Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absueltos los seis acusados de dopaje en el club de remo Urdaibai

El Juzgado de lo Penal número 1 de Bilbao ha absuelto al doctor Maynar y a los regentes del club en 2010 al no encontrar pruebas para condenarles

Marcos Maynar, en el centro de la imagen, en Bilbao. EL PAÍS

No hay pruebas. El Juzgado de lo Penal número 1 de Bilbao ha absuelto a las seis personas acusadas en el caso del supuesto dopaje a los remeros del club de Urdaibai en 2010. Después de que el fiscal retirase los cargos contra cuatro de los diez acusados iniciales, el tribunal ha emitido una sentencia, difundida hoy, en la que absuelve a los otros seis imputados. El caso Estrobo, construido sobre las declaraciones de un remero de origen rumano que declaró como testigo protegido, se desinfló en las últimas jornadas, cuando fueron absueltos directamente cuatro de los procesados, y la propia fiscal reconoció la inexistencia de pruebas, al instar a la juez que "hilara indicios" para condenar a los seis procesados.

La magistrada explica que "no consta suficientemente acreditado" que durante la temporada de traineras 2009/2010 ninguno de los acusados, incluida la ATS, suministraran a los deportistas que integraban la trainera "Bou Bizkaia" ninguna de las sustancias dopantes que el club había comprado, "ni el Epo ni el Aranesp" remitido por encargo del entrenador y sufragado por el club, y por lo tanto "no se puede probar que pusieran en peligro la salud o la vida de los mismos".

La juez cree que no

hay pruebas para

condenar al doctor

Maynar

La Fiscalía y la acusación particular, que ejerce José Luis Korta, el entrenador de Kaiku, acusaban a los imputados de ser coautores de un delito continuado contra la salud pública, al poner en riesgo su integridad física suministrándoles inyecciones de sustancias dopantes, y en las conclusiones finales mantuvieron su petición inicial de dos años y medio de prisión para el exentrenador del club de remo, Juan Manuel Francisco, el entonces presidente, Josu Zabalondo, y la enfermera del club, Arantza Ormaza, así como para el médico extremeño, Marcos Maynar. Las defensas, sin embargo, acabaron descalificando todo el proceso de investigación y cuestionado los métodos de la propia fiscalía, hasta el punto de considerar que no se acreditó que se les inyectaran tales productos y por lo tanto tampoco que se pusiera en riesgo su salud. Esta mañana un portavoz de la acusación particular ha confirmado que van a recurrir la sentencia dentro del plazo de diez días hábiles que les da la ley.

Han ganado los defensores. La juez que llevó el caso ha considerado que más allá de algunos indicios, el caso no se sostiene y desde luego no con pruebas como para acusar de un delito continuado contra la salud a los remeros del club en un año de éxitos que ya había comenzado bien antes de que teóricamente empezaran a doparse, como mantenía José Luis Korta. La juez cita una sentencia de la Audiencia Provincial de valencia de julio de 2011 en la que se explica que "la nocividad del producto en si misma no es suficiente para entender acreditada la existencia de ilicito penal, siendo necesario acreditar la concreta actividad dopante que ponga en concreto peligro la vida o la salud de los deportistas. Es decir  solo en el caso en que se pruebe que efectivamente el uso de sustancias prohibidas pone el peligro concreto la salud del deportoista estaremos dentro del ambito de lo penalmente prohibido".

Solo en el caso de que se pruebe el uso" continuado y el peligro para la salud, se podría condenar

La Fiscalía apostó porque a lo largo de las cinco jornadas del juicio se acreditó el uso de "sustancias y métodos prohibidos" en el club de remo vizcaíno, ha destacado que el club no llevaba un libro de registro para los remeros, lo que supone "un indicio grave de que no importaba nada la salud pública", y se contrataba médicos "como tapadera" mientras Maynar dirigía las operaciones desde lejos, "sin mojarse". Ha recordado que existen 180 llamadas entre el facultativo extremeño y el entonces entrenador de Urdaibai y recordó que el remero que ha declarado como testigo protegido en este juicio reconoció "los pinchazos" por parte de José Manuel Francisco y de Marcos Maynar.