El feliz retorno del cautivo Lee

El surcoreano, que provocó la sanción de la FIFA, reaparece a sus 18 años con el juvenil A del Barça ante un millar de aficionados reunidos en la Ciudad Deportiva

ampliar foto

“¿Hoy juega Lee?”, preguntó una señora en la grada del campo 7 de la Ciudad Deportiva Joan Gamper; “yo escuché en Catalunya Ràdio que volvía a jugar”. “Sí, es ese niño bajito que lleva el 9”, le contestó otra. “Pero no la toca mucho”, volvió la primera.

El 6 de enero Seung-Woo Lee celebró los 18 años. No fue un cumpleaños cualquiera; él tampoco es un chico cualquiera. Su fichaje por el Barcelona originó la investigación de la FIFA que concluyó con el club sancionado por un año por contratación irregular de menores. El 1 de enero se levantó el castigó al Barça y ayer, el joven surcoreano, ya mayor de edad y con agente, se emancipó de su ostracismo futbolístico y volvió a tocar la pelota con el Juvenil A del Barcelona frente al Cornellà. ¿El partido? Malo: 0-0. Pero eso no le importó a las cerca de 1.000 personas que se acercaron a Sant Joan Despí.

“No es normal que haya venido tanta gente a ver al Juvenil. Seguro que hay curiosidad por el regreso de Lee, pero también hay que tener en cuenta que jugamos frente al Cornellà”, comentó un empleado del Barça. Por el campo asomaron la cabeza Ariedo Braida, asesor intencional del club; Pere Gratacós, responsable del proyecto Masia 360 grados; Silvio Elías, directivo del fútbol formativo profesional; Robert Moreno, segundo entrenador del primer equipo; García Pimienta, segundo técnico del Barça B; y Sergi Samper, capitán del filial. Nadie quería perderse el regreso de Lee. Hasta aparecieron dos banderas surcoreanas. “A mí me encanta ir al Camp Nou, pero cuando me enteré de que hoy debutaba Lee no me lo quise perder”, aseguró Sungho Park, un aficionado surcoreano radicado en Barcelona.

Muy popular en su país

A Lee se le ha comparado con Messi y cuenta con cerca de 220.000 seguidores en Facebook (por ejemplo, Marco Asensio, jugador del Madrid cedido en el Espanyol, tiene 20.000). “En Corea del Sur es un chico conocido, no tiene el nivel de popularidad de una figura como Son Heung-Min, del Tottenham, pero si alguien lo ve por la calle lo reconoce seguro”, dice Sungho Park; “es raro, Lee es mucho más famoso que Paik y no sé por qué”. Seung-Ho Paik también es surcoreano. Y es otro de los chicos azulgrana que se quedó sin jugar el último año y reapareció el pasado sábado, también con el juvenil A. “Los dos hablan castellano perfecto y entienden muy bien el catalán. Son muy buenos chicos y como jugadores son espectaculares”, cuenta uno de los chicos del equipo de Gabri.

Lee llegó a Barcelona con 13 años, después de que lo descubriera Albert Puig en la Copa Danone de Sudáfrica y sin la compañía de sus padres. Una circunstancia que puso en alerta a la FIFA. En enero de 2013, cuando militaba en el cadete, jugó su último partido con el Barça. El muchacho se quedó en stand by, sin jugar partidos oficiales (solo lo podía hacer con los juveniles de su selección) y los últimos meses los pasó en su casa, en Corea, junto a sus padres, que ayer no se quisieron perder el reestreno de su hijo.

“Por lo poco que he hablado con él, me parece tiene la cabeza bien amueblada. Llegó con las ideas claras”, interviene Gabri, técnico del Juvenil A; “tiene que ir jugando poco a poco, sin prisa, asentándose y entrando en la dinámica”. La idea del Barcelona es que Lee comience bajo las órdenes de Gabri y que, de vez en cuando, asome la cabeza por el Barça B de Gerard López. El muchacho tiene contrato hasta 2018 y una cláusula de tres millones de euros que ascenderá a 12 cuando tenga ficha del filial. “Es un jugador muy interesante, diferente, que tiene una buena punta de velocidad, es inteligente y sabe cómo colocarse”, afirma el entrenador del Juvenil.

La cronología de la sanción

El Comité de Disciplina de la FIFA sanciona al Barcelona el 28 de noviembre de 2013 por el fichaje irregular de jugadores comunitarios menores de 16 años y extracomunitarios menores de 18.

El TAS ratifica la sanción el 30 de diciembre de 2014, por lo que el Barça no puede participar del mercado de invierno en enero de 2015 y tampoco en verano del mismo año.

La sanción vence el 4 de enero de 2016, cuando el club da de alta a jugadores como Arda o Aleix Vidal y a otros tantos futbolistas de otras categorías, entre ellos Lee Seung-Woo. En total, 77 jugadores.

El regreso de Lee a la competición tiene mucho de simbólico para el Barça. La sanción de la FIFA no solo impidió la contratación de jugadores para reforzar al primer equipo durante dos ventanas de contratación, sino que condicionó el diseño del fútbol base. Por ello, los responsables de la cantera blindaron la confección de las plantillas formativas y se vetaron las bajas, lo que motivó una saturación de futbolistas, hasta el punto de que hay técnicos que manejan grupos con 27 futbolistas.

Uno de los equipos más afectados ha sido el Barça B, que lucha por no descender. “Un accidente”, consideró Pep Segura, secretario técnico del fútbol formativo profesional en la presentación del plan estratégico de la cantera. Según Albert Soler, director de deportes profesionales, la idea del club supone “una evolución para adaptarse a las nuevas exigencias federativas y mundiales”. “Las reglas del juego han cambiado y hay que adaptarse”, asumió Jordi Roura secretario técnico del fútbol formativo amateur.

El Barça ha fichado a siete jugadores para reforzar al filial. Su proyección es una incógnita y va en contra de la política formativa del club, pero la situación del equipo invita a “tapar el golpe”, según Luis Enrique. “El club ha apostado por no bajar y me parece bien”. El fin justifica los medios en el Miniestadi.

“Soy muy feliz. Seguiremos trabajando”, concluyó Lee.

Luis Enrique: “Contra el Athletic no hay un balón fácil”

Al entrenador del Barcelona, Luis Enrique, no le da pereza tener que enfrenarse al Athletic de Bilbao en la Liga (hoy, a las 20.30, Canal+ Partidazo), aunque sea este su rival en los cuartos de la Copa y se vayan a ver las caras otras dos veces en solo diez días. “Me espero lo de siempre con el Athletic: un partido de cero concesiones, de intensidad altísima, vamos estamos más que acostumbrados a jugar contra el Athletic, creo que nos conocemos mucho. Jugar contra el Athletic ya sabes lo que va a ser, no hay un balón fácil. Y nuestro objetivo es volver estar a un buen nivel”, apostilló. El Barça ganó el partido de la primera vuelta (1-2), aunque perdió la Supercopa de España, lo que motiva al técnico asturiano: “A mí no me gusta jugar tres veces contra el mismo equipo, pero sucede cada vez más veces. Así que tenemos que buscar estímulos: el Athletic es el equipo que impidió que ganáramos el sextete”.

No jugará Mathieu, baja por lesión. También serán baja, en el Athletic, Aduriz, sancionado por acumulación de tarjetas, y el lesionado Raúl García.