Bautista: “Me amenazaron con colgarme de un árbol”

El tenista español, al igual que Almagro, denuncia fuertes presiones de los apostadores

Comedido siempre, Roberto Bautista Agut hizo un ejercicio de franqueza sorprendente. Después de enterarse a través de la prensa de la trama de amaños ilegales destapada por la BBC y BuzzFeed News, que señala a 16 tenistas del top-50 y a campeones de Gran Slam de la última década, el castellonense expresó con detalle que, pese a no haber sido objeto de ningún tipo de soborno, los jugadores sufren fuertes presiones por parte de los tenistas que merodean en el mundo del tenis.

"Algún día habrá una desgracia por las apuestas", aseguró tras superar a la primera ronda del Abierto de Australia, en la que batió a Martin Klizan por 6-2, 6-3, 4-6, 2-6 y 6-2. "Es peligroso, algún día habrá un disgusto, seguro", reiteró el número 21 del mundo, que acto seguido relató con pelos y señales un desagradable episodio.

"Cuando pierdes un partido te dicen de todo (...) Yo llevé un mensaje de Facebook a la comisaría. Un tipo me escribió: 'Cuidado cuando salgas de casa, porque voy a estar esperándote y te voy a colgar de un árbol'", contó el valenciano, que recientemente alzó en Auckland el tercer trofeo de su carrera profesional; "perdí un partido con Dimitrov 7-6 en el tercer set, cuando ganaba 6-3 en el tie break; perdí y ese tío me envió un mensaje que yo salí del hotel al día siguiente mirando hacia todos los lados".

A mí me han llegado a decir que me iban a partir las piernas"

Nicolás Almagro

No obstante, Bautista mostró su escepticismo ante el caso que sacudió el arranque del Abierto de Australia. "Me parece mucha gente, me extraña mucho", se sinceró. "es la primera vez que escucho algo así, me parece muy fuerte. No sé que pruebas tendrán, pero es raro que en un deporte como este haya amaños. A mí nunca me ha pasado nada de eso, nunca me ha venido nadie. Yo no haría eso nunca".

Recogió el testigo Nicolás Almagro, 73º en el ranking, que pese a su incredulidad por lo acontecido también denunció el acoso a los jugadores. “Recibimos por las redes sociales amenazas de todo tipo e insultos muy fuertes”, dijo; “me han llegado a decir que me iban a partir las piernas. Yo quiero ganar porque es el pan de mis hijos. ¿Cuál es la solución? La solución es muy simple: basta con suprimir las apuestas. Es verdad que dejan mucho dinero para el tenis, y que todos nos beneficiamos, pero habrá que intentar buscar alguna clave para arreglarlo”.

Más información