Selecciona Edición
Iniciar sesión

Platini se rinde y renuncia a presidir la FIFA

El inhabilitado mandatario de la UEFA pretende, sin embargo, continuar en el sillón de la confederación europea

Michel Platini se rinde. El suspendido presidente de la UEFA renuncia a su pretensión de hacerse con el sillón de mandamás de la FIFA, el máximo organismo del fútbol mundial. Así lo anunció ayer, apenas tres semanas después de afirmar que iría hasta el final y recurriría su sanción al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). “Retiro mi candidatura. No puedo más. No tengo ni el tiempo ni los medios para ir a ver a los votantes, encontrarme con la gente y luchar con los otros”, comunicó Platini, de 60 años, a través del diario deportivo francés L’Equipe, donde también anunció que quiere centrarse en su defensa por las acusaciones de corrupción.

A pesar del paso a un lado, el exjugador se plantea seguir plantando cara a la FIFA y su intención es continuar al frente de la UEFA. La justificación de este desafío viene porque el organismo del fútbol europeo no pertenece a la FIFA, esta tiene potestad sobre las federaciones de cada país, pero no sobre las confederaciones continentales.

El pasado 21 de diciembre el Comité de Ética de la FIFA confirmó la inhabilitación de Joseph Blatter y Michel Platini por ocho años, lo que impedía al francés presentarse a las elecciones a la presidencia del organismo del fútbol mundial el próximo 26 de febrero. El motivo del citado castigo es un supuesto pago irregular de 1,8 millones de euros que Platini recibió de la FIFA por un trabajo desempeñado entre 1999 y 2002. Según el Comité Ético, ni Blatter ni Platini pudieron demostrar que la operación “tenía una base legal” y el acuerdo oral que tenían ambos dirigentes “no es convincente”.

Platini siempre defendió su honradez e inocencia y calificó la decisión del comité de “mascarada”, además de regalar adjetivos como “patético” al organismo que lo apartaba de su máxima aspiración. “Yo lucharé contra esta injusticia de tribunal en tribunal, incluidos los ordinarios”, anunciaba el francés poco después de conocer su castigo, que pudo ser mayor si en la investigación se hubiese probado la existencia de corrupción. Finalmente, el Comité Ético justificó su decisión alegando que el millonario pago era “desleal” y generaba “conflicto de intereses”.

Mientras tanto, la carrera electoral sigue su curso y uno de los candidatos a ostentar el poder en la FIFA, el príncipe jordano, Ali Bin Al-Hussein, que ya compitió contra Blatter, se proclamó “la persona indicada para este trabajo”. Hussein peleará el 26 de febrero con Ebrahim al Khlalifa, Jérome Champagne, Gianni Infantino y Tokyo Sexwale por la presidencia de la FIFA.