Julien Faubert, aquel sorprendente fichaje invernal del Real Madrid

El jugador francés recuerda su efímero paso por el Bernabéu en 2009

El fichaje de Julien Faubert por el Real Madrid en enero de 2009 sorprendió a todo el mundo, incluso al propio Faubert. El jugador de banda derecha francés iba a jugar un encuentro con su equipo de entonces, el West Ham, cuando recibió una llamada. "Recuerdo que estaba en el autobús del equipo (West Ham) y que íbamos a jugar contra el Fulham cuando me llamaron. Les dije: 'Sí, sí, ahora estoy ocupado', porque pensé que era una broma. Tras el partido encendí el teléfono y tenía 15 llamadas y 20 mensajes y pensé: '¡Parece que no es una broma!’ Era una locura", relató Faubert en una entrevista en Sky Sport.

No fue una broma. El jugador se incorporó ese mercado de invierno junto con los fichajes de Lass Diarra y Huntelaar a la plantilla del Madrid, dirigida por Juande Ramos tras la destitución de Schuster poco antes. Faubert era conocido solo para los muy expertos, y estos en principio tampoco entendieron por qué el club blanco acometía esa extraña operación. El jugador llegaba cedido media temporada a cambio de algo más de un millón de euros para el West Ham.

Faubert, que tenía 25 años, aterrizó en el Bernabéu y la afición se preguntó si era un diamante hallado tras un arduo trabajo de la secretaría técnica del equipo o si simplemente era otro Ognjenovic, Congo, etc. No tardó en descubrir que era lo segundo, un jugador realmente limitado que no se acercaba al nivel demandado en el Real Madrid, pese que había jugado un partido con la selección francesa. Solo un par de apariciones esporádicas fueron la huella que dejó en el club. "No jugué mucho porque no tenía una buena relación con el entrenador Juande Ramos. Además, el equipo estaba jugando muy bien y en mi posición estaba Arjen Robben, que marcaba casi en cada partido", declaró el galo.

Es cierto que los meses que pasó Faubert en el Madrid fueron en los que más continuidad tuvo Robben durante los dos años que pasó en el equipo, que por aquellas fechas encadenó una buena racha de victorias con Juande en el banquillo. Pero no eran tiempos muy estables en el club. Ramón Calderón había dimitido por cierto escándalo en una asamblea y Vicente Boluda ocupaba el sillón de forma temporal.

El caso es que Faubert pasó con poca gloria por la capital de España. Se hicieron todo tipo de chanzas en las gradas y en los medios, como cuando una cámara le pilló medio dormido en el banquillo del Madrigal, pero el jugador, según cuenta, disfrutó de la experiencia. "La prensa y mis amigos se reían, pero la verdad es que no hay muchos jugadores que puedan decir que un club así se ha interesado por ellos. Es uno de los mejores equipos del mundo y la experiencia fue increíble. Jugué con Fabio Cannavaro, Míchel Salgado, Raúl, Guti. La calidad de ese equipo era una locura", aseguró.

Finalizado su breve paso por Madrid, Faubert regresó al West Ham y continuó con su carrera en la Premier, donde jugó con cierta regularidad. Actualmente se encuentra sin equipo y, según cuenta en Sky, se está preparando para encontrar equipo en este mercado de invierno. Lo hace entrenando con el L’Hospitalet, de Tercera División, cerca de su casa familiar en Cataluña.

Más información