Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Simeone: “No es bueno que echen a un entrenador”

En la jornada de puertas abiertas del Atlético, el técnico lamenta el despido de Benítez: "Es una situación que duele y cuesta y que hay que aceptar porque es parte de este juego"

“Llevo aquí desde las ocho y media de la mañana”, relataba un aficionado del Atlético, a la espera de que se abrieran las puertas de el Cerro del Espino de Majadahonda. Al borde de las once de la mañana, los alrededores del recinto de entrenamiento del Atlético eran un hervidero de padres y niños. Cerca de 2.500 personas se agolpaban en las dos colas que rodeaban las puertas de entrada. “Estamos en lo más alto y el juego se puede mejorar”. “Sin Simeone esto no sería posible”. “Cuando los delanteros marquen seremos imparables”.

Los debates y el cruce de análisis amenizaron en las filas la espera de la multitud que asistió a los ejercicios y al partidillo en 20 metros que se disputó con el formato del rey de la pista. Mientras Simeone reclamaba intensidad, precisión y juego al primer toque, los hinchas jaleaban goles y paradas por igual en esa sesión preparatoria para el partido de ida de octavos de final de la Copa que el Atlético disputa mañana en Vallecas. La firma de autógrafos y el regalo de balones desató la histeria final en las gradas y también en las rotondas más próximas a las instalaciones.

“Es importante que la gente esté cerca del equipo, desde el primer día que llegué vi esto, cuando fui jugador y cuando llegué como entrenador, no creo que a la gente del Atléti le cambie el liderato. Estamos acostumbrados a verlos cerca con los buenos y malos”, dijo el técnico sobre el ambiente que vivió en la jornada de puertas abiertas.

Metido ya en el partido con el Rayo, aseguró: “No me lo imagino diferente, hay equipos que tiene muy claro a lo que juegan y en eso uno de ellos es el Rayo, el Barcelona, el Atlético, el Celta. Salvo un nombre diferente, es u un equipo que ataca, que ha hecho goles casi todos los partidos”. Simeone anticipó que si los papeles de Kranevitter se resuelven será titular, al igual que Augusto: “Es una buena oportunidad, si llegan los papeles va a jugar. Necesitamos ver. Augusto viene de jugar en el Celta así que no tendrá inconveniente en poder jugar”.

Cerca de 2.500 hinchas del Atlético asisten a la sesión en el Cerro 

Simeone también se pronunció sobre el cambio de entrenador en el Real Madrid: “Siempre que sale un colega no es bueno, es una situación que duele y cuesta y que hay que aceptar porque es parte de este juego. Desearle lo mejor al que entra y toda la fuerza al que sale, que tiene una gran trayectoria y es un gran entrenador”.

Terminada la comparecencia de Simeone, el turno fue en el Vicente Calderón para Augusto Fernández. Allí, unas 500 personas esperaban al centrocampista que llega para tratar de suplir la baja de Tiago. “Aportará experiencia y mando”, dijo el presidente Enrique Cerezo después de elogiar su trayectoria en el Celta. “Simeone me habló de la posibilidad de venir y no lo dudé, la respuesta fue automática. Conocer al entrenador como a su cuerpo técnico, saber su manera de vivir el futbol, mas la propuesta seductora del club me animaron a venir”.

Augusto, que lucirá el dorsal número 12, llega a un plantel de 24 jugadores en los que ocho son centrocampistas puros. “La experiencia no cuenta a la hora de pelear un puesto, estoy acostumbrado a competir y mientras más competencia individual haya dentro del plantel mas se potenciará lo colectivo. Nunca nadie me ha regalado nada, ni en la vida ni en el fútbol, lo he conseguido todo a base de pelea y trabajo”, advirtió.

Con la llegada de Augusto, presentado hoy, el técnico dispone de ocho centrocampistas puros

En los pocos días que lleva en el club, Augusto asegura haber captado su esencia: “Lo viví en el Calderón contra el Levante. El Atlético es un club con historia y presente y uno de los más prestigiosos del mundo. Viví el sentir de la gente, ese querer que un jugador de todo. Exigen compromiso y trabajo. No soy un robot, se que tendré días buenos y malos, pero siempre lo daré todo, porque en mi manera de entender el fútbol eso se negocia”.

Más información