Selecciona Edición
Iniciar sesión

Simeone: “Más que un equipo somos una familia”

El entrenador del Atlético repasa en una entrevista exclusiva con EL PAÍS las claves del líder, y explica su visión del fútbol relacionada con la vida y su propia forma de ser

Simeone, entrenador del Atlético de Madrid. EL PAÍS

El entrenamiento del Atlético ha concluido, pero Diego Pablo Simeone (Buenos Aires, 45 años) se va al gimnasio. Es un ritual que pocas veces elude porque le libera la mente y le llena. Explica a su Atlético y su manera de entender el juego sin desligarlo de la propia vida. Cita el conmovedor y demoledor escrito que el periodista Carlos Matallanas (enfermo de ELA) elaboró para ejemplificar esa simbiosis entre la pelota y el día a día. Simeone llegó a leer el texto emocionado ante sus jugadores. A las puertas y en las cristaleras del restaurante de Majadahonda donde se celebra el encuentro con EL PAÍS se agolpan una decena de aficionados que le reclaman autógrafos.

 

Pregunta. ¿Ve el peligro de endiosarse por lo que supone su figura para el Atlético?

Respuesta. No. En una charla con Guardiola me dijo que el Barcelona como club estaba haciendo importantes a todos y eso se lo compro. Nadie puede sentirse más importante que el club. Me siento muy querido y muy respetado, incluso muchas veces hasta la gente del eterno rival te saluda y te valora el trabajo. La verdad que eso lo siento doble, porque no es fácil ver en el rival cosas positivas y muchos lo ven.

"Que aficionados del eterno rival me valoren lo aprecio doblemente”

P. Pero usted es símbolo del antimadridismo.

R. Desde que jugaba nunca me gustó la palabra anti, porque cuando hablas del anti deja de ser importante uno mismo. Siempre creí en potenciar lo nuestro y no ser anti nada.

P. ¿Cuál era su idea cuando analizó la plantilla actual y las expectativas que generaba?

R. Este año necesitábamos un poco más de vértigo porque nos sentimos más identificados en esa velocidad de ejecución y por eso apuntamos a Vietto, Jackson, Correa... Sabemos que Óliver, después de su paso por el Oporto, nos da una expectativa y una ilusión enorme del reemplazo casi natural que puede ser de Arda. La llegada de Carrasco nos invitaba a ver un jugador con unas condiciones enormes de velocidad y de transición defensa-ataque muy buenas, pero con cosas por corregir tácticamente. Por eso hoy nos acercamos más al 4-3-3, porque Carrasco nos despertó esa posibilidad de tener vértigo sin perder orden. Pero le exijo que haga goles porque tiene buen disparo y uno contra uno.

P. Con ese sistema han introducido la presión alta con más continuidad.

R. La mejor manera de poder involucrar a muchos jugadores con talento es que presionen cerca del área porque para atrás no quieren ir. El único con ellos es ese presionar porque recuperan, juegan y patean al arco como cuando jugaban con los amigos.

“Este año necesitábamos un poco más de vértigo en el juego”

P. ¿Sentía que ese rearme del equipo le ponía a prueba como entrenador?

R. Tengo un desafío continuo desde que me subí a un avión un 25 de diciembre de hace ya cuatro años y medio que era volver a posicionar al Atlético entre los mejores del mundo. ¿Cómo? Siendo molesto, con la esencia del club, con el fútbol que tiene el equipo porque hay historias en los clubes y es muy difícil cambiarlas. Puedes decir: “Me gustaría jugar como el Barcelona”. Pero no somos el Barcelona y no lo vamos a ser nunca. Si quieres traer esa forma de jugar es muy difícil que perdure porque lo que te va a hacer perdurar es la historia, la esencia, es la fuerza que te llevó a ser un gran club a tu manera.

