Media Liga en siete flashes

Del tridente del Barça al paso fugaz de Benítez, el primer tramo del campeonato ha dejado zozobra en Mestalla, el fútbol alegre del Villarreal, goles nacionales y algunas decepciones

ampliar foto

El triunfo del Atlético en Balaídos puso el broche a la primera mitad del campeonato. Un periodo que ha dejado el liderato de los rojiblancos, dispuestos un curso más a desafiar el duopolio de los dos grandes, y diversos nombres propios. Tras 19 jornadas, la cabeza de la Liga se comprime en un puño -la diferencia del primero al tercero, del Atlético al Real Madrid, es de solo cuatro puntos- y por abajo el margen entre unos y otros equipos es igualmente reducido: del colista (Levante) al décimo clasificado hay un trecho de 10 puntos. Durante estos seis primeros meses, el campeonato ha ofrecido una generosa selección de alicientes.

ampliar foto
Simeone, durante un partido del Atlético. AP

El Atlético y la receta primigenia.

Después de probar alternativas, de experimentar con una versión más pelotera a principios de temporada, Simeone ha recuperado progresivamente la receta primitiva: orden, presión y contragolpe. Así se han encaramado los rojiblancos a lo alto de la tabla. Con 44 puntos, son los campeones invernales más discretos desde 2007 (Barcelona, 39 puntos) y mandan con un ratio goleador bajo (27 dianas, por 52 del Madrid y 44 del Barcelona), pero su portería es un cerrojo con Oblak: es, con diferencia, el conjunto que menos goles recibe (ocho, por 15 de los azulgrana y 16 del Villarreal). El club del Manzanares ha efectuado una apuesta económica importante en cuanto a refuerzos (140 millones) y, de momento, ha logrado paliar las salidas de futbolistas de peso como Raúl García, Miranda, Mario Suárez y Arda Turan. El Calderón es un bastión: siete triunfos, un empate y tan solo una derrota, frente al Barça en septiembre.

ampliar foto
Neymar intenta driblar a Edgar en el Barça-Granada. EFE

Un tridente para la historia.

Con la indiscutible referencia de Messi, el club logró ensamblar un tridente de ataque espectacular. A La Pulga le secundan ahora el incisivo Luis Suárez y el virtuoso Neymar, complementos ideales por pegada y desequilibrio. Los tres enhebran a la perfección y después del anticipo del curso pasado, en el que coincidieron por primera vez, esta campaña están dejando un reguero de goles. El uruguayo y el brasileño son los máximos artilleros de la Liga, con 15 goles, mientras el argentino suma por ahora nueve. Tras varias probatinas (David Villa, Zlatan Ibrahimovic, etc...), este último ha encontrado dos socios que procesan el fútbol de un modo similar. Ahora, además, la ausencia del 10 ya no supone un drama, puesto que en los partidos en los que no ha estado él se ha activado el mejor Neymar.

ampliar foto
Benítez abandona el césped del Bernabéu.

Benítez: paso fugaz por el Bernabéu.

El técnico madrileño ha sido, hasta su marcha, quien más atención ha capitalizado en el primer periodo del curso. Florentino Pérez pretendía un golpe de timón y escogió a Benítez, un tecnócrata que pese a marcharse con unos registros aceptables (11 victorias, cuatro empates y tres derrotas) se fue entre los pitos de la hinchada del Bernabéu. La incompetencia del Madrid ante los más fuertes (sobre todo el 0-4 del Barça en el Bernabéu), el caso Cheryshev en la Copa del Rey y el distanciamiento progresivo con los jugadores y la afición desembocaron en un relevo en el banquillo. Zinedine Zidane, un símbolo, pilota ahora la nave entre ilusiones. Al despido de Benítez, en esta 2015-2016, se unen los relevos de Nuno (Valencia), David Moyes (Real), Lucas Alcaraz (Levante), Sergio González (Espanyol), Paco Herrera (Las Palmas) y Pepe Mel (Betis).

ampliar foto
Bakambu, Soldado, Mario, Jonathan y Bruno celebran un gol. AFP

El modélico proyecto del Villarreal.

