Selecciona Edición
Iniciar sesión

Muere Velázquez, el fino cerebro del Madrid Yé-Yé

El exjugador, en el conjunto blanco durante más de una década, tenía 72 años

Manuel Velázquez, el fino cerebro del Real Madrid de los Ye-Yés que conquistó la Copa de Europa de 1966, ha fallecido este viernes a la edad de 72 años. Su elegancia en la conducción de la pelota y su precisión en los pases le convirtieron en sus 12 temporadas como jugador madridista en uno de los interiores más exquisitos que se recuerdan en la historia del fútbol español. Jugó en el Real Madrid entre 1965 y 1977 y además de esa Copa de Europa, ganó seis Ligas y tres Copas de España. Solo fue 10 veces internacional, una cifra muy baja para un jugador de su talla.

Nacido en Madrid el 24 de enero de 1943, fue "uno de los mejores canteranos de la historia del club, como demostró durante las 12 temporadas que formó parte del primer equipo, en las que disputó 402 partidos", recordó el Real Madrid en un comunicado. Él fue uno de los integrantes, junto Betancort, De Felipe, Pirri, Grosso y Sanchís, de la mítica fotografía en la que posaron con melenas postizas que simulaban a las de los Beatles. Una imagen desenfada y fresca que pegaba con su fútbol y con la renovación que había emprendido Santiago Bernabéu ante el ocaso y la extinción del Madrid de Di Stéfano y las cinco Copas de Europa.

Como muchos jugadores técnicos de la época, Velázquez tuvo críticos que le acusaban de frialdad o de no mancharse la camiseta de barro. Sin embargo, su distinguida clase con el balón en los pies le llevó a protagonizar uno de los grandes debates futbolísticos que aún se recuerdan en el Bernabéu. En 1973, cuando Velázquez ya era un veterano, el club blanco se hizo con los servicios del alemán Gunter Netzer. El zurdo y refinado interior alemán venía de liderar a la Alemania que ganó la Eurocopa de 1972. Velázquez siempre defendió que podían jugar juntos, pero coincidieron poco. La presencia de Netzer espoleó a Velázquez y fueron muchos los madridistas que le preferían a él antes que al alemán en las alineaciones del legendario Miguel Muñoz. 

Velázquez siempre fue contestatario ante Bernabéu y ante Muñoz cuando creyó que el poder de ambos se excedía con él o con alguno de sus compañeros. En 1977 abandonó el Real Madrid para jugar en el Toronto Metros de Canadá. Allí una lesión de rodilla finiquitó su carrera. Formado en estudios financieros y de banca, fue empresario y siempre que pudo acudió al Bernabéu para ocupar su localidad de socio.