Mascherano defraudó al fisco 1,5 millones de euros

El jugador del Barça cedió sus derechos de imagen a empresas de Madeira y Miami

Javier Mascherano. AFP

Javier Mascherano defraudó 1,5 millones de euros a Hacienda con la cesión de sus derechos de imagen a empresas extranjeras, han explicado a EL PAÍS fuentes de la investigación. La fiscalía presentará una querella por dos delitos fiscales contra el jugador del Barça, que ya ha pagado esa cantidad y ha abonado, además, los intereses (otros 200.000 euros). En 2011 y 2012, el centrocampista internacional argentino evitó declarar ante el fisco los ingresos derivados de la explotación comercial de sus derechos de imagen, por lo que no abonó la parte de IRPF que le correspondía.

La Agencia Tributaria abrió una investigación sobre el patrimonio de Mascherano poco después de que una televisión portuguesa denunciara que el jugador había eludido el pago de impuestos en la zona franca de Madeira (Portugal). Las pesquisas revelaron que el fraude se canalizó mediante dos estructuras societarias —en Madeira y Miami— que el jugador creó en su etapa en el Liverpool y mantuvo tras su llegada a Barcelona. La cuota defraudada asciende a 587.822 euros en 2011, y a 968.907 euros en 2012.

El caso guarda similitudes con el que sentará en el banquillo a Leo Messi, acusado de defraudar 4,1 millones a Hacienda, también por los derechos de imagen. Sin embargo, a diferencia de Messi —que atribuyó a su padre las gestiones— Mascherano ha asumido su responsabilidad en la creación de las sociedades.

Ha optado por pagar

La investigación de Hacienda se sustenta en dos patas. La primera tiene como escenario una “jurisdicción de conveniencia”, o sea, un territorio que ofrece enormes ventajas fiscales: el archipiélago de Madeira. Mascherano fichó por el Barça el verano de 2010. Unos meses después, compró la empresa Anadyr Overseas de Madeira, de la que es accionista único y administrador. El jugador vendió sus derechos de imagen a Anadyr por cinco millones. La ley permite ceder hasta el 15% de esos derechos a una sociedad. El Barça empezó a pagar las cantidades que le correspondían a Mascherano. Este, sin embargo, no tributó por ellas y mantuvo en el tiempo la estructura pese a que ya era residente en España. La empresa constaba en la declaración de bienes en el extranjero presentada por el jugador, por lo que Hacienda tenía toda la información a su alcance, matizan fuentes judiciales.

El segundo mecanismo para el fraude se canalizó a través de Miami (EE UU). Tras abandonar Argentina, el jugador constituyó la empresa Lofer para gestionar los derechos de imagen fruto de sus contratos publicitarios con Nike. Mascherano mantuvo esa misma estructura cuando fichó por el Liverpool y también en el Camp Nou. En España, debió haber tributado por renta, pero no declaró esos ingresos. Más de una tercera parte de la cuota defraudada corresponde a la empresa Lofer.

El jugador no ha discutido las conclusiones de la Agencia Tributaria y ha optado por pagar asesorado por sus abogados David Aineto y Diego Artacho. Al haberse producido ya la inspección, sin embargo, la querella de la fiscalía es inevitable. Pese a que no reclama indemnización —el jugador ya ha pagado— y que previsiblemente pedirá una pena mínima, el fiscal reclamará que Mascherano declare como imputado en un juzgado de Gavà (Barcelona). El centrocampista también ha aceptado los criterios de Hacienda para los ejercicios 2013 y 2014 y ha abonado los impuestos que le corresponden, según las mismas fuentes.

Más información