San Francisco se vuelca con la 50 Super Bowl

La ciudad se entrega con el espectáculo aunque la final será en el estadio de Santa Clara

No importa que los 49ers, el equipo local, no atraviese su mejor momento. Tan siquiera entró en los playoffs. Tampoco que el partido final no se juegue en el derribado Candlestick Park, el mítico estadio. Mucho menos, que sea en Santa Clara, en el Estadio Levi’s, al sur de Silicon Valley, muy cerca de la sede central de gigantes como Yahoo o NetApp. San Francisco se ha volcado con los 50 años de Super Bowl, el mayor evento deportivo de Estados Unidos. La última vez que la ciudad ejerció de anfitriona fue en 1985.

Entre el 30 de enero y el 7 de febrero, día en que se celebrará el partido, San Francisco se volcará con todo tipo de actos. Desde conciertos, a exposiciones de arte y actuaciones en la calle. Chris Isaak actuará en el estadio el 30. A partir de entonces le sucederán, el día 5 One Republic. El 6, la víspera del partido, Alicia Keys tomará el micrófono. Las tres citas musicales serán gratis. En el intermedio del partido de fútbol, Coldplay entretendrá a una audiencia que espera superar los 100 millones de espectadores en todo el mundo.

La comisión estima en un millón de personas los visitantes durante la semana del evento, el doble de los habitantes de la ciudad. Los precios de las habitaciones de hotel para ese fin de semana superan los 300 dólares por noche, incluso en el lugar más modesto. Airbnb, hasta hace poco una alternativa viable cuando la hostelería tradicional no da abasto, tampoco ofrece un panorama más asequible. Se ofrecen desde colchones a sofás por noches por más de 100 dólares la noche. En las farolas cuelgan carteles para que los habitantes de la ciudad se animen a cruzar a Oakland, al otro lado de la península, y alquilen su hogar a cambio de cantidades por encima de los mil dólares y vacaciones pagadas.

La elección de California no es casual. La NFL, la liga de fútbol americano, quiere celebrar por todo alto sus bodas de oro. Si California es el estado de la fiebre del oro, no había sitio mejor. Todo es áureo. Desde el logo, a las marcas de las yardas y chaquetas oficiales. Los números, habitualmente en nomenclatura romana, pasan grafía árabe en el logotipo conmemorativo.

La prosperidad de la zona se palpa en este tipo de eventos. Se ha creado un fondo de 40 millones de dólares con patrocinadores de renombre, industrias locales de calado mundial: Yahoo, Google, Intel, Gap, Chevron y Apple son algunos de los donantes.

La 50 Super Bowl no está exenta de polémica. Las críticas son variadas. Desde los que consideran que se desvirtúa el sabor de la ciudad, desplazando a los numerosos sin techo que habitan el centro. A los que creen que es un exceso cortar al tráfico el tramo final que une la calle Market con el Embarcadero, el final del centro financiero, donde tienen sede muchas de las multinacionales que operan en la zona, pero no son necesariamente tecnológicas. Google, Mozilla, Adobe, DocuSign y Salesforce serían algunas de las afectadas por las intermitencias viarias.

La comisión liderada por el alcalde Edward M. Lee ha tenido que soportar las presiones de asociaciones de vecinos. Consideran que, a diferencia de la negociación de Santa Clara, un pueblo, en San Francisco, los contribuyentes correrán con buena parte de los gastos, pagados a través de las arcas municipales. mientras que Santa Clara se ha asegurado una factura de compensación de 3,6 millones de dólares, San Francisco ya ha dicho que la policía municipal no pasará cargo alguno a la NFL por sus servicios.

Christine Falvey, portavoz municipal, se ha apresurado a aclarar a través del correo electrónico que los beneficios que quedarán en la ciudad son mayores que los gastos iniciales en seguridad, limpieza y organización.

Entre las incertidumbres estará la meterológica. Las recurrentes lluvias de las últimas semanas, consecuencia de El Niño, han dejando las aceras con un incipiente musgo. Es muy probable que la fiesta en la calle sea pasada por agua.

Más información