Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La reventa de entradas le sale cara a la FIFA

El Comité de Ética propone nueve años de sanción para Jerome Valcke, exsecretario general del máximo organismo del fútbol mundial

El negocio de reventa de entradas que supuestamente diseñó y ejecutó el suspendido exsecretario general de la FIFA Jerôme Valcke durante el Mundial de Brasil 2014 puede acarrearle una inhabilitación de nueve años para cualquier actividad relacionada con el fútbol. El presidente de la cámara de investigación del Comité de Ética de la FIFA, Cornel Borbély, concluyó que Valcke violó siete artículos del código de ética de la entidad al tratar de lucrarse con beneficios cercanos a los dos millones de euros salidos de la reventa del billetaje de la Copa del Mundo de Fútbol.

Valcke habría renegociado en 2013 un contrato de la FIFA con la empresa JB Marketing que incluyó la venta de entradas y palcos VIP, a un precio superior al 200% del estipulado, de todos los partidos de la selección brasileña y de la final a disputarse en Maracaná, además de lotes que comprendían cerca de 8.000 localidades de diferentes encuentros.

La denuncia, por la que Valcke fue apartado de su cargo en septiembre, fue presentada por el israelí Benny Alon, encargado por parte de JB Marketing de las negociaciones con la FIFA y el dirigente francés. Según Alon, el reparto a partes iguales debía recalar en su empresa y en la FIFA, y nunca estarían destinados a enriquecer al dirigente francés. "Valcke fue a su escritorio, sacó el contrato anterior y lo rompió", contó Alon en septiembre. "Valcke luego me preguntó: '¿Qué tienes para mí?' Y le respondí que nos podríamos dividir 50 por ciento para cada uno. En ese momento no pensé que la división fuera con él, sino que la FIFA se llevaría la mitad de los beneficios", relató posteriormente el empresario. La propuesta de sanción contra Valcke supone otro golpe contra el sistema instaurado por el suizo Joseph Blatter. Valcke, vicepresidente de la FIFA desde 2007, ha sido la mano derecha del también suspendido dirigente suizo, que le elevó hasta la secretaría general pese a haber violado el derecho de preferencia de uno de los patrocinadores bancarios de FIFA, Mastercard, en favor de VISA.

Multa millonaria

Esta oscura maniobra le costó a la organización que rige el fútbol mundial una multa de 60 millones de euros. La construcción de los estadios para el Mundial de Suráfrica 2010 por el exceso de gasto de dinero público invertido en la construcción de los estadios, en especial el Soccer City de Johannesburgo, también tuvo en la diana a Valcke, que también colocó a su hijo a trabajar en la Confederación Brasileña de Fútbol meses antes de la celebración del mundial.

Valcke violó las reglas generales de conducta de acuerdo con el artículo 13 del Código Ético de la FIFA

Valcke violó las reglas generales de conducta de acuerdo con el artículo 13 del Código Ético de la FIFA y diversos principios como lealtad (art. 15), confidencialidad (art. 16), deber de revelación, cooperación e información (art. 18), conflicto de intereses (art. 19), ofrecimiento y aceptación de regalos y otros beneficios (art. 20) y obligación general de colaborar (art. 42). Además, el Comité de Ética ha pedido, hasta que se tome la resolución definitiva, que se le prolongue a otros 45 días la inhabilitación que finalizaba ayer.