Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Bartomeu: “Supongo que el árbitro habrá tomado nota”

El presidente del Barcelona confía en que las ofensas de la Curva no pasen por alto

ampliar foto

Luis Enrique arrancó la rueda de prensa dejando muy claro que lejos de lo que pudiera parecer desde fuera, el tercer derbi en 12 días a él le pareció complicado sacarlo adelante: “De descafeinado no tuvo nada”, avisó antes de añadir: “El primero estuvo fuera de lugar, se fue de madre, y habría que analizar por qué, las circunstancias fueron muy claras, pero no voy a valorarlas ahora; en el segundo se adelantó el Espanyol y le dimos la vuelta con más intensidad que fútbol; y este tampoco fue fácil”. Reconoció que la vuelta fue un poco más calmada y razonó: “Dentro de los criterios lógicos del fútbol, se disfruta más esta profesión”, dijo al ser preguntado por las pancartas ofensivas que aparecieron en el gol ocupado por los seguidores radicales. “Supongo que el árbitro habrá tomado nota y quedará reflejado en el acta”, dijo el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, al ser preguntado por el contenido de las pancartas que mostraron ayer los integrantes de la Curva, de las que dijo solo haber visto una.

De vuelta al partido, Luis Enrique descartó absolutamente haberse planteado sentar a Messi durante el segundo tiempo. Muy al contrario: “A Leo lo veo muy bien, a su nivel habitual, y es básico para nosotros. Este curso ha descansado durante la lesión y cuantos más minutos acumule, mejor”. También habló de Munir: “Le veo bien. Le van a venir muy bien los goles. Siempre ha tenido gol. Tiene que mejorar, pero me alegro mucho por él”, admitió.

En todos los campos se dicen cosas y ahí se dejan”, dijo Álvaro, que se las tuvo con Messi

Su colega en el banquillo españolista, Constantin Galca, reconoció que su equipo empezó fuerte, pero perdió pronto el fuelle: “Empezamos muy bien, creamos alguna ocasión que otra, pero hay que acertar. Igual con un gol hubiéramos animado el partido, pero si no aprovechas las ocasiones, si no marcas, es difícil”.

Admitió que el plan era presionar de entrada en busca de ese gol, pero era consciente de que podía pasar lo que pasó: “Se asentaron y supieron salir de la presión”. El rumano se mostró satisfecho del rendimiento de sus futbolistas, pero lamentó una realidad: “Al final, lo que vale es el resultado”, confesó antes de dar receta para ganar al Getafe: “No hay que entregar tan rápido el balón. Lo hemos tenido más que otras veces y no nos hemos precipitado tanto. Ese es el camino. Hay que apostar por atreverse y jugarlo más”. Por último, al ser preguntado por el desagradable contenido de algunas pancartas, le restó importancia: “Ha habido algo de tensión, pero comparando con otros partidos la gente se ha comportado”.

“La grada está para apoyar a los suyos”, terció Javier Mascherano, que negó mala intención en una jugada en la que pisó a Álvaro: “Puedo tener un montón de defectos, pero mala leche no tengo, y me avalan los años de carrera”, se defendió. “Hicimos un buen trabajo y la victoria es justa, un resultado que nos refuerza porque ha sido una eliminatoria complicada”, aseguró el argentino. “Han sido duelos intensos. Intentamos obrar el milagro, salimos muy intensos, tuvimos alguna ocasión para animar el partido pero no pudimos. Me quedo con la actitud del equipo”, aseguró Álvaro, que tuvo un pequeño roce con Messi al que restó importancia: “Soy duro, me gusta ir al choque, pero no ha pasado nada. Ha tirado una pared y hemos chocado. El fútbol, a veces, es contacto”. Sobre los mensajes de la afición, se limitó a señalar: “En todos los campos se dicen cosas y ahí se dejan”.

 

Más información