Messi irá a juicio tras la final de la Champions

El delantero del Barça declarará ante el tribunal por defraudar 4,1 millones a Hacienda con sus derechos de imagen

El juicio por fraude fiscal contra Leo Messi y su padre comenzará el 31 de mayo, tres días después de que se dispute la final de la Champions League y tres días antes de que comience la Copa América. La Sección Octava de la Audiencia de Barcelona ha fijado esa fecha para el inicio de la vista oral sin consultar a las partes y sin tener en cuenta el calendario deportivo, explicaron ayer fuentes judiciales. El jugador del Barça afronta una petición de 22 meses de cárcel por defraudar 4,1 millones a Hacienda.

La previsión es que el juicio se prolongue durante cuatro días, aunque todavía no está claro si el futbolista y su padre, Jorge Horacio Messi, declararán al inicio o al final de la vista. En septiembre de 2013, ambos se explicaron ya ante la juez de instrucción. El delantero argentino se desentendió de la gestión de sus derechos de imagen y de los aspectos económicos de su carrera —“de la plata se encarga mi papá”, dijo—, mientras que el padre asumió su responsabilidad en el montaje de una estructura societaria que permitió al hijo pagar menos impuestos. Con un matiz: Jorge Horacio afirmó que actuó asesorado por terceras personas.

El juicio llegará casi tres años después de que la Fiscalía se querellase contra ambos por tres delitos fiscales cometidos entre 2007 y 2009. El jugador eludió el pago de 4,1 millones por la explotación de sus derechos de imagen mediante un entramado de empresas en paraísos fiscales, según la investigación. Tras escuchar a Messi, la Fiscalía cambió de criterio: dirigió la acusación solamente contra el padre y pidió el archivo de la causa para el futbolista.

Sin negociaciones

La posición férrea de la Abogacía del Estado —que defiende los intereses de Hacienda— ha hecho, sin embargo, que Messi se siente en el banquillo. La institución mantiene la acusación contra el jugador y pide para él la pena mínima que fija la ley: siete meses y 15 días de cárcel por cada uno de los tres delitos fiscales. Como el jugador ha devuelto el dinero defraudado y ha reconocido los hechos —aunque sea alegando ignorancia— la Abogacía del Estado le ha aplicado dos atenuantes. La institución señala que el padre “gestionó y dirigió las negociaciones en la creación del entramado societario” y cree que su intervención fue “decisiva” para cometer el fraude. Jorge Horacio también afronta una petición de 22 meses.

Fuentes del entorno del jugador señalan que ambos declararán y que no hay abierta “ninguna vía de negociación” con la Abogacía del Estado para alcanzar una sentencia de conformidad que evite el juicio.

El compañero argentino de Messi en el Barça, Javier Mascherano, se sienta hoy en el banquillo de los acusados, también por fraude fiscal tras haber simulado la cesión de sus derechos de imagen. Mascherano acudirá a la vista en la Audiencia de Barcelona para ratificar que acepta una pena de un año de cárcel por eludir el pago de 1,5 millones al fisco entre 2011 y 2012.

Más información