Selecciona Edición
Iniciar sesión

Guidetti se reivindica en el festival de goles entre el Celta y el Levante

El delantero sueco, suplente habitual, firma un doblete en el festival goleador entre el Celta y el Levante

ampliar foto

El internacional sueco John Guidetti coronó su mejor actuación desde que fichó por el Celta de Vigo con dos goles en el primer tiempo que tumbaron al Levante, un equipo que, a pesar de verse con un 3-0, logró levantarse dos veces y cerca estuvo de firmar una épica remontada.

El delantero nórdico, la gran novedad en el once de Eduardo Berizzo, redondeó así una semana inolvidable, en la que marcó cuatro goles, los otros dos fueron en el duelo copero ante el Cádiz, que le abren la puerta de la titularidad cuando su equipo más necesitado de gol se encuentra.

CELTA, 4 - LEVANTE, 3

Celta: Sergio Álvarez; Jonny, Hugo Mallo, Cabral, Planas; Tucu Hernández (Sergi Gómez, min.84), Wass; Iago Aspas, Orellana, Bongonda (Radoja, min.69); Guidetti (Señé, min.62).

Levante: Diego Mariño; Pedro López, Navarro (Ghilas min.80), Feddal, Toño García; Lerma, Camarasa, Simao (Roger, min.65); Deyverson, Morales y Cuero (Rubén García, min.55).

Goles: 1-0 Guidetti, min.34; 2-0 Guidetti, min.39; 3-0 Iago Aspas, min.56; 3-1 Deyverson, min.62; 3-2 Pedro López, min.64; 4-2 Orellana, min.82; 4-3 Morales, min.88.

Árbitro: Del Cerro Grande (colegio madrileño). Mostró tarjeta amarilla Bongonda a por parte del Celta, y a Toño García, Simao, Camarasa y Lerma por parte del Levante.

17.080 espectadores en Balaídos.

Llegaba el Celta con urgencias al partido ante el colista, no tanto por las tres derrotas seguidas que había encadenado sino por el bajón que sufrió su juego, y su técnico se animó a mover ficha: situó a Hugo Mallo como central y mandó a Iago Aspas a una banda para dar entrada a Guidetti, al que hasta entonces sólo había alineado una vez de inicio en Liga.

Fiel a su estilo, el equipo vigués se adueñó del balón desde el principio pero el Levante, encerrado atrás con las líneas muy juntas, apenas sufría. Incluso el choque pudo tener un guión distinto si los visitantes aprovecharan alguna de las ocasiones que tuvieron antes de que el sueco se reivindicase ante su entrenador.

Y es que entre el minuto 25 y el 28 el equipo de Rubi dispuso de dos buenas oportunidades para ponerse por delante, pero en la primera el remate de Deyverson, tras un gran centro de Morales, se marchó rozando el poste y en la segunda Camarasa disparó demasiado flojo.

Perdonó el Levante y poco después el Celta explotó una gran jugada por la banda de derecha, en la que intervinieron Hugo Mallo, Orellana y Iago Aspas, para golpear a su rival, al que Guidetti, con una espectacular vaselina cinco minutos después, dejó muy tocado camino de los vestuarios.

El golpe había sido muy duro como para levantarse en quince minutos; el Levante parecía sentenciado. Orellana pudo rematarlo pero falló el mano a mano ante Diego Mariño. No le duró demasiado. En el minuto 55 Iago Aspas volvió a mandarlo a la lona. 3-0.

Pero cuando peor lo tenía, cuando casi ni respiraba, el Levante se encontró con dos goles, en apenas tres minutos, que le permitieron llegar con vida al final: Dyverson cabeceó espectacularmente un centro de Camarasa; Pedro López explotó la debilidad defensiva de Bongonda para enmudecer Balaídos.

El Celta sufría y, antes de que Orellana devolviese la tranquilidad, Sergio Álvarez evitó el empate tras una espectacular parada a Camarada. Pero el Levante volvió a insistir y Morales apretó de nuevo el marcador, que ya no se movería pese al empuje final de los valencianistas.