Ajax, combinada con una derrota en Chipre, dejaría al Barça irremediablemente segundo a falta de la última jornada, mientras que un empate —siempre que los franceses ganen—, provocaría que la clasificación quedara a expensas del goal average. La contundente victoria contra el Sevilla ha reanimado al Barcelona, que había quedado lastimado por la derrota con el Celta y el mal partido en Almería. “Algún momento delicado habrá más durante la temporada, y habrá que trabajar para superarlo si queremos tener éxito”, aseveró el técnico asturiano. Necesita volver a marcar goles hoy el Barcelona. Exquisito como asistente, Luis Suárez todavía no se ha estrenado mientras que Messi aspira a batir el récord de máximo goleador de la Copa de Europa que comparte con Raúl (71 tantos por 70 de Cristiano) después de superar la marca de Zarra en la Liga.

Tardarán 600 años en volver a batir la marca de Leo. Es una animalada que lo haya hecho con 27 años”

Guardiola, entrenador del Bayern

Messi salió muy fortalecido del partido con el Sevilla de la misma manera que el presidente Bartomeu y el director deportivo Zubizarreta pasaron un mal trago después de ser pitados por la hinchada cuando salieron en el vídeo de felicitación al 10. “Acepto la crítica”, argumentó ayer Zubizarreta. “Me quedo con la felicidad de Leo y el triunfo del equipo. El protagonista era Messi; igual los demás no teníamos que estar en este vídeo”. Bartomeu aceptó igualmente la rechifla, consciente de que entre la grabación del vídeo —se realizó hace semanas— y su emisión se dieron varias circunstancias que jugaron en su contra.

“Tardarán 600 años en volver a batir la marca”, dijo Guardiola. “Es una animalada que lo haya hecho con 27 años”, añadió. “Espero de todo corazón que Leo acabe su carrera en el Barça”. Messi, mientras, sigue sin hablar y se remite a la cancha, hoy en Nicosia.

Más información