Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“A partidos como el de esta noche me encantaba ir de aficionado”

Fernando Torres hace balance de su regreso al Atlético y profundiza en su identificación con los colores rojiblancos.

Ampliar foto
Fernando Torres en las instalaciones del club en Cerro del Espino.

En la cafetería del Cerro del Espino, un aficionado del Atlético abre con mimo un sobre de azúcar por su parte superior. “Yo el escudo del Atleti no lo rompo”, dice. “Tenemos la suerte de tener una afición diferente que hace distinto de este club. Si se fija, los jugadores de la cantera no pisan el escudo al salir. Son cosas que nadie te enseña, te salen de dentro, detalles que no significan nada, pero que mucho de ellos crean sentimiento”, advierte Fernando Torres (30 años) a pocas horas de que el Atlético se juegue su paso a los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Pregunta. Los vestuarios en los que acaba de cambiarse, en su primera etapa tenían humedades y ahora jacuzzi.

Respuesta. El club está más estructurado y eso te lo da el ganar. Con resultados puedes hacer bien las cosas.

P. ¿Sin Simeone hubiera sido posible su vuelta?

R. Hablar de hipótesis es difícil. Es cierto que ha sido muy importante, fuimos dos años compañeros, sé cómo es él y sé que si me llamó es porque piensa que puedo aportar cosas al equipo.

P. Alcanzó la titularidad con 17 años, pero también conoció la suplencia muy pronto, con 28 años.

R. Ya conocí el banquillo con 18 años. En el año del ascenso me tocó vivir una temporada complicada en lo personal, pero muy buena en lo colectivo porque subimos. Conocí esa otra cara que hasta ese momento no había vivido porque desde que entré en el Atleti, con 10 años, siempre lo había jugado todo. Me tocó vivir la parte que le toca al 99 % de los canteranos que es cuando puedes tener dudas de si te vas, te quedas, si vas a dar el nivel, si es muy pronto... A los 28 años me llegó jugar menos en el Chelsea, pero en una situación diferente, venía de ser campeón del mundo, de Europa, de la Champions...

P. No hay dudas sobre su compromiso, pero sí en si aún puede vivir de su zancada.

R. Se entiende esa duda porque la gente no ve la Liga inglesa, y en el poco tiempo que estuve en Milán, leen las estadísticas y no eran las mismas de siempre. Lo peor de no jugar es cuando estás bien y piensas que puedes hacerlo. Empiezas a buscar minutos y a intentar aprovecharlos, pero ves que el día a día no se corresponde con la realidad, sino que arrastras una situación de meses o años antes, donde las cosas no han ido bien, y eso es nadar con la ropa mojada. Yo sé cómo estoy, y estoy bien. Al final esas dudas se van, pero ya volverán otras.

P. ¿Cómo maneja la explosión de su regreso como un ídolo a ser el primer cambio como sucedió el último domingo?

La afición del Atleti no tiene nada que agradecerme porque soy uno más de ellos”

R. Cuando hablo con El Cholo y se da la posibilidad de venir, yo sé cómo es él; él quiere ganar y va a hacer lo que crea mejor para el equipo. El que se salga de esa dinámica lo va a tener complicado porque era así como jugador.

P. ¿Aún le da vértigo que con 17 años tuviera que echarse el club a la espalda?

R. Fue la situación. Cuando un canterano viene pisando fuerte y el equipo está muy bien como ahora es muy difícil que tenga minutos, por eso hay que darle un valor extra a Saúl que lo ha hecho en el mejor momento de la historia del club. En aquella época era diferente, no es que fuera más sencillo, pero había más opciones. No se podía ir a Europa a mirar jugadores de clubes grandes y fichar porque estábamos en Segunda, con una intervención judicial... En ese momento yo no me daba cuenta, en una semana había pasado de ver al equipo en la grada como aficionado a poder jugar, era todo ilusión y entusiasmo, ni siquiera sentía responsabilidad. Eso vino después. En ese momento me ayudó no ser consciente de todo eso.

P. ¿Los 50.000 seguidores en el Calderón el día de su regreso fueron por esos años que aguantó sin marcharse?

R. No lo sé, pero a mí la afición del Atleti no me tiene que pagar nada, yo he sido, soy y seré un aficionado más y eso es lo que ellos ven, uno de ellos, que ha sufrido en la grada el descenso, que ha disfrutado del doblete con ellos, que hemos luchado en Segunda, que hemos salido adelante, que hicimos juntos esa etapa de transición... Mi relación ha sido diferente porque muchos de ellos eran mis compañeros de grada, me ven como uno de ellos en lo bueno y en lo malo.

