Sampaoli deja la selección de Chile

El entrenador argentino llega a un acuerdo tras negociar una semana

Santiago de Chile

Desde hace una semana estaba claro que nunca volvería a dirigir un partido de la selección chilena de fútbol, pero seguía siendo formalmente su director técnico. Luego de jornadas de intensas negociaciones públicas con sus empleadores, el argentino Jorge Sampaoli ha alcanzado un acuerdo con la Asociación Nacional de Fútbol Profesional chilena (ANFP) que permite su renuncia a un cargo que debía ejercer hasta octubre de 2017. 

“Con este paso, el directorio de la ANFP ha cumplido el objetivo de destrabar la actual situación que afecta a la selección chilena, evitando la incertidumbre que implicaba seguir con largas acciones judiciales”, ha informado la asociación a través de un comunicado.

El único camino posible era la salida de Sampaoli, que no quería seguir al mando de la selección chilena, pero tampoco pagar la cláusula de 6,3 millones de dólares que estipulaba el contrato por una renuncia anticipada. Entre sus argumentos se encontraban los resultados alcanzados con la selección tanto en el Mundial como en la Copa América y la filtración de su contrato.

Desde que en diciembre de 2012 se hizo cargo de la selección chilena, el argentino negoció tanto su sueldo como los beneficios con Sergio Jadue, el presidente de la ANFP que en noviembre pasado tuvo que renunciar a su cargo por estar involucrado en la trama de corrupción de la FIFA. Con la nueva directiva liderada por el exfutbolista Arturo Salah, que asumió a comienzos de enero, Sampaoli de inmediato tuvo problemas. Las tensiones comenzaron incluso antes de que comenzaran las negociaciones, pero finalmente explotaron el lunes 11, en la ceremonia de premiación del Balón de Oro en Zúrich. En medio de los festejos, el entrenador declaró que se sentía “un rehén” en Chile. “Ya no quiero trabajar ni vivir en el país. Nunca imaginé que, en tan poco tiempo, se iba a destruir la imagen de un ídolo”, señaló desde Europa.

Las palabras de Sampaoli desataron la furia de la hinchada local, que hace apenas seis meses lo había encumbrado por el triunfo de Chile en la Copa América 2015. Cuando arribó al país desde Zúrich el pasado miércoles, fue insultado y agredido por un grupo de aficionados en el aeropuerto internacional de Santiago. El entrenador intentó poner paños fríos para recomponer su relación con la hinchada y señaló, a través de la lectura de un comunicado, que todo se trataba de “un malentendido”.

Pero paralelamente, el argentino comenzó una negociación pública con la ANFP a través de los medios de comunicación. Cuidando el lenguaje para evitar el pago de la cláusula, Sampaoli forzó su salida y puso en jaque a los dirigentes del fútbol chileno, que tenían solo dos caminos: emprender acciones judiciales o llegar a acuerdo con el entrenador, para no seguir sacrificando el proceso de clasificación a Rusia 2018. Durante este tira y afloja entre Sampaoli y la ANFP, La Roja ha debido suspender sus amistosos y prácticamente ha detenido su preparación con miras a los partidos contra Argentina y Venezuela de marzo próximo.

La ANFP ha informado esta tarde que el acuerdo con Sampaoli incluye pagarle “las indemnizaciones legales, que comprenden vacaciones, remuneración por los días de enero y premios que se le adeudaban por los últimos partidos clasificatorios”. La asociación también ha señalado que, “a través de la firma de un reconocimiento de deuda, el exdirector técnico nacional se comprometió a pagar un monto a la ANFP contra su próximo contrato y, además, renunció a la totalidad de los premios de la Copa América”. Aunque todavía no se conocen con certeza las cifras pactadas, Sampaoli deberá pagar un monto bastante menor a los 6,3 millones de dólares que estipulada el contrato.

Algunos jugadores se han referido públicamente a la renuncia del argentino. “Quiero agradecer a uno de los entrenadores más importante de mi carrera. Como jugador pude hacer fuertes mis debilidades, me llevó a creer en mis condiciones más allá de las circunstancias negativas que tiene el fútbol (…) Que el balón siga corriendo y en algún momento nos volveremos a encontrar”, escribió Mauricio Isla, el chileno del Olympique de Marsella, a través de su cuenta de Instagram.

Con la salida de Sampaoli, los dirigentes chilenos se abocarán de lleno a encontrar un nuevo cuerpo técnico. “Ahora nos vamos a dedicar a nuestra prioridad: hacer todo lo posible para que Chile clasifique al Mundial de Rusia 2018”, ha indicado Salah. Aunque el favorito de la ANFP y de la hinchada es el argentino Marcelo Bielsa, que se desempeñó como director técnico de la selección chilena, parece más probable que el reemplazo de Sampaoli sea actual entrenador del Celta de Vigo, el argentino Eduardo Berizzo. Un nombre que también había sonado con fuerza era el de Manuel Pellegrini, actualmente a cargo del Manchester City inglés. El entrenador chileno, sin embargo, negó estar disponible “al menos en los próximos cuatro años”.


Más información