Selecciona Edición
Iniciar sesión

De Koeman a Neville

El Valencia ganó la Copa en 2008 con el holandés y estuvo nueve jornadas sin ganar en Liga, igual que en la actualidad con Neville

Con nueve partidos sin conocer la victoria, desglosado en seis empates y tres derrotas, el Valencia ha igualado su peor registro en la Liga. La misma circunstancia negativa se dio en la temporada 2007-2008, con Ronald Koeman en el banquillo de Mestalla. En la capital del Turia, el recuerdo del entrenador holandés, en estos momentos ejerciendo en el Southampton, es ingrato. Koeman apartó del equipo a Albelda, Cañizares y Angulo. El Valencia penó en la Liga y, con el vestuario dividido y la afición en contra, ganó la Copa del Rey al Getafe en la final disputada en el Calderón, el último título che hasta el momento. Cinco días después de aquel triunfo, Koeman fue despedido tras perder 5-1 en San Mamés ante el Athletic. En las últimas cinco jornadas, con Voro en el banquillo como solución de urgencia, al igual que semanas atrás en la transición Nuno-Neville, el Valencia consiguió 12 puntos, salvando sin apuros la categoría.

Existe cierto paralelismo entre el Valencia de ocho años atrás y el actual. Intrascendente en la Liga, tanto con Nuno como con Neville en la dirección, y vivo en una Copa en la que intentará alcanzar las semifinales si salva la eliminatoria ante Las Palmas, al que no pudo vencer en Mestalla en la jornada 12, justo cuando comenzó su caída libre. Analogías pero con matices. En la final de Copa del 2008, en el Valencia se alinearon jugadores como Albiol, Marchena, Baraja, Mata, Silva, Villa o Morientes. Koeman se permitió el lujo de no contar con los marginados y dejar en la suplencia a Vicente y Joaquín. Todos ellos tendrían cabida de sobra en el Valencia presente. En estos momentos, Gary Neville dispone de otros recursos más limitados como son Santos, Abdennour, Danilo, Santi Mina o Rodrigo.

Salvo pacificar el vestuario, en el terreno de juego Neville no ha mejorado en nada al Valencia de Nuno. Así lo atestigua los cuatro empates y las dos derrotas cosechadas en la Liga ofreciendo una pésima imagen. Con todo, el entrenador inglés sigue defendiendo a su plantilla. “Los jugadores sí merecen la camiseta del Valencia”, asegura Neville, desmintiendo que al descanso del partido del pasado domingo ante el Rayo señalara a sus futbolistas como indignos de jugar en el club de Mestalla. “No fue cierto, no me importa que se digan ciertas cosas, pero poner en mi boca cosas que yo no he dicho sí me importa. Pocas veces hablo tan tajantemente”, acusa el exfutbolista del Manchester United.

Mientras Peter Lim intenta corregir errores montando a mitad de curso una estructura deportiva inexistente hasta la fecha con la contratación de García Pitarch, que ha fichado para la secretaría técnica al exjugador che Vicente Rodríguez, Gary Neville sigue considerando inadecuado reforzar al equipo de cara a la segunda parte de la temporada. “Sé que los resultados y el juego no están a la altura, pero es una falta de respeto hablar de jugadores que no están aquí. Este mercado de invierno es una pérdida de tiempo, solo crea ruido y confusión y es justo lo que un entrenador no quiere”, entiende Neville. El equipo sufre un bloqueo “por una cuestión mental”, cree Negredo. “Hay que mejorar. Tengo que conseguir que se sientan libres y ser ese equipo contra el que sea horrible jugar”, considera Neville que ante Las Palmas pasará un nuevo examen de Mestalla, que presentará una escasa afluencia. A la entidad propiedad de Lim le ha faltado sensibilidad con los aficionados obligando a pasar por taquilla a los abonados que tendrán que pagar entre cinco y 15 euros por presenciar un partido con trampa para el Valencia. La Copa, como bálsamo o veneno.