Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rossi quiere pelear por ganar en paz: “El respeto debe ser correspondido”

El italiano y Lorenzo se estrechan la mano en la presentación del equipo Yamaha en Barcelona, pero Márquez no sale airoso de las críticas del bicampeón

En Yamaha tienen algunas dudas, no saben si lo que han presentado es la moto con la que pueden volver a ganar la triple corona –en 2015 lograron el campeonato de constructores, el de equipos y el de piloto–, pero aseguran que están preparados, por eso han sido más rápidos que nunca. Pocas veces se ha presentado un equipo antes incluso del primer test de pretemporada, que será los días 1, 2 y 3 de febrero en Malasia. Pero Yamaha ha decidido hacerlo este lunes en Barcelona, apenas terminadas las vacaciones de Navidad, en el edificio Telefónica, su patrocinador principal.

“Que una moto sea nueva no significa que sea buena. Todavía no hemos decidido la dirección que tomará el desarrollo de la M1”, reconoció Kouichi Tsuji, director del proyecto de MotoGP de la fábrica japonesa. “Hay dos incógnitas de cara a este curso: los neumáticos y la electrónica. Veremos qué pasa, porque Honda es un gran rival. Tengo muchas ganas de que empiece el campeonato”, añadió Lin Jarvis, director de Yamaha Motor Racing. El británico, además, no ocultó que preferiría que las formas no fueran las del 2015, cuando los pilotos del equipo Movistar Yamaha, Jorge Lorenzo, el campeón, y Valentino Rossi, el subcampeón, terminaron de malas maneras tras en incidente entre el italiano y Márquez. “Me gustaría ver los mismos resultados que en 2015 al final de este año, aunque con una historia diferente. Hay cosas en las que deberíamos trabajar como parte implicada en el campeonato”.

Creo que fui el chivo expiatorio de Márquez porque perdió tantas carreras en 2015 que no encontró a nadie más a quien echarle las culpas

Valentino Rossi, piloto de Yamaha

Si de algo tiene ganas Rossi es de olvidar el año anterior. “El final del año pasado fue bastante difícil, pero aun así estoy contento. Disfruté, peleé por el campeonato hasta la última carrera. Pero es el pasado. Empezamos la nueva temporada y pelearé por ella desde el principio. Ahora tengo que hacer un gran esfuerzo para mantener el nivel de los últimos dos años, especialmente el de 2015, donde fui competitivo casi en cada circuito. Tendré que luchar por cada victoria”.

Lorenzo, su compañero de equipo y campeón del mundo del curso anterior, se aferra a sus éxitos para seguir ganando. Y confía en su equipo, a pesar de los cambio, múltiples, que se imponen en el reglamento de la nueva temporada: nuevo suministrador de neumáticos, nuevo software, el mismo para todas las fábricas, y un mayor diámetro de la llanta de los neumáticos: “La moto es muy completa, pero necesitamos mejorar la potencia del motor. Ahora el problema es que la electrónica y los neumáticos han cambiado muchas cosas. Y las sensaciones son muy diferentes”, afirmó. “A Michelin les hemos pedido que mejoren el delantero, y a Yamaha que trabaje con la electrónica para se parezca tanto como sea posible a la que teníamos hasta el año pasado”. Según Rossi la moto hace lineas diferentes y obliga a abrir el gas de forma distinta. “La moto cambia, pero no será difícil adaptarse. Además, tendrá más velocidad punta en la recta”.

Finalizada la presentación, a solas en el escenario, Rossi atendió las preguntas de la prensa. Y se soltó ante los periodistas italianos, que le permitieron hablar de lo que denominaron “biscottone” o amaño: “Ha sido difícil aceptar el final del curso pasado. Se me pasó por la cabeza dejarlo, pero quería seguir, porque creía que podía ser todavía competitivo. Y nunca pensé realmente en dejarlo. No hubiera sido la reacción justa. Mejor utilizar li que habría ocurrido para reacción mejor. Lo suyo es mirar hacia delante y no hacerlo hacia atrás”.

Además, después de explicar que había dado la mano a su compañero de equipo porque prefiere trabajar en un buen ambiente, añadió que para recuperar la buena relación se necesita poner interés por ambas partes: “Ni Márquez ni Lorenzo me tuvieron mucho respeto. Yo siempre tuve respeto de los demás. Creo que el respeto debe ir en ambas direcciones, debe ser correspondido”. Y envió unos cuantos recados más a Márquez: “Creo que fui el chivo expiatorio de Márquez porque perdió tantas carreras en 2015 que no encontró a nadie más a quien echarle las culpas”.

Más información