Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desastre de Holanda

La selección de Danny Blind se queda fuera de una Eurocopa a la que irá Turquía tras una rocambolesca clasificación

Los jugadores de Holanda tras perder 3-2 contra la República Checa
Los jugadores de Holanda tras perder 3-2 contra la República Checa. EFE

Holanda no estará en la próxima Eurocopa y confirmó un desplome preocupante para un equipo que ni acaba de mezclar generaciones ni de ser fiel a un estilo patentado en los setenta, cuando no solo reinventó el fútbol sino que sentó las bases de una idea que todavía es triunfadora. No lo es para quienes primero la pusieron en práctica, desnortados y superados en una fase de clasificación en la que solo han logrado sumar 13 puntos de 30 en juego. Ayer, Holanda cayó en el Amsterdam Arena frente a la República Checa (2-3), que ya tenía su pase resuelto, jugó más de medio partido con diez hombres y se puso tres arriba con un último tanto metáfora de la debacle naranja, un testarazo de Van Persie que se coló en su propia portería.

19 selecciones se unen a Francia

Primeras y segundas de cada grupo: España, Eslovaquia, República Checa, Islandia, Bélgica, Gales, Alemania, Polonia, Inglaterra, Suiza, Irlanda del Norte, Rumanía, Austria, Rusia, Italia, Croacia, Portugal y Albania.

Mejor tercera: Turquía.

Jugarán la repesca: Bosnia-Herzegovina, Ucrania, República de Irlanda, Eslovenia, Hungría, Suecia, Noruega y Dinamarca.

El desastre holandés fue simultáneo a la fiesta de Turquía, que vuelve a la Eurocopa ocho años después de que lograra el cuarto puesto en la edición que ganó España en Austria y Suiza 2008. Turquía encontró anoche un inopinado pase directo tras beneficiarse de una carambola iniciada el lunes con la victoria de España en Ucrania y continuada ayer por el triunfo, el único en toda la fase de clasificación, de Kazajstán en Letonia (0-1) para montar un rocambolesco escenario que abriese las opciones de que los turcos entrasen en la Eurocopa por la gatera del mejor tercero. Todo porque, a ese efecto, en los ocho grupos con seis equipos (el noveno tenía cinco selecciones) se descontaban los marcadores logrados contra el último clasificado. Turquía no había ganado en sus dos partidos contra los letones y les favorecía que estos cayesen a la cola, detalle que solo sucedía si mediaba victoria kazaja. Luego, en el colmo de la agonía, marcaron por mediación de Selçuk Inan el gol en el minuto 89 de su partido contra Islandia (1-0), miraron de vuelta hacia Riga y festejaron el pase más inverosímil que se recuerda a una gran competición de selecciones. Hungría, que lo veía todo por televisión y ansiaba esa plaza para volver a una gran competición por primera vez en 30 años, deberá ir a la repesca.

Holanda ni siquiera tendrá esa opción y deberá reciclarse rápidamente porque en el Mundial de Rusia le espera un exigente grupo clasificatorio en el que deberá litigar con Francia, Suecia o Bulgaria para lograr el único pase directo. La primera discusión girará en torno al seleccionador, Danny Blind, que asumió el mando de la selección el pasado mes de julio. En ese tiempo ha perdido contra Islandia y República Checa en Amsterdam, cayó por goleada en Turquía y ganó por la mínima en Azerbaiyán.

Las críticas de Cruyff

Con contrato hasta 2018, y por más que sus superiores garanticen su continuidad, se debate no solo sobre su futuro sino sobre el del director de fútbol de la federación holandesa, Bert van Oostveen, que tiene un perfil de gestor más que de técnico y que ha recibido ácidas críticas por parte del mayor mito del fútbol del país. “No tiene experiencia en el fútbol, no sé de qué puede hablar un entrenador con él”, apunta Johan Cruyff.

En la derrota a Van Oostveen se le han visto las costuras y en lugar de acudir a las fuentes del fútbol holandés se ha pronunciado sobre lo que, a su entender, le falta a su selección para volver a ser competitiva. “Antes teníamos a De Jong, Van Bommel o Wouters”, apuntó esta misma semana. A esa llamada a la testosterona se ha apuntado Wesley Snejder, que lamentó también que antes, en las concentraciones, había corrillos de jugadores jugando a las cartas y ahora se juega a la consola. Quizás sea el signo de los tiempos y en Holanda no acaban de poner el reloj en hora: en otro clásico se discute sobre el número de futbolistas que no cantan el himno en los partidos.

Hungría, Bosnia y Noruega se suman a una exigente repesca

Ocho equipos se repartirán las cuatro plazas que quedan en un play-off a doble partido entre el 12 y el 17 de noviembre cuyos emparejamientos se sortean el domingo.

La clasificación de los turcos conllevó ayer que Hungría se aboque a una exigente repesca. Bosnia y Noruega también la jugarán. Los bosnios sufrieron para derrotar a Chipre (2-3), que llegó a ponerse por delante en el marcador, y para ser terceros. Pero sentenció la clase de los balcánicos con un estelar Haris Medunjanin, autor de dos goles. Croacia cumplió en Malta (0-1), pero dependía de Noruega, que durante bastantes minutos tuvo el pasaporte sellado en Roma con un gol de Tettey, pero se le fue de las manos en una postrera remontada de Italia (2-1). El resto de la jornada se completó con triunfos a medio gas de Bélgica sobre Israel (3-1), Gales ante Andorra (2-0) y Bulgaria frente a Azerbaiyán (2-0).

El cuadro final del torneo quedará establecido en una ceremonia que tendrá lugar en París el próximo 12 de diciembre y todo apunta, cuando se actualice el ránking FIFA, que los cabezas de serie serán Francia, Bélgica, Alemania, Portugal, España e Inglaterra.

Más información