Selecciona Edición
Iniciar sesión

Blatter dimite como presidente de la FIFA

El escándalo de corrupción obliga a marcharse al máximo dirigente del fútbol mundial

Blatter, tras presentar la dimiisión reuters / reuters live

La presión era insostenible. Joseph Blatter deja la presidencia de la FIFA cuatro días después de haber sido reelegido en una votación que le permitía seguir cuatro años más al frente del fútbol mundial. Pero Blatter, de 79 años, anunció este martes que convocará un congreso extraordinario para elegir un nuevo presidente. “No parece que este mandato tenga el apoyo de todo el mundo”, argumentó. El veteranísimo dirigente deportivo está siendo sometido en Estados Unidos a una investigación federal, según ha informado esta noche The New York Times citando oficiales.

Los delegados reunidos la semana pasada en Zúrich ignoraron el clamor para renovar el organismo. La misma semana del congreso, la policía había detenido a siete altos cargos del organismo, entre ellos dos vicepresidentes y estrechos aliados del líder, por corrupción. Lo que Blatter consideraba “casos aislados” eran, según el Departamento de Justicia de EE UU, prácticas “desenfrenadas, sistémicas y arraigadas”. “La FIFA necesita una reestructuración profunda”, dice ahora Blatter, que la semana pasada pedía “una evolución y no una revolución”.

Las peticiones de dimisión le habían llegado desde el presidente de la UEFA, Michel Platini, al primer ministro británico, David Cameron. Pese a todo, Blatter salió victorioso. “Antes [de la votación] estaba un poco nervioso”, llegó a decir tras obtener el apoyo de 133 delegaciones frente a los 73 de su único rival, el príncipe jordano Ali Bin el Hussein.

Pero la alegría le ha durado poco. La justicia estadounidense estrecha el cerco sobre uno de sus más estrechos colaboradores, Jérôme Valcke, al que se le acusa de tener conocimiento de un soborno de 10 millones de dólares. Blatter, presidente de la FIFA desde 1998, tenía en su contra a Gobiernos como el estadounidense, el británico y el francés. La canciller alemana, Angela Merkel, no fue tan lejos, pero miembros de su Gobierno han cargado con dureza contra Blatter. La Comisión Europea también dijo el lunes que había llegado el momento de cambiar la FIFA. A su favor ha tenido al presidente ruso, Vladímir Putin, que detrás de la investigación del escándalo ve una conspiración para arrancarle a Rusia el Mundial de 2018.

Al fútbol a través del hóckey sobre hielo

Hogar suizo. Joseph Blatter nació en Visp, en el cantón suizo de Valais, el 10 de marzo de 1936.

Formación. Dicen que jugó al fútbol en categorías de aficionado. Se graduó en Comercio y Economía Política en la Universidad de Lausana. Fue secretario general de la federación suiza de hóckey sobre hielo. Ingresó a la FIFA como director técnico en 1975. Ascendió a secretario general en 1981 y permaneció en ese cargo hasta 1998, bajo la presidencia del brasileño João Havelange.

Presidencia. Fue elegido presidente de la FIFA el 8 de junio de 1998. Desde entonces, ha gobernado el máximo organismo del fútbol mundial (la organización supranacional con más miembros que existe, con 209 representantes) en cuatro mandatos sucesivos. Fue reelegido en 2002, 2007 y 2011. Se jacta de haber llevado el Mundial a Asia (Corea y Japón 2002) y África (Sudáfrica 2010).

Blatter no tenía solo enemigos en la política. La federación inglesa de fútbol reclamó el lunes un boicot a la Copa del Mundo de 2018. “Reino Unido no se presentará como anfitrión de un Mundial mientras Blatter siga en el cargo”, dijo su presidente, Greg Dyke. Su homólogo holandés, Michael van Praag, dijo que solo se explicaba la reelección de Blatter por el miedo imperante en la FIFA. Blatter, sin embargo, contaba con el apoyo de las poderosas federaciones de Francia y España, con su presidente, Ángel María Villar, a la cabeza. Y a los problemas políticos y deportivos, se les añadía la fuga de patrocinios. A la marcha de la petrolera Castrol, cosmética Johnson & Johnson y la empresa de neumáticos se unía el malestar de Visa o Coca-Cola.

La dimisión abre un periodo lleno de incertidumbres. Blatter podría intentar pilotar el congreso extraordinario que debe buscarle recambio, previsto entre diciembre de este año y marzo de 2016. Porque en el comité ejecutivo de la FIFA abundan los hombres cercanos a Blatter. Y para renovar la institución no basta solo con la marcha de su presidente, sino de una profunda reforma.

La carta equivocada de Villar

La dimisión de Joseph Blatter deja en una posición desairada, entre otros, al presidente de la Federación Española. A pesar de que la UEFA, con su máximo responsable, Michel Platini, al frente, se sumó a la ofensiva contra Blatter, el español Ángel María Villar optó por respaldarle pese a las sospechas de corrupción.

La caída del incombustible presidente de la FIFA supone un refuerzo a Platini, quien valoró la renuncia como “una decisión difícil, valiente y correcta”, aunque no aclaró si planea presentarse para cubrir la vacante. Quien sí confirmó que volverá a intentarlo fue el derrotado en el congreso de la pasada semana, el príncipe jordano Alí Bin el Hussein, de 39 años, que obtuvo 73 votos frente a 133 del ahora dimitido. Otro aspirante que retiró su candidatura antes del congreso, el exfutbolista portugués de Real Madrid y Barcelona Luis Figo, anunció que está estudiando si retoma la batalla por hacerse con las riendas del fútbol mundial.

Más información