Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El día que Grabich puso a Argentina en el mapa de la natación

El nadador ha conseguido el bronce en los 100 metros, la primera medalla de su país en una prueba de piscina en un Mundial

Grabich
El nadador argentino Federico Grabich. EFE

Argentina nunca había tenido un medallista de natación en línea en unos Mundiales. "No vine con las mejores expectativas porque me preparé para el Panamericano de hace 15 días", dijo Federico Grabich, convertido este verano, a los 25 años, en plusmarquista de su país. "En Canadá bajé de 49 segundo por primera vez y con mi entrenadora acordamos que probara en Kazán. Me estoy sintiendo bárbaro. Lo único que quería era no quedarme cuarto. Sólo quería subirme al podio e intentar bajar la marca"

El bronce de Grabich prueba que en natación la voluntad puede más que cualquier estrategia de Estado. "Entreno en el club Alumni de Casilda", contó, "un pueblo de Argentina, desde hace 15 años con Monica Gerardi, la misma entrenadora. En una piscina que si la ven se mueren. Con 34 grados, 25 metros y agua turbia. Lo peor que uno se pueda imaginar".

Casilda es un pueblo de la provincia de Santa Fe, con 45.000 habitantes registrados. Desde ayer tiene dos héroes deportivos. Uno era Jorge Luis Sampaoli, el seleccionador que ganó la última Copa América con Chile. El otro es Grabich, el nadador que completó uno de los podios más exóticos en la historia de las grandes finales del 100 libre, la prueba más mitológica de la natación.

Entreno en una piscina que si la ven se mueren. Con 34 grados, 25 metros y agua turbia. Lo peor que uno se pueda imaginar

Federico Grabich

La carrera que hasta este jueves, en el concierto olímpico y mundialista solo habían ganado 15 estadounidenses, cuatro australianos, dos húngaros, un japonés, un alemán de la RDA, un holandés, un francés, un ruso, un italiano, un canadiense y un brasileño.

La prueba de los 100 metros la ganó el chino Zetao Ning con 47.84 que se impuso al australiano Cameron McEvoy (47.95), que partía como favorito. Grabich fue tercero, pero para ello tuvo que remontar en el último 50 tres posiciones.

Sonríe cuando se le pregunta si es consciente de que acababa de hacer historia para la natación de su país. "Nunca estuvimos ni en finales de varones. (Georgina) Bardach, que fue bronce en Atenas, entró en las finales de 2003, 2005 y 2007", recuerda.

Más información