Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça, un club de cine

El documental “Barça Dreams”, coproducido por Jorge Lorenzo, trata de ilustrar por qué la entidad azulgrana es más que un club

Imagen de los pioneros del FC Barcelona recogida en la pelicula
Imagen de los pioneros del FC Barcelona recogida en la pelicula

En los cines mexicanos y suramericanos la película “Barça Dreams”, dirigida por Jordi Llompart (Barcelona, 53 años) y coproducida por el piloto de MotoGP Jorge Lorenzo, ya saben de qué va: es la historia de un club diferente, resultado de un proyecto del que fuera durante 13 años presentador del Telenoticias de TV-3, que por razones vitales decidió un día dedicarse a rodar películas. Un film que se estrenará el próximo día 9 en 16 cines de toda España con la intención de trascender como “la gran película del Barça”.

“El gran reto del documental ha sido superar las dificultades para llegar a los jugadores y lograr derechos de imagen, un laberinto”, recuerda el director que tuvo como principal idea “documentar la singularidad del club, describir la carga emocional y justificar por qué el Barça es más que un club, dar sentido a la frase para los que nacieron lejos de Cataluña y no han mamado”. Basándose en la selección de más de dos mil imágenes de muy diversa procedencia, tratadas algunas por el artista Pep Bou, referente en espectáculos con pompas de jabón, con la idea de crear metáforas visuales que han ayudado a deformar escenas con la voluntad simbólica de demostrar “que la fama es efímera, que en la historia del Barça todo pasa a una velocidad trepidante, y que personajes que en momentos puntuales lo han sido todo, pasan a ser olvidados en un segundo”.

Se estrenará el próximo día 9 en 16 cines de toda España con la intención de trascender como “la gran película del Barça”.

El trabajo de Llompart está fundamentado en las entrevistas con quienes han protagonizado las historias del club, hasta donde ha sido posible. Habla Lineker y Messi y lo hacen Sadurní, Olivella, Alexanko, Bakero, Piqué o Iniesta, además de periodistas y de historiadores. Voluntariamente rechazó voces de la sociedad civil, de expresidentes y de cuantos “pudieran intoxicar la idea. Queríamos un retrato desde dentro pero que no caduque ni sea tergiversado por opiniones político-deportivas coyunturales. Hemos hablado del sentimiento y sobre todo del juego”, sostiene. Reconoce que a la filmación le falta una entrevista: “falta Guardiola, no quiso salir”, lamenta el autor, que añade: “Aceptó atendernos, hablamos y nos explicó su idea. En aquel momento, le pesaban aún ciertas cosas de su paso por el club que no estaban cicatrizadas”.

Quien sí aparece es Messi. “Nos sorprendió y sorprenderá”, avisa Llompart: “Tiene mucho más discurso interior de lo que proyecta, tal vez por timidez”. De él, explica: “Grabamos imágenes en alta velocidad, en cámara lenta para que nos entendamos, y el único jugador que superaba la velocidad de cámara era Messi, lo perdíamos en el encuadre”.

Al final, el autor presume de haber conseguido condensar 115 años de historia en poco menos de dos horas, un alarde narrativo. “Nos hemos dejado cosas, seguro”, dice antes de mostrarse orgulloso: “La película viene a cubrir un hueco en la historia del club: De hecho, solo había una, realizada con motivo del 75 aniversario, que pasó sin pena ni gloria, porque se exhibió casi clandestinamente. Hemos aprovechado algunas imágenes de aquella, pero creo que la nuestra es, por inédita, la gran película del Barça: sencillamente no hay otra”. Y aclara. “No son memorias deportivas, un simple relato de goles. Hemos tratado de dotarla de una gran carga de interrelación con la sociedad porque el Barcelona trasciende a los goles, no puedes obviar lo que pasa fuera del campo cuando hablas de este club. Es un referente social y esta película trata de documentarlo”.