Ander Herrera: “El ego es falta de madurez”

Ampliar foto
Herrera conecta un pase ante Allen, del Liverpool. REUTERS

“Vamos a aparcar bien porque aquí las multas te hacen temblar”, cuenta Ander Herrera (Bilbao; 25 años) antes de bajarse de su Chevrolet Captiva, coche del Manchester United. Ya sabe dónde está y se encuentra a gusto, asentado en su casa de Hale, a las afueras de la ciudad, al tiempo que su chica Isabel acude cada día a clase para dominar el inglés y poder así ejercer un trabajo relacionado con la moda. Él, aunque a trompicones porque así lo ha querido Van Gaal, también ha acabado por encontrar su sitio en el campo. Así lo demostró ante el Liverpool, titular y con pies por batutas, ayer complemento de un fenomenal Mata que decidió el duelo con dos goles (1-2).

Pregunta. ¿La Premier es una escuela dónde es fácil suspender?

Respuesta. Si te gusta el fútbol, si eres futbolero, este es el sitio ideal para triunfar porque la gente tiene paciencia. En España hay más ruido alrededor de uno con la prensa, con las opiniones, con una afición que es más pasional… Bielsa decía que la paciencia cada vez es más corta porque se impone el miedo a perder o fallar. Pues Inglaterra es el polo opuesto porque se apoya al equipo por encima de los resultados y se cree en la honestidad y profesionalidad de los jugadores.

P. Hablando de honestidad, le afecta el hecho de que tendrá que venir a declarar el próximo 10 de junio sobre el supuesto amaño del partido del Zaragoza ante el Levante de 2010?

R. Uno se queda sorprendido porque piensa que ha jugado un partido normal. Pero estoy para ayudar en lo que se me pida.

P. Volviendo a la Premier, ¿esta competición le hace querer más al fútbol?

R. Sí, te enamora. Hay respeto por el juego y por el reglamento porque nadie se tira al estar muy mal visto. Incluso se respeta la profesión del árbitro. Ahora agradezco los consejos de Bielsa, que me decía que el árbitro es un instrumento de ayuda para el fútbol y no un objeto de donde se debe sacar provecho. Se me quedó grabado. Pero bueno, a mí lo que me ha impresionado de la Premier es la capacidad física de los rivales, son todos muy fuertes. A físico no se les gana.

“Van Gaal prefiere no correr con balón; Bielsa cree en el movimiento del jugador”

P. ¿Ya se ha dado cuenta de que hay situaciones en las que no debe meter el pie?

R. Al revés. Lo peligroso es no meterlo porque te puedes hacer daño. Además a la afición le gusta que hagas tackles, te tires, presiones… Te contagias. Ya sólo con escuchar a Rooney y Carrick antes de los partidos, cuando nos exigen meter la pierna, saltar y jugar con agresividad, es como hacer un máster.

P. Así que es mejor no hacerles bromas…

R. Bueno, son bromas diferentes. Rooney da pie porque es muy abierto y nos insulta en español. Pero yo prefiero hablarle de fútbol porque sé que le gusta mucho el boxeo y no sea que se ponga a probar conmigo… Y Carrick es muy serio, pero hace buena otra frase de Bielsa: ‘Los líderes no necesitan hablar mucho, sino que se les escuche cuando hablan’.

P. ¿Y quién es el bromista?

R. Quizá Ashley Young. Pero creo los hispano hablantes tenemos más sentido del humor. Quizá es porque siempre vamos juntos y los ingleses buscan a veces más la soledad. Pero vamos, Di María no para de meter caña, Falcao y Valencia son muy abiertos… No sé, al final lo que hacemos es meternos con la nacionalidad de cada uno y los tópicos de su país.

P. ¿Así que no es un vestuario jerárquico?

R. Creo que hay mucho respeto a los que como Rooney y Carrick llevan muchos años aquí porque ves que es muy difícil lograrlo... Pero creo que, como me cuenta De Gea, antes era más jerárquico con figuras como Ferdinand, Scholes, Giggs…

P. ¿Se puede tener amigos en un vestuario de estrellas?

R. Hombre, yo no le llamo a nadie hermano en unos meses. Pero con el tiempo sí se puede hacer amigos. El fútbol lo permite.

P. ¿También habla mucho con el entrenador?

R. Mantengo las distancias. Me parece un buen tío, con un carácter que igual choca en un primer momento, pero tiene buen fondo. Le gusta la disciplina y no cree en los egos del vestuario, sino que todos somos iguales bajo su mandato. Y conmigo habla sobre lo que quiere de mí.