P. ¿Qué es lo más complicado de rearmar al equipo?

R. Lo más difícil en la vida es reinventarse y mantenerse y lo más difícil en el fútbol es encontrar el lugar donde quieres estar. Nosotros juntamos mucha gente que quiere el lugar donde está. Godín y Juanfran se quisieron quedar, Gabi sigue tirando para adelante, Filipe, Óliver y Torres quisieron volver, Griezmann ya es parte de la familia… Más que un equipo somos una familia, y somos una familia de verdad. Obviamente que tenemos problemas internos, hay jugadores que se enojan y se enojarán porque no juegan y posiblemente sea yo el papá y el abuelo esté entre Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo.

P. Tras las críticas recibidas por el mal partido de Astana, usted dijo que el Atlético es contragolpe y que otra manera de jugar sería equivocarse, pero el equipo del doblete no era un equipo de contragolpe.

R. No crea, nosotros jugábamos muy directos sobre Kiko y Penev, que no eran muy rápidos, pero tenían una inteligencia y una visión de juego enormes. No jugábamos asociados desde atrás. Éramos un equipo más llegador. Teníamos a Pantic que jugaba bien entre líneas, pero creo que yo hice 12 goles y Caminero, 11, una locura, llegando desde atrás, con Geli y Toni apareciendo también desde los costados.

Jugadores del Atleti celebra un gol. Getty

P. Como jugador, pocas veces dio un pase atrás.

R. Siempre tuve un concepto, equivocado o no, que todavía como entrenador trato de inculcárselo a los centrocampistas sobre todo. Su primer objetivo es el nueve o el mejor jugador del equipo. Está claro que hay veces que no queda más remedio que abrir el campo, pero el primer pensamiento para atacar tiene que estar en los mejores jugadores del equipo, el goleador y el que te hace jugar mejor. En nuestro caso, Koke y Griezmann. Si como centrocampista empiezas primero a pensar en Juanfran, en Filipe, en Giménez, en Savic, en Godín… no solo retrasas el ataque, también pierde tiempo el mejor nuestro.

P. Usted ha hecho jugar al equipo para Falcao, para Diego Costa y para Mandzukic. Ahora juega para Griezmann, ¿eso puede dificultar que los nueves no hagan goles como está pasando?

R. No lo mido por ahí. Son las circunstancias, si vamos a las ocasiones, Jackson podía haber hecho siete goles, Fernando otros siete, Vietto, cinco o seis. Está en la precisión final, en la ejecución, porque la situación la han tenido. Si no las tuvieran sí me preocuparía, pero es verdad que necesitamos esos goles para crecer.

P. ¿No cree que desactivó el efecto Torres cuando después de marcarle dos goles al Madrid en la Copa le mandó al banquillo?

R. Después de ese partido jugamos en Eibar y Mandzukic hizo dos goles, no creo que errara en eso. Fernando es trabajo, es corazón, es jerarquía, es profundidad. Necesita marcar el gol 100 para sacarse esa presión.

P. ¿Griezmann ya es un crack?

R. Ser un crack estará en toda la rebeldía y la ambición que tenga. Lo que siempre me gustó de él es que interpretó el mensaje de que al talento, el esfuerzo no lo hace malo, sino que lo potencia. Es noble. El problema es el tipo que es retorcido y esconde. Ese, con nosotros, tiene problemas. El que es noble, aunque sea malo, negociamos. Siendo jodido, retorcido y egoísta, nunca.

“Griezmann entendió que el esfuerzo no empeora el talento”

P. ¿Cómo explica el bajón y el repunte de Koke?

R. Desde el partido con el Betis tuvo una mejora ascendente enorme. La temporada pasada fue irregular, pero siempre con la jerarquía que tiene, eso no se negocia. No tiene error de concepto, puede tener error de precisión, pero no va para un lado cuando hay que ir para el otro. Está teniendo un crecimiento como futbolista y persona que es normal, por eso le dimos una de las capitanías y hablamos con él de que está dejando esa etapa del chico diferente que empezaba a crecer. Ya no es el Koke que lo hace bien porque hace dos pases bien para Costa.

