Selecciona Edición
Iniciar sesión

Muguruza, en plan estelar

La hispano-venezolana se deshace en su estreno de la estonia Kontaveit (6-0 y 6-4, en una hora) y se medirá a Flipkens

Por si había alguna duda de cómo estaba su pie izquierdo (fascia plantar), el mismo que le obligó a retirarse en Brisbane hace solo dos semanas y el mismo que le impidió rodarse en Sidney; por si había alguna duda de cómo afrontaría su reentré en los grandes escenarios, y más en una plaza tan complicada como Melbourne; y por si había alguna duda de cómo arrancaría el curso Garbiñe Muguruza, el primero en el que defiende su nuevo estatus como una de las grandes referencias del circuito de la WTA, todas ellas quedaron disipadas: 6-0 y 6-4 a la estonia Anett Kontaveit. No hay dudas.

23 minutos tardó Muguruza en dejar claro que es una de las más fuertes, los que tardó en adjudicarse el primer set. El despegue en un torneo de estas características, primera cita del año, que exige una aclimatación atmosférica muy específica por la elevada temperatura de Australia, siempre es costoso; sin embargo, la hispano-venezolana, de 22 años, metió la sexta marcha a las primeras de cambio.

La número tres, poderosísima, dictó con la entereza de quien tiene el bastón de mando

Salió como una bala Garbiñe y se llevó por delante a Kontaveit, que pudo hacer bien poco ante la derecha de plomo de su advesaria, la 85ª mundial. Muguruza, poderosísima, dictó con la entereza de quien tiene el bastón de mando. En la primera manga no cedió un solo punto con su servicio y mantuvo la misma línea en el segundo parcial, para cerrar el duelo con un demoledor porcentaje en los primeros saques: 91% (21 puntos de 23).

Al menú le añadió una guarnición de 22 golpes ganadores, así que de poco valió la resistencia de la estonia por estirar el partido. El revés de Muguruza es como un kalashnikov y su dominio en la red es otro arma muy valiosa para evitar que se alarguen en exceso los peloteos, si no interesa. Esta vez atinó en 10 de las 11 veces que se asomó a la malla.

Venció Muguruza y afronta ahora, en la segunda ronda, a la belga Kirsten Flipkens (80ª del mundo, 5-7, 6-2 y 7-5 a Mirjana Lucic-Baroni). "Era una primera ronda realmente dura, pero estoy feliz por la victoria. Hoy tenía que bien muy preparada, muy concentrada. He tenido esos problemas en el pie al principio del año, pero estoy recuperada. Ojalá pudiera volver a enfrentarme aquí en Melbourne con Serena Williams: eso significaría que nos reencontramos en la final".

Más información