El magnate chino Wang Jianlin firma la compra del 20 % del Atlético

Gil Marín espera que la inversión ayude a la "expansión internacional" del club rojiblanco

Wang Jianlin, con Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil en Pekín. REUTERS

Lentejuelas, orquídeas, pantallas LED de quince metros, atriles movidos a control remoto, luces estroboscópicas... El magnate Wang Jianlin, presidente del grupo Wanda, es uno de los hombres más ricos de China y lo dejó claro en la ceremonia llena de pompa en uno de los hoteles de su propiedad en Pekín donde este miércoles firmó, junto al presidente y el consejero delegado del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil Marín, su adquisición de un 20 % del club rojiblanco.

Mi esperanza es que los muchachos chinos puedan jugar partidos en las ligas europeas. Eso en este país sería un fenómeno

Wang Jianlin, sobre su futura inversión de 120 millones para formar futbolistas en España

Se trata de la primera vez en que una empresa china entra en el accionariado de un grande del fútbol europeo. Wang —que al término de la ceremonia mostró orgulloso una camiseta del club con su nombre, que le entregaron Cerezo y Gil Marín— invertirá 45 millones de euros en una ampliación de capital del club. A ellos se sumarán otros 15 millones —que completará el Atlético para llegar a 30— para la creación de una escuela de fútbol en China, dentro de una serie de programas para el desarrollo de jóvenes talentos futbolísticos chinos.

Con este acuerdo, el Atlético, que al cierre de la temporada anterior arrastraba una deuda de 540 millones de euros, aspira a expandir su marca internacionalmente para mantener su competitividad. “Más allá de la inyección de capital y la mejora de fondos, la idea es la relacionarnos con una campaña global, en crecimiento, a la que conocemos desde hace tres años y que no tengo ninguna duda de que nos va a ayudar a conseguir nuestra expansión internacional, un objetivo fundamental para tener la consideración de club global y estar de manera permanente entre los 16 mejores de Europa”, afirmó Gil Marín.

El club espera que la inversión de Wang le abra las puertas a más patrocinios procedentes del gigante asiático —ya cuenta con el de la multinacional de telecomunicaciones Huawei— y le ayude a conquistar el mercado de la segunda economía mundial. El magnate chino, asegura Gil Marín, no se plantea aumentar su participación ni “tiene intención en absoluto” de cambiar el actual modelo de gestión.

3.000 millones para la 'Operación Campamento'

La inversión de Wang Jianlin, el segundo hombre más rico de China, para adquirir el 20% del Atlético de Madrid no es la primera en la capital española y no quiere que sea la última. No es ningún secreto que está interesado en los terrenos de la Operación Campamento en el barrio del suroeste de Madrid para la instalación de un vasto complejo de viviendas y de ocio.

En la ceremonia de firma para adquirir el 20% del club rojiblanco, el magnate chino, un enamorado confeso de España —asegura que le encanta “el clima, la gastronomía y la cultura”— confirmó que tiene aún en negociación "una inversión de 3.000 millones de euros. Ya ha habido un encuentro con el presidente del Gobierno de España, ahora le corresponde a España mover ficha y tomar una decisión sobre nosotros”. Wang se reunió con Mariano Rajoy durante la visita del presidente del Gobierno a Pekín en septiembre pasado.

Tras la firma, en declaraciones a un grupo de medios españoles, el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, recordó que Wang “está dispuesto a invertir en Madrid. Es una ciudad que le encanta, ya ha hecho varias inversiones y está pendiente de una muy importante, que es la Operación Campamento, donde espera que la agilidad y la facilidad que pueda tener en Madrid para comenzarla sea rápida y pronto, porque él quiere comenzar este proyecto rapidísimamente”.

El multimillonario chino, cuyo grupo es líder en China en los sectores inmobiliario y de entretenimiento, ya es el dueño del emblemático Edificio España, en la plaza del mismo nombre, tras comprar el inmueble al Banco Santander por 265 millones de euros el año pasado.

Tras la entrada del grupo Wanda, que contará con un representante en la junta del Atlético, Gil Marín mantendrá el 52 % del club, mientras que Cerezo contará con un 20 % y el 8 % restante se repartirá entre el resto de la familia Gil y otros accionistas minoritarios.

Wang Jianlin, al que la revista Forbes adjudica el puesto 42 en la lista de los más ricos del mundo con una fortuna de 15.500 millones de euros, ha asegurado por su parte que su gran objetivo a la hora de decidir esta inversión es abrir una puerta hacia Europa a las jóvenes promesas futbolísticas de China, un país donde el nivel de juego va muy por detrás de la inmensa afición de sus habitantes.

Wang es uno de sus mayores apasionados: en la década de los noventa creó el primer club de fútbol profesional de China, el Wanda Dalian, del que salió en 1999 desencantado de la corrupción imperante en ese deporte en China. Pero en 2011 volvió al firmar un acuerdo con la Federación de fútbol del país para promover la revitalización del balompié nacional, que incluye el envío de jóvenes promesas a clubes europeos. En la actualidad, el programa se extiende a 90 muchachos. Para 2017, el grupo Wanda prevé invertir 20 millones de euros anuales para apoyar la formación de 180 jóvenes jugadores chinos en España.

“He invertido mucho dinero en esto. Mi esperanza es que los muchachos chinos puedan jugar partidos en las ligas europeas. Eso en China sería un fenómeno”, subrayó Wang. “Ojalá, entre tres y cinco de esos jóvenes jugadores, jugaran para los grandes europeos y en cinco años, jugadores formados en España participen en la Copa de Asia dentro del once chino”.

Wang aseguró que no descarta inversiones en otros equipos. Antes de cerrar el acuerdo con el Atlético estuvo en conversaciones con el Valencia, aunque después de “pensarlo mucho” optó por abandonarlas y centrarse en el club rojiblanco. El Valencia acabó en manos del millonario Peter Lim, de Singapur.

Tras la ceremonia de este miércoles, que concluyó con un almuerzo de celebración entre los representantes de Wanda y del Atlético, los dirigentes del club español emprendieron regreso a Madrid. El jueves convocarán una junta extraordinaria de accionistas, que se celebrará en el plazo de un mes. En esa junta se deberá aprobar la ampliación, y en los siguientes 30 días se abrirá un plazo de inscripción de acciones con preferencia para los actuales accionistas. La capitalización de Wang culminará en marzo.

Más información