Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thiago Alcántara: “Con Guardiola me siento muy libre”

Entrevista con el mediocentro del Bayern, ex del Barcelona y uno de los futbolistas que más dialoga con el técnico catalán

Barcelona - Bayern Ampliar foto
Thiago, en un partido de la Bundesliga en el Allianz Arena. Bongarts/Getty Images

Llega, saluda uno por uno a los diez periodistas que le esperan en la pequeña sala de prensa de la ciudad deportiva del Bayern y llena la estancia con olor a perfume caro. Su presencia es agradable. Mira a los ojos con arrogante sinceridad. Si en el campo es una avalancha, en el cuerpo a cuerpo casi intimida. Durante 20 minutos, rodeado de ocho periodistas, no rehúye pregunta alguna, incluso se muestra desafiante en las respuestas. Al acabar la charla bromea y, acto seguido, atiende en privado en un rincón del comedor social del club, donde Uli Hoeness, que se acerca a saludarle, recoge la comida en su bandeja. Habla de fútbol como una tormenta de septiembre cae sobre l’Empordà, la tierra de su novia, Júlia. Su padre, Mazinho, ganó un Mundial con Brasil (EE UU 94), su hermano Rafinha, juega en el Barça. A los 24 años se ha roto dos veces la rodilla.

Pregunta. ¿Su padre con quién va?

Respuesta. Con los dos, es la ventaja cuando tienes dos hijos, ganas siempre. Mazinho seguro que estará en Berlín. Va a disfrutar del lujo de tener a dos hijos compitiendo en una semifinal de la Champions, seguro.

P. ¿En qué medida su fútbol es instintivo y qué tiene de táctico?

R. La táctica es noción de los espacios y el aprendizaje. El instinto tiene más que ver con el momento en que te llega el balón.

P. ¿Qué tiene el sentido táctico de instintivo?

R. Hay que leer el partido, dónde está el balón y eso se aprende. Por ejemplo, cuando tienes dos medios y uno va a la presión, tú das un paso atrás y das cobertura porque lo has aprendido, pero al final, es instinto, lo has hecho de pequeño. Depende luego cuando cambia la zona donde juegas, cambias de movimientos. El instinto también se aprende.

P. ¿Con Guardiola se siente muy libre?

Tengo claro que contra el Barça lo vamos a intentar. No tenemos nada que perder”

R. La libertad te la das tú en función de si te sientes más o menos relajado, porque estás más acostumbrado a jugar en según qué sitio del campo, conoces mejor la posición y te atreves más. En ese sentido, con Pep me siento muy libre.

P. Usted debutó con él en el Camp Nou. ¿Qué significa volver al estadio del Barça?

R. Volver a casa, a un estadio maravilloso. Es imposible sentir más agradecimiento del que tengo al Barça, a esta afición, a ese estadio. Me han preguntado mucho qué espero y no espero nada. ¿Qué puedo pedir que no me hayan dado ya? Nada. Ojalá pudiera darles yo algo. Pero soy jugador del Bayern y sé que entenderán que me comporte como tal porque eso es lo que he aprendido, a competir.

P. Jugó la eliminatoria del 2013 con el Barcelona. ¿Qué recuerda?

R. Que la perdimos. No creo que resulte un referente, porque entonces la situación de los dos equipos era muy diferente. El Barça llegó con muchas bajas, como nosotros ahora. Llevamos así todo el año. No es excusa, al contrario, es para sentirnos orgullos de lo que hemos hecho. Tengo claro que contra el Barça lo vamos a intentar. No tenemos nada que perder.

Lo que sé es que quien domine la pelota, dominará la eliminatoria”

P. Se ha pasado muchos meses fuera. ¿Qué lesión de las tres que ha encadenado le dolió más?

P. La primera te puede pasar, es fútbol. Tres es tener muy mala suerte. Pero la segunda fue la peor. Me perdía la posibilidad del Mundial. Eso es un sueño de niño que se me escapó. Y además en Brasil. Llevo toda mi vida escuchando a mi padre decirme que él ganó uno y sabía que con aquella lesión no lo iba ni a jugar. La tercera fue quedarme sin fútbol otra vez, saber lo que me esperaba, muchas horas lejos del equipo. Anímicamente fue horrible, por mí, pero también por la gente que vive contigo.

P. Decía Javi Martínez que soñaba con tocar la pelota. ¿Usted también?

P. No, yo vivía la pesadilla despierto, cada día. Sabía que no podía jugar y eso me hacía daño.

P. ¿Recuerda la primera vez que volvió a tocar la pelota?

R. Recuerdo el momento. Después de la segunda lesión pasé por momentos distintos, un día bien, otro mal. Por eso en la tercera, con la experiencia, tuve más calma. Recuerdo que un día le pegué mal, y entonces supe que estaba curado. Fue al disputar una pelota en un entreno. Sentí el placer de golpear el balón contra un compañero, no pegarle fácil, ¿sabes? Pegarle mal, contra alguien y que no pasara nada. Eso es fútbol, el contacto. Y me sentí de vuelta.

P. Le ha dado públicamente las gracias al doctor Ramon Cugat. ¿Por qué?

R. Porque ha hecho de cirujano, de médico de cabecera, de psicólogo. Junto a Loren (Lorenzo Buenaventura, el preparador físico del Bayern) me han ayudado a volver. Son dos personas maravillosas.

P. ¿Qué parte de culpa tiene en la dimisión del médico del Bayern?

R. ¿Yo? Ninguna. Yo no tengo nada que ver con eso. Es una decisión personal que respeto.

Messi es el mejor, y con él te puedes imaginar cómo pararle, pero conseguirlo… uff”

P. Dicen que es usted de los que más rato pasa en el despacho de Pep. ¿Y eso?

R. Tampoco es que viva allí. Me gusta, aprendo mucho. Es un privilegio trabajar con Pep. Entro y le pregunto: ¿cómo lo ves? Y me explica.

P. ¿Ya le ha contado como parar a Messi?

R. No, de eso no hemos hablado todavía. Messi es el mejor, y con él te puedes imaginar cómo hacerlo, pero conseguirlo… uff. Yo he tenido la suerte de entrenar a su lado y jugar con él, y es increíble. Sinceramente creo en el Bayern. Ganaremos o no, pero sé que vamos a competir.

P. ¿Es verdad que en el campo de entrenamiento Guardiola le exige más que a nadie?

R. Eso queda de puertas adentro, ¿no

P. Pero dicen que le da mucha caña.

R. Como debe ser.

P. Puestos a elegir, ¿prefiere que su hermano no juegue?

R. ¿Por? ¡No! ¡Es bueno y quiero que jueguen los mejores! Somos futbolistas para jugar este tipo de partidos. Esto es un partidazo y ojalá estemos los dos en el campo.

P. ¿Qué tipo de jugador quiere ser? ¿Quiénes son sus referentes?

P. Creo que soy un jugador con personalidad. Mira, hay centrocampistas como Alonso o como Xavi o Iniesta que cuando están en el campo el rival da un paso atrás. Lo bueno de trabajar con jugadores tan grandes es aprender de cómo juegan ellos. Por ejemplo Xabi sabe oxigenar al equipo con cada pase, eso es un lujo. Yo trato de hacerlo a mi manera, pero busco eso, ser útil para que el equipo juegue bien y domine al rival.

P. ¿Se puede dominar al Barcelona?

R. Lo que sé es que el que domine la pelota dominará la eliminatoria.

Más información