Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viaje pagado de José Luis Sáez y familia a París y Disney

El presidente cargó a la federación de baloncesto casi 7.000 euros por una semana de turismo familiar en junio de 2009

Jose Luis Sáez, presidente de la FEB.
Jose Luis Sáez, presidente de la FEB.

Entre el 9 y el 14 de junio de 2009, de martes a domingo, José Luis Sáez y familia pasaron una semana de turismo en París. El presidente de la Federación Española de Baloncesto contrató con una agencia de viajes sevillana los billetes de avión Sevilla-París-Sevilla (1.096,25 euros) y el paquete de servicios terrestres “Disney + París + Almuerzo con princesas (5.825 euros)”. Las princesas son personajes disneynianos que sirven comida, bailan y se fotografían con los que comen en el Albergue de Cenicienta, una de las atracciones del parque parisino. En total 6.921,25 euros de un viaje privado que la agencia facturó a la federación de baloncesto el 20 de enero de 2010.

Estas facturas, así como una relación de viajes en AVE entre 2008 y 2009 de Pepo Sáez, hijo del presidente, de Sevilla a Madrid y vuelta por valor de 3.440 euros, y 1.239,76 euros por el desplazamiento del hijo y la esposa de Sáez en avión el 16 de septiembre de 2009 a Katowice (Polonia), donde el 17 jugó España contra Francia en el Europeo, figuran en la denuncia que contra su presidente varias federaciones autonómicas de baloncesto presentaron a finales de noviembre al Consejo Superior de Deportes (CSD).

El servicio de control e inspección del CSD concedió la semana pasada 10 días de plazo a Sáez (de baja médica desde entonces) para presentar alegaciones. Después, la inspección ordenará una auditoría, como ya lo ha hecho con otras federaciones como caza, tiro con arco, tenis, vela o kickboxing, con visita a la sede federativa para requisar documentos y discos duros de ordenador. El CSD consideró muy graves las denuncias y su soporte, lo que, de probarse, podría acarrear la inhabilitación del presidente de una federación orgullosa de generar el 86,7% de sus ingresos, 16,3 millones de euros de los 18,8 de su presupuesto en 2015.

La razón fundamental del éxito económico de la federación de baloncesto es la mina de oro que constituyen los hermanos Gasol y demás figuras de la selección nacional, imán irresistible de patrocinadores. En estas condiciones muchos dirigentes federativos, como con ingenuidad llegó a formular Ángel María Villar, presidente del fútbol, en una reunión en el CSD, llegan a creer que no deben rendir cuentas por el gasto de dinero federativo que no provenga de las subvenciones públicas. “Pero es un error: el gasto indebido es delito sea cual sea el origen de ese dinero federativo”, señalan los expertos.

Una Visa sin control

Los 12.292,96 euros que la agencia de viajes sevillana facturó a la federación en 2009 por actividades privadas del presidente y su familia son una pequeña parte de lo que los denunciantes consideran uso indebido de fondos federativos por parte de Sáez entre 2006 y 2010. El grueso de la denuncia son, en números, los 63.336,64 euros de gastos no justificados con las tarjetas de la federación y de la cuenta de anticipos, así como los casi 10.000 euros de comidas en restaurantes de Sevilla y Madrid sin justificación y 2.200 euros por un ordenador portátil comprado a toda prisa en El Corte Inglés. Este agujero no pudo ser detectado en las auditorías anuales obligatorias ya que, según se desprende de varios correos electrónicos que acompañan la denuncia, el secretario general y director económico de la federación, Luis Giménez, y el exdirector general y exvicepresidente de la fundación social de la federación, Alfonso Seoane, se afanaron para buscar formas de hacer cuadrar las cuentas y tapar a su presidente.

Estos hechos, según algunos expertos, podrían ser motivo de querella penal no solo contra el presidente Sáez por gasto indebido y mala administración, sino también contra los propios funcionarios federativos, quienes en los comentarios que acompañan sus intercambios de correos electrónicos dejan traslucir que conocían en todo momento que el presidente, a quien llegan a calificar de “comprador compulsivo” y su familia utilizaban dinero federativo para pagar actividades “que no estarían relacionadas con las actividades que debía prestar” para la federación. “Viajecito de la familia a costa de la feb [Federación española de Baloncesto]. “Peligro, viernes y sábado aquí... me imagino que será para preparar que la niña venga a estudiar a Madrid y tenga control paterno”, señala Giménez en un mensaje a Seoane incorporado a la denuncia y en el que comenta que el departamento de viajes de la federación paga los billetes de tren en clase preferente para la esposa y la hija de Sáez, a cuyo nombre debe emitirse la factura.

El hotel del hijo

"Sáez gestionaba la federación como si fuera su chiringuito. Y todo el mundo lo sabía desde hace años", dice un empleado de la federación de baloncesto a quien no le ha sorprendido para nada lo denunciado, y a cuyas palabras dan la razón mensajes como este, enviado a una empleada de la federación, por Pepo Sáez, hijo del presidente, el 14 de marzo de 2012: "Buenos días, Mar. Por favor, abónese lo antes posible una habitación en el Meliá Castilla de esta pasada noche a mi nombre". Y adjunta llega una factura por valor de 152,52 euros que la federación termina pagando.

Más información