P. ¿Y qué le pide?

R. Es un enamorado de la posesión y no le gusta poner en riesgo el balón. Quiere posesiones largas y tener el balón porque cree que los espacios se crean estando en el sitio porque el equipo tiene la calidad para encontrarte. De hecho, al principio me echaba la bronca porque iba a buscarlo, porque siempre quería tenerlo. Y no, debo esperarlo.

P. ¿Es lo opuesto a Bielsa?

R. En el ataque sí porque Van Gaal cree en las superioridades numéricas en la banda, en los triángulos, en no correr con el balón… Y a Bielsa le gustaba tener el balón para atacar. Pero él cree en el movimiento del jugador, en superar una línea y en romper al espacio. De hecho, de Bielsa sabíamos que su gol perfecto era el que llegaba de un centro de un lateral y remataba el otro lateral. Le gustaba llegar con seis o con siete. Pero vamos, tanto Van Gaal como Bielsa son maestros del balón. Aunque para mi fortuna también lo es Valverde, el técnico más equilibrado porque sabía cuándo atacar y cómo hacerlo según los rivales y campos. Además es el mejor en cuanto a gestión del vestuario porque todo el mundo estaba metido, participe y contento. Y no me olvido de Aguirre, que era el que más miraba el resultado pero aun así era ofensivo porque siempre quería ganar. O Milla, que trabajaba como nadie la presión tras la pérdida. Me siento muy afortunado porque ninguno de ellos especulaba y yo creo en el fútbol ofensivo.

P. Aunque ahora juega más de mediocentro que de mediapunta…

R. Sí, pero eso me da igual. Juego donde sea.

“Aquí lo peligroso es no meter el pie en según qué jugadas porque te puedes hacer daño”

P. ¿Y qué le falta para encontrar más regularidad en el equipo?

R. No diría faltar. Es que estoy en el Manchester United, el segundo club con más ingresos del mundo, que está en continua búsqueda de talento. Y todo lleva su tiempo porque los jugadores terrenales tenemos nuestras rachas, momentos. Ahora juego más, pero cuando no jugaba siempre he tenido en la cabeza que vengo a jugar cinco años mínimo, no sólo unos meses.

P. ¿Pero cree que el Manchester está hecho a su medida?

R. Sólo hay un Messi y un Ronaldo donde el club de turno se debe adaptar a ellos. El resto de jugadores somos planetarios, por lo que debo estar hecho yo a la medida del United.

P. Y eso que en sus inicios decían que era un enchufado por ser el hijo de Pedro, secretario técnico del Zaragoza, ¿no?

R. Imagino que su conciencia no estará muy tranquila por intentar hundir a un chico de 19 años. Pero estoy súper agradecido a esas personas. Me intentaron quitar mérito y fastidiar y eso me ha dado una fuerza y capacidad de superación tremenda. Sin ellos, no estaría aquí.

P. ¿Y no es fácil creerse un semidiós en el Manchester United?

R. En Hale, donde yo vivo, hay mucho empresario y parece que pasan un poco del fútbol. No sé, creo que a diferencia del Madrid o del Barcelona, este club es el que menos locura te crea alrededor de ti. Tener un buen entorno, y yo creo que afortunadamente lo tengo, te ayuda a mantener los pies en el suelo. Creo que el ego desproporcionado es falta de madurez en una persona. Con 35 años nadie nos pedirá una foto, los niños no nos conocerán, no tendrás mesa en el restaurante… Yo me preparo para ello.

P. La afición, en cualquier caso, le ha mostrado un apoyo incondicional, ¿no?

R. Sí. Creo que por mis características, porque nunca doy un balón por perdido, les gusto. Y eso es increíble.

P. ¿Y qué le falta al Manchester para ser lo que fue?

R. Es difícil estar en continua comparación con el equipo de Ferguson porque él hizo que el Manchester le recortara seis títulos de Premier de desventaja con el Liverpool para quedar uno por encima. Pero nuestro objetivo de este año es acabar entre los cuatro primeros y vamos encaminados. También teníamos que pelear por la FA Cup y la Capital One Cup, y ahí sí que teníamos que haber hecho algo más.

P. ¿Cuándo lloró por última vez con el fútbol?

R. Viendo a Messi contra el Manchester City me entraron ganas. ¡Qué bueno es! Pero vamos, me emociono fácil y no sólo con los grandes partidos. Soy un clásico y me maravilló el partido ante el Yeovil Town en un campo con 8.000 personas de pie que gritaban: ‘Who are You?’ [¿Quién eres tú?].