Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Federación de Hípica será el nuevo regulador de las carreras

El acuerdo entre el CSD y el Hipódromo de la Zarzuela desbloquea el conflicto

Carrera en el Hipódromo de la Zarzuela.
Carrera en el Hipódromo de la Zarzuela. DIARIO AS

Los caballos volverán a galopar en los hipódromos españoles. Tras varios meses de conflicto, la temporada de hípica comenzará el próximo 1 de marzo, tal y como estaba previsto. Una reunión entre el presidente del CSD, Miguel Cardenal; la presidenta del Hipódromo de la Zarzuela, Faina Zurita, y su accionista mayoritario, el SEPI, desbloqueó la situación y da luz verde a las carreras. Con el acuerdo de este viernes la Federación se hará cargo de la regulación del sector.

El conflicto se originó a finales del año pasado, cuando la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar (SFCC), ente regulador del sector, entró en concurso de acreedores y el Hipódromo de la Zarzuela no reconoció su legitimidad. Las carreras al galope se suspendieron y en su lugar se trajeron trotones para acabar la temporada y cumplir con la quiniela hípica. El convenio de regulación de la SFCC también acababa en enero y el Hipódromo solicitó a la Federación de Hípica que ejerciese esa función. El CSD, del que dependen las federaciones, dio largas e incluso llegó a insinuar que la hípica no es un deporte.

Mientras tanto, el sector pasaba por muchas dificultades y alrededor de 3.000 trabajadores que dependen directa o indirectamente de las carreras miraban con inquietud el transcurso del conflicto. Por si no fuera suficiente, la SFCC interponía una querella contra el Hipódromo de la Zarzuela reclamando los derechos audiovisuales de la competición equina. Desde La Zarzuela consideran que es una manera de morir matando, de dar problemas hasta el final con algo que no tiene ni pies ni cabeza. La SFCC, que es un ente privado, tiene un pasivo de 2,5 millones de euros y recientemente entró en liquidación tras rechazar sus acreedores el plan de viabilidad que presentaron. La sociedad acusó al Hipódromo del fracaso del plan por no dejarle reanudar su actividad

Más información