Selecciona Edición
Iniciar sesión

El doble favor de Villar

Además de ayudar en 2015 al Recreativo a saldar la deuda con un entrenador para poder competir, la Federación tramitó en 2014 las fichas del club pese a ser moroso

ampliar foto

Al menos un par de tratamientos de favor hacia el Recreativo de Huelva que vulneran el Reglamento General de la Federación Española de Fútbol (RFEF) están a punto de abrir un proceso que desemboque en la inhabilitación de Ángel María Villar tras 28 años en el cargo. El presidente del fútbol español, según fuentes jurídicas consultadas, se enfrenta a un más que probable procedimiento ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) en el que tendrá que justificar dos maniobras de índole económica que permitieron al club onubense iniciar la competición en Segunda División B en la temporada 2014-2015 y en la actual. La permisividad de la federación que preside Villar en la tramitación de las fichas pese a los impagos de deudas de obligatorio cumplimiento por parte del club para poder inscribir entrenadores y jugadores puede impedir a Villar presentarse a las elecciones que ha convocado para la próxima primavera.

La gravedad de los hechos, según otras fuentes consultadas, son motivo suficiente para que el CSD se plantee formalmente pedir explicaciones a Villar por este tipo de acciones en las que se mezclan préstamos a un club de dudosa solvencia financiera que bordean el código de buen gobierno, la legalidad fiscal y la pureza de la competición. Además de un deterioro patrimonial de la propia federación por presunta administración desleal. La no satisfacción de ese posible requerimiento del CSD o la imposibilidad de justificar las dudosas acciones también bastarían para la apertura de un expediente que desembocaría en una inhabilitación directa o en una querella ante la fiscalía que también abocaría a la intervención del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD).

A 30 de junio de 2014 el Recreativo mantenía con la Federación Española de Fútbol una deuda de 140.000 euros que no fue garantizada antes de que se inscribieran las fichas, tal y como demanda el artículo 192 del reglamento en su punto primero. “A las 12 horas del último día hábil del mes de junio de cada año, los clubes habrán de tener cumplidas íntegramente o debidamente garantizadas a satisfacción del acreedor, sus obligaciones económicas contraídas y vencidas con futbolistas, con técnicos o con otros clubes… Los clubes deberán estar al corriente de sus débitos con la Federación…”.

A 30 de junio de 2014 el Recreativo mantenía con la Federación Española de Fútbol una deuda de 140.000 euros que no fue garantizada

El Recreativo, mediante Pablo Comas, representante de Gildoy, máximo accionista del club, emitió tres pagarés de dudosa fiabilidad por valor de la mitad de la deuda contraída y que además fueron devueltos, y comprometió el resto con la recaudación de un partido internacional de la selección española que tampoco abonó. El punto 4 del artículo 192 del reglamento federativo es tajante al respecto: “En los supuestos de impago, por parte de los clubes, de las demás obligaciones a las que se refiere el apartado primero del artículo 192, la RFEF proveerá al respecto, adoptando las medidas de caución reglamentariamente previstas e incluso, si no se obtuviera el fin que se pretende, inhabilitándoles para competir en la división que estuvieran adscritos por no concurrir el requisito de estar al corriente de sus pagos”.

Pese a las evidencias, la Federación permitió competir al Recreativo en la temporada 2014-15.

Un año después, el Recreativo, el club más antiguo de España, vio suspendido sus derechos federativos por no satisfacer antes del 30 de junio de 2015 la deuda de algo más de 200.000 euros con el entrenador José Luis Oltra y su cuerpo técnico, que habían ocupado el banquillo del club decano durante el curso anterior. Un día antes de que concluyera el plazo para poder inscribir a los jugadores, Oltra recibió el dinero a través del Comité de Entrenadores (CNA), dependiente de la Federación. Fue Juan Padrón, mano derecha de Villar, según aseguraron fuentes federativas a este periódico, el que actuó en beneficio del Recreativo ordenando la transacción mediante un cheque enviado desde el CNA: “El Comité hizo de intermediario formal, pero fue Juan Padrón el que llegó a un acuerdo con el Recreativo”.

“Pagarés maquillados”

De nuevo en esta ocasión, hubo pagarés de dudosa solvencia de por medio, según fuentes cercanas al caso. Este periódico obtuvo respuestas vagas o de desconocimiento del representante de los máximos accionistas del Recreativo, Pablo Comas, respecto a estos documentos de pago, apoyadas en el desconocimiento o en la falta de memoria para recordarlos. “Puede ser que ahora estén tratando de maquillar lo de los pagarés para salir de este embrollo”, aseguran fuentes de la Federación.

Juan Padrón, vicepresidente económico de la Federación, hombre de la máxima confianza de Villar y la figura clave en el sistema del reparto del dinero entre las federaciones territoriales que han perpetuado a Villar, según sus opositores más tradicionales, puede ser el que le condene por unas actuaciones que bordean también los delitos fiscales en el caso del Recreativo. La Agencia Tributaria comunica por escrito tanto a la Liga de Fútbol Profesional como a la Federación Española de Fútbol los clubes que son sus deudores. El préstamo para pagar a Oltra o la transferencia de varios cientos miles de euros con motivo del España-Bielorrusia celebrado en Huelva no privilegian ni a Hacienda ni a la Seguridad Social por delante de otros acreedores como exige la ley.

 

Más información