Selecciona Edición
Iniciar sesión

Polémica por los gritos racistas a Neymar en el estadio de Cornellà

El Barça pregunta a la LFP si su delegado informó al respecto y el presidente del Espanyol niega que hubiera ese tipo de insultos

El Barcelona preguntará por carta a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) si su delegado hizo constar en su informe sobre el derbi disputado el sábado en Cornellà (0-0 entre los azulgrana y el Espanyol) los gritos racistas de un sector del público contra Neymar. El árbitro del partido José Luis González no reflejó esos insultos en el acta. Piqué, al finalizar el partido, comentó: “No han sido los aficionados del Espanyol. Han sido algunos que hay que identificar uno a uno”.

Joan Collet, presidente del Espanyol, negó que se hubiera producido esa clase de insultos en el derbi del sábado, y en cualquier caso, de haber alguno, le restó importancia. . “

“Es una vergüenza que los de siempre en esta tierra empiecen a poner en marcha la maquinaria nacionalbarcelonista. Yo estaba allí igual que 30.000 personas más y que en una jugada concreta pueda haber algún comentario... Eso pasa en todos sitios, pero ayer no hubo nada, al contrario. Fue un partido de alto riesgo, 30.000 personas, ningún incidente, ningún problema, una afición para quitarse el sombrero animando todo el partido y resulta que después sale alguien y te dice que hubo un grito de no sé qué”, afirmó Collet.

Es una vergüenza que los de siempre en esta tierra pongan en marcha la maquinaria nacionalbarcelonista”

Joan Collet, presidente del Espanyol

"Eso es mentira. La afición del Espanyol siempre ha dado ejemplo, empezando por 'La Curva' que aglutina todo el sector joven”, recordó el dirigente blanquiazul. Collet salió al paso de las críticas vertidas desde algunos sectores barcelonistas sobre la supuesta violencia empleada por los jugadores de Constantin Galca durante el partido.

“Cada vez que hemos empatado o que pasa algo sale el tema de la violencia. Es una vergüenza y a esta gente hay que decírselo a la cara, que es mentira. Y han salido algunas portadas en algunos medios de comunicación y han salido declaraciones y es una auténtica vergüenza que cada vez que conseguimos un empate (2010, 2012) los comentarios son los mismos: violencia, violencia y violencia”, ha asegurado.

“La violencia solo la vieron unos cuantos, que siempre son los mismos y que siempre buscan justificarse porque no se ha ganado. Fue un partido normal de tarjetas amarillas, donde el árbitro hace un muy buen arbitraje y en el que no vi jugadas que fueran de expulsiones. Ahora, si esto sirve para empezar a marcar al árbitro del próximo partido de Copa, tal vez hay alguien, y no repito que se trata de jugadores ni del entrenador (azulgrana), que se sentiría más confortable si nos expulsaran a dos jugadores en el minuto 20”, apuntó.