Desde la discreción y el buen paladar futbolístico, el club castellonense sigue siendo un ejemplo de buena gestión, de saber comprar, vender y competir. El pasado verano invirtió alrededor de 47 millones de euros en Roberto Soldado (16), Samuel García (8), Samuel Castillejo (8), Cédrick Bakambu (7,5), Denis Suárez (4), Víctor Ruiz (2,7), Alphonse Areola, Daniele Bonera, Leo Baptistao y Adrián López (todos estos últimos a préstamo) para compensar la partida de Luciano Vietto (Atlético), Giovani dos Santos (Galaxy), Hernán Pérez o Gerard Moreno (ambos en el Espanyol). Y, a estas alturas, encaramado a la cuarta posición, el cuadro de Marcelino aspira seriamente a lograr un billete para la Liga de Campeones. Con 39 puntos (12 victorias, tres empates y cuatro derrotas), en El Madrigal no concede apenas tregua (solo se le han escapado cuatro puntos) y su juego es apreciado en todos los campos de España.

ampliar foto
Negredo y Rodrigo, durante un partido del Valencia. EFE

Zozobra permanente en el Valencia.

Desde que tomase las riendas, el magnate Peter Lim no ha logrado pacificar la entidad ni mucho menos. Encomendó el equipo al portugués Nuno, que abandonó el banquillo repudiado por los aficionados, y como relevo aterrizó entre interrogantes el inglés Gary Neville. El luso se marchó después de lograr el curso pasado el récord de puntos del Valencia en la Liga (77), pero esta campaña seguía generando división y el equipo no despegaba. Renunció después de una derrota en el Sánchez Pizjuán (el 29 de noviembre) y aún vivo en todas las competiciones, pero pactó su adiós. Con Neville, la tensión ha bajado, pero la dinámica competitiva es similar: cuatro empates y dos derrotas; ni una sola victoria en la liga, aunque arañó dos empates al Barça y al Madrid en Mestalla. En cuanto a la plantilla, hay fichajes cuyo rendimiento está siendo muy bajo, caso de Abdennour. La marcha de Otamendi al City abrió un agujero en la zaga, aunque como nota positiva se produjo la irrupción del portero Jaume Doménech. Con 59 intervenciones, es el tercero más efectivo.

ampliar foto
Lucas Pérez, la referencia ofensiva del Deportivo. EFE

Lucas Pérez, Agirretxe, Aduriz... El gol está en casa.

Acostumbrada a mirar al extranjero, la Liga celebra este año la productividad de Aduriz (11) y Agirretxe (12) y, sobre todo, la explosión de Lucas Pérez. Con 12 tantos, el atacante del Deportivo ha sido uno de los grandes protagonistas en la primera vuelta. Rápido, zurdo, de quiebro fácil y disparo potente, sostiene al cuadro gallego y llama con fuerza a las puertas de la selección. Borja Bastón, autor de 10 goles en con el Eibar, y Javi Guerra, nueve con el Rayo, son otros cañoneros que están pegando fuerte hasta ahora.

ampliar foto
Jackson Martínez, durante el entrenamiento del Atlético. EFE

Llorente, Jackson y Danilo, entre las decepciones.

Llegaron con fuerza, avalados en un caso por el nombre y en otros por un rendimiento notable, pero de momento han decepcionado. A Fernando Llorente, el joven Morata le cerró la presencia en la Juventus y aceptó la propuesta del Sevilla para hacer goles. Las cifras, sin embargo, no le acompañan: cuatro goles (tres en la competición doméstica y uno en la Champions) en 21 partidos. Gameiro es la referencia titular y él ocupa con asiduidad el banquillo, pese a que la entidad pagase 12 millones. Tampoco carbura el ariete Jackson Martínez, al que le cuesta encajar en el Tetris de Simeone y que encima sufrió una lesión que le mantuvo un mes fuera de combate. El colombiano, reclutado a cambio de 35 millones, solo ha visto puerta tres veces en 19 citas y aún debe ganarse un hueco. A unos kilómetros del Manzanares, el lateral Danilo no ha respondido a las expectativas que despertó en el Madrid. Costó 31 millones y contaba para Benítez, pero en el primer partido de Zidane al mando, el francés situó a Carvajal en el carril derecho.

Más información