P. Pero al final se fue.

En mi presentación confirmé que puedes estar bien fuera, pero casa solo hay una”

R. Cuando se hablaba año tras año de los equipos que me querían, de que me podía ir, los propios aficionados me decían que me tenía que marchar, que tenía que pensar en mí. No lo entendía: de alguna manera, me ven como uno de ellos, lo bueno que me pase lo sienten como suyo y es una relación muy especial. Por eso la responsabilidad de cada decisión era tremenda, era un sinvivir porque no quería dar un paso en falso. El día de la presentación es un momento inolvidable e inmejorable más allá de cualquier título.

P. ¿Por qué?

R. No es una celebración. Nadie tiene un motivo para celebrar para ir un 4 de enero al Calderón con frío para ir a ver a un jugador que hace ocho años se fue. Eso solo puede pasar aquí. Un día como ese se confirma que puedes estar bien en otro sitio, pero que casa solo hay una.

P. ¿La sensación que había era que o relanzaba en el Atlético su carrera o no lo haría en otro sitio?

“Lo pasajero fue el descenso, el Atlético siempre ha ganado y ganará títulos”

R. Sabía que aquí no habría problemas. Siempre dije que volvería si tenía ganas de competir y ambición. El compromiso, no hace falta decirlo, va a ser del ciento por ciento, eso es lo que se pide aquí. Al final yo vengo a aprender de este equipo campeón, porque yo esto no lo he conocido en el Atlético desde dentro, aunque sí desde fuera como aficionado.

P. ¿Y si no ganan títulos con usted?

R. La gente aún tiene en la cabeza que lo ganado estos años en el Atlético es algo pasajero, y pasajero fue lo anterior porque durante toda su historia ha ganado títulos y los seguirá ganando. Viví una época complicada y ahora el club está donde le corresponde, ojalá me toqué ganar títulos, si no, tendré la conciencia tranquila de haberlo dado todo. Pero también parece que ganar títulos es algo sencillo y no lo es.

P. ¿Se siente ganador de la Champions con el Chelsea?

R. Sí, porque tuve momentos importantes. En la semifinal con el Barcelona hice un gol y en la final entré a ocho minutos para el final antes de la prórroga y siento que ayudé a remontar. Tengo buenos recuerdos porque ganar la Champions era un sueño desde niño cuando iba a ver al Atleti. El Mundial y las Eurocopas no eran un sueño porque era impensable. Haber ganado esa Champions me hace sentir muy orgulloso.

P. Otro sueño era jugar la Champions con el Atlético en el Calderón y eso puede ser esta noche.

R. Me quedan muchos sueños por cumplir, eso es lo que te mantiene la ambición. Ya debuté en Leverkusen, aunque no se nos dio bien. A partidos como el de esta noche me encantaba ir como adicionado, con el estadio espectacular. Es una oportunidad para pasar de ronda y de demostrarnos a nosotros mismos que podemos hacerlo. Estos son los partidos que no se pueden jugar mal, el convencimiento y las ganas sobran. Ahora hay que analizarlo bien y jugarlo, pero estos son los partidos buenos.

P. En la ida, el Leverkusen les hizo una presión que no supieron superar.

El Leverkusen nos sorprendió en la ida porque mantuvieron la presión todo el partido”

R. Sabíamos que iban a salir así, quizá nos sorprendieron un poco porque la hicieron durante todo el partido. Tuvieron un ritmo altísimo y nos superaron en eso, algo que es raro en este equipo. Ahora sabemos cómo son. Tenemos que hacerles notar que estamos en nuestro campo.

P. El 1-0, es un mal resultado con un equipo que sale en manada al contragolpe.

R. Cuando van, van de verdad, con mucha gente, corren riesgos, pero les ha ido bien. Ellos saben que haciendo un gol tenemos que hacer tres, por eso es importante sentirnos cómodos los 90 minutos.

P. ¿Qué futbol español se ha encontrado?

R. Muy parecido al que había cuando me fui. Han vuelto el Sevilla y el Valencia, aunque se ha caído el Depor de aquella época... Es un fútbol de mucha calidad, de mucho toque, es bonito porque los equipos no luchan solo por un resultado, sino por hacer las cosas de un modo determinado. Creo que va a seguir creciendo, ojalá la igualdad entre todos los equipos fuera mayor para tener una Liga mejor. En Inglaterra hay más igualdad en el reparto del dinero.

P. A este futbol español al que ha regresado le están destapando amaños, e incluso a ustedes [Gabi está imputado] les afecta de manera sensible.

R. Me parece perfecto que se les persiga y se les juzgue, pero también creo que muchas veces salen nombres que ya quedan ensuciados y después se demuestra que no tienen nada que ver. Hay que tener cuidado con la gente que se nombra. No queremos tramposos en el fútbol porque lo ensucian, porque eso no es fútbol, eso es negocio. Espero que si ha pasado no pase más y que los castigos sean ejemplares.

P. ¿Tiene esperanzas de volver a la selección?

R. No sé, cuando no esperas nada no te puedes decepcionar.

Más información