P. ¿Saúl le ganó en Leverkusen aguantando hasta casi desmayar?

R. No; me gana cuando lo escucho en las declaraciones o le veo en el vestuario. No me gana en el campo, porque ahí sé lo que tiene. Es noble, fuerte, trabajador, rebelde, cabeza dura… Ya no dice: “Necesito más minutos”, sino: “Valoro los minutos en el Atlético porque el equipo, pelando todos juntos, llega al objetivo”.

P. ¿Y cuando dice que no quiere jugar en la banda?

R. Ahora no lo dice, está mejor como tipo. ¿Pero cómo no va a poder jugar en la banda si tiene conducción, tiene tiro de media distancia, llegada...? Jugar en el medio es muy difícil. Todavía a Koke le cuesta y mire que yo soy el primero que quiero que juegue ahí. El medio es muy grande. No es casualidad que el mejor Gabi se vea con 30 años y Tiago con 34, que Pirlo a los 35 jugara andando en la Juve, que Xabi Alonso siga siendo el mejor, que Busquets tenga una calculadora en la cabeza. No es fácil jugar en el medio.

P. Gabi le ha resuelto el problema de la lesión de Tiago.

R. Gabi se está acomodando bien porque tiene velocidad, porque sale rápido de las transiciones y pierde pocos balones.

"Con Redondo conviví bien, me reía, el quería jugar y yo atacar"

P. ¿Y Kranevitter?

R. Lo relaciono con el primer Mascherano o con Matías Almeida. Cómo llegue o cómo lo veamos es una incógnita y una expectativa. Es un recuperador de mucho trabajo desde el orden, con muchas cosas para mejorar porque es joven y como le digo no es fácil jugar en el medio. Es como darle a alguien a tu hijo para que le cruce la calle, no se lo puedes dar a cualquiera.

P. ¿Y usted cómo convivía con Redondo en el doble pivote de Argentina?

R. Nos fue muy bien en la Copa América del 93 y lamentablemente en el Mundial del 94 no pudimos ganarlo por todas las situaciones que pasaron. Éramos diferentes en todo. Él quería jugar y yo atacar, yo trabajaba y tenía más pase vertical y él tenía más talento y era más de desahogar la salida. Siempre me reía porque él me decía: “Vamos a jugar”. Se la daba y él no me la devolvía. Y le decía: “¡Vamos a jugar cuando yo la tengo!”. Pero hacía bien en no dármela, se la daba a Maradona.

P. Habla poco de Maradona.

R. Aprendí de él la pasión con la que vivía este juego. Lo que más me llamó la atención fue que nunca un compañero habló mal de él y eso quiere decir que el tipo siempre tuvo una relación con la gente que tuvo que convivir de una nobleza tremenda. En Sevilla, con Claudia, por entonces su mujer, me llevaba a comer a su casa todos los días. Yo tenía 22 años, estaba solo y son cosas que no se olvidan.

"Nunca un compañero me habló mal de Maradona y eso lo dice todo"

P. Como jugador pasó por vestuarios de mucho peso.

R. Me hicieron muy bien los Ruggeri, Maradona, Goicoechea, Tata Brown, Giusti, el Checho Baptista, Basualdo, Henrique… Esos son los que me dieron mi primera vacuna, porque si te la dan tarde no te sirve. Me hicieron entender este juego como la vida. No me cansaré de decirlo, si en la vida eres noble, en el trabajo eres noble; si quieres sacar ventaja en la vida, quieres sacar ventaja en el juego; si eres retorcido fuera del vestuario, lo eres dentro…

P. ¿Y usted cómo es?

R. Transparente, como me ve. La cara me delata, desgraciadamente si entro a un sitio enojado o triste se me ve. Me dicen que cambie la careta, pero me cuesta.