Una Vuelta por el norte

El Aubisque, en los Pirineos franceses, marcará el final de la etapa reina de una ronda 2016 con 10 finales en alto y una contrarreloj individual

ampliar foto

Le sirvieron el postre a Mikel Landa, tres porciones de tarta de chocolate de diferentes colores, y alguien en la mesa, seguramente Xabier Artetxe, uno de los tres preparadores del Sky, comentó en alto, “aprovecha, Mikel, que mañana empieza tu concentración con el equipo en Mallorca y allí no hay ni cruasanes para desayunar”. El ciclista alavés se quedó callado, mirando los pasteles meditativo antes de atacarlos con ganas, como si fueran mortirolos. Le acababan de recordar que es ciclista, que la vida del ciclista es dura, de renuncia y sacrificio, y para remachar la concienciación, para que en un enero recién estrenado tuviera una perspectiva de lo largo que es el año, al día siguiente, el sábado, le iban a enseñar el recorrido de la Vuelta, que se corre entre agosto y septiembre, tan lejos y con tantas montañas y 10 finales en alto.

“Es la marca registrada de la Vuelta, su sello distintivo”, dice su director, resucitador e ideólogo, Javier Guillén, quien a la hora de dibujar su trazado tiene ojo y medio puestos en las audiencias televisivas y el otro medio en las cuestiones deportivas. “Es una Vuelta como las de los últimos años, pero mejor para los ciclistas, con menos traslados”.

Será una Vuelta norteña –saldrá de Galicia, del balneario ourensano de Laias el sábado 20 de agosto, la víspera de que se clausuren los Juegos Olímpicos, y no bajará más al sur que hasta Alicante--, tan norteña que la etapa reina subirá hasta Francia, hasta la cima del Aubisque por Gourette. Ya antes de alcanzar los lugares en los que en 2007 Michael Rasmussen ganó, y luego perdió, el Tour de 2007 ante Alberto Contador, la etapa estará teñida de un aire mitológico-mágico, pues parte de Dantxarinea, en la frontera navarra, donde las cuevas y las brujas de Zugarramurdi, y asciende el Inhartu para llegar al bosque de Irati y sus hayas por el norte, y después Soudet hasta casi la cima del Arette donde Froome ganó el último Tour, y antes de la subida final, Marie Blanque. Esto será en la 14ª etapa, el sábado 3 de septiembre, después de siete días en Galicia, tres de empacho en León y Asturias con la Camperona, Naranco y Lagos, uno en Cantabria con Peña Cabarga y la llegada pletórica a Bilbao a continuación.

Y después del Aubisque aún quedarán Formigal en Aragón, la desconocida, corta y durísima subida a Mas de la Costa, en Llucena del Cid, ya en Castellón, una contrarreloj de 39 kilómetros entre Xàbia y Calp y la subida final a la militar Aitana, también en Alicante, el último sábado, antes de terminar en Madrid el domingo 11 de septiembre.

La carrera saldrá de Galicia y no bajará más al sur que hasta Alicante

Landa, la gran esperanza española, intentará ganarle el Giro a Vincenzo Nibali, Alejandro Valverde y Tom Dumoulin, y el Sky, el equipo que liderará, ya le ha dado una cabra que tendrá todos los días en casa para entrenar la contrarreloj, su punto débil, y no sabe aún si correrá la Vuelta, como tampoco lo saben otras figuras españolas como Valverde, que correrá el Tour y no sabe si tendrá cuerpo para las tres grandes, o Alberto Contador, quien según como acabe el que puede ser su último Tour, decidirá. "Es una Vuelta como las de los últimos años", dijo Contador desde Lugano, donde reside, pues el ciclista de Pinto no volvió a Santiago, el lugar en el que ganó su última Vuelta, en 2014 y donde, tan infatigables las gaitas como la lluvia pesada, se presentó el recorrido de 2016. "Habrá que dar la cara desde los primeros días, con muchos puertos explosivos que no me vienen bien por las bonificaciones, pero es lo que es y hay que verlo con buenos ojos. Me gustan más las etapas de puertos largos, como la del Aubisque, que se puede adaptar mejor a mis características. Sin embargo, aún no sé si correré la Vuelta, porque estoy concentrado en Tour y en los Juegos por encima de todo. Será el año más difícil para llegar bien a la Vuelta, con los Juegos a mediados de agosto, que no permitirán descansar después del Tour".

También a Landa, de Murgia, en Álava, al pie del Gorbea, el monte en el que su padre es guarda forestal, le gustaría correr el Tour, tanto para descubrirlo (tiene 26 años y aún no lo ha disputado) como para llegar a los Juegos Olímpicos, el durísimo circuito de Rio de Janeiro. “Le vi en agosto en la Vuelta a Burgos”, recuerda Javier Mínguez, el seleccionador nacional, “y solo le dije que si quería ir a los Juegos necesitaría antes correr el Tour, para llegar con buen golpe de pedal y ritmo”.

La participación de Landa, Valverde y Contador es todavía una incógnita

21 etapas entre agosto y septiembre

20/8 Primera etapa Leilas- Castrelo do Miño 29,4km Crono por equipos

21/8 Segunda Ourense-Baiona 159km Llana

22/8 Tercera Marín-Mirador de Ézaro 170km Final en alto

23/8 Cuarta Betanzos-San Andrés de Teixido 161km Final en alto

24/8 Quinta Viveiro-Lugo 170km Llana

25/8 Sexta Monforte de Lemos-Luintra 163km Media montaña

26/8 Séptima Maceda-Puebla de Sanabria 158km Media montaña

27/8 Octava Villalpando-La Camperona 177km Final en alto

28/8 Novena Cistierna-Alto del Naranco 165km Final en alto

29/8 Décima Lugones-Lagos de Covadonga 186km Final en puerto

30/8 Descanso

31/8 Undécima Colunga-Peña Cabarga 168km Final en alto

1/9 Duodécima Corrales de Buelna-Bilbao 193km Media montaña

2/9 Decimotercera Bilbao-Dantxarinea 213km Media montaña

3/9 Decimocuarta Dantxarinea-Aubisque 196km Final en puerto

4/9 Decimoquinta Sabiñánigo-Formigal 120km Final en puerto

5/9 Decimosexta Alcañiz-Peñíscola 158km Llana

6/9 Descanso

7/9 Decimoséptima Castellón-Mas de la Costa 173km Final en alto

8/9 Decimoctava Requena-Gandía 191km Llana

9/9 Decimonovena Xàbia-Calp 39km Crono individual

10/9 Vigésima Benidorm-Aitana 184km Final en puerto

11/9 Vigesimoprimera Las Rozas-Madrid 103km Llana

Más información