El aval fantasma del Recre también amenaza a Villar

La Federación y el representante de los máximos accionistas del club onubense dicen desconocer si las garantías de pago para poder competir fueron presentadas

ampliar foto

En la temporada 14-15 la Federación Española de Fútbol (FEF) tramitó las licencias al Recreativo de Huelva pese a no haber cumplido con una deuda de 140.000 euros tal y como ordena el Reglamento General federativo. Para este curso, la FEF concedido un préstamo al mismo club, embargado por Hacienda, y también, según fuentes federativas, le permitió no depositar el aval que garantizara el pago a los jugadores, que llevan ya varios meses sin cobrar y nadie, de momento, responde por ellos. Todas estas actuaciones pueden desembocar en una intervención inmediata del Consejo Superior de Deportes y en la inhabilitación del presidente federativo Ángel María Villar por administración desleal y perjuicios a terceros.

Este periódico se puso anoche en contacto con Pablo Comas, representante de los máximos accionistas del club onubense, para saber si se había depositado la garantía de pago correspondiente. “No tengo ni idea, hablaré el miércoles o el jueves”.

Fuentes cercanas al caso opinan que desde la Federación se está tratando de encontrar un resquicio que justifique tanto el tema del aval como el del préstamo a través de Comité de Entrenadores para que el Recreativo pudiera pagar a su extécnico José Luis Oltra y así poder iniciar este campeonato. Sobre este último asunto, que también puede constituir un delito tributario, este periódico se puso en contacto con Marcelino Maté, presidente de la Comisión Delegada de clubes de Segunda B y hombre muy cercano a Ángel María Villar. A la pregunta de cómo es posible que se permitiera al Recreativo esta maniobra instigada por el vicepresidente económico de la FEF, Juan Padrón, respondió: “Yo no soy un administrativo de la Federación. Si el Comité de Entrenadores le dio un préstamo al Recreativo pregúntele a ellos. Yo marco políticas. Además, tengo un certificado de la Liga de Fútbol Profesional de que el Recreativo estaba a 30 de junio sin deudas con sus jugadores”.

El reglamento federativo establece que a la comisión que preside Maté compete “el análisis y estudio de las cuestiones que afectan directamente a los clubes que integran esta categoría”. Cuestionado sobre si el Recreativo había depositado el aval, Maté respondió con un vago: “Entiendo que sí”. También matizó que el Recreativo, al haber descendido de Segunda A, Segunda B no lo necesitaba. Sin embargo, al Racing de Santander, en el mismo caso se le obligó a depositar uno de 400.000 euros.

Una circular federativa en la que se contemplan los casos en los que los clubes de Segunda B deben presentar los avales añade en uno de sus puntos que “tendrán que presentar un aval los clubes que la RFEF determine cuando las circunstancias excepcionales lo justifiquen”. Los 11 millones de euros que el Recreativo debe a la Agencia Tributaria así como su historial de impago en los últimos años deberían haber sido motivo suficiente para que la FEF exigiera el aval al Recreativo si es que no lo ha hecho.

Fuentes federativas aseguran que Pablo Comas no lo depositó y que se comprometió ante Marcelino Maté a hacerlo antes de que finalizara 2015. Esto significaría el tercer trato de favor de Villar a un mismo club.

Más información