Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El CSD prepara el proceso de inhabilitación a Villar

Cardenal exige por escrito al presidente de la Federación que entregue antes del fin de semana la documentación de los préstamos arbitrarios al Recreativo y al Marino

Los tratos de favor a clubes como el Recreativo de Huelva, al que la Federación Española de Fútbol (FEF) permitió tramitar licencias en dos ocasiones, una en la temporada 2014-15 sin tener garantizada una deuda de 140.000 euros y otra en la 2015-16 mediante un préstamo de 200.000 euros, que pueden ser constitutivo de delito fiscal y de administración desleal, han terminado por desembocar en la intervención del Consejo Superior de Deportes (CSD).

El secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, ha asegurado que ante la gravedad de los hechos ha enviado un escrito a Ángel María Villar, presidente de la Federación, en el que le pide explicaciones y documentación. “Las conductas que se describen en las informaciones que se han publicado son de una extrema gravedad. La semana pasada pedimos explicaciones por escrito a la Federación y le hemos dado un plazo breve de tiempo para que aporte la documentación relativa a todos esos hechos denunciados. Me gustaría resaltar que, de ser ciertas esas conductas, estaríamos ante un caso extraordinariamente grave”, explicó Cardenal en un acto en la Feria Internacional de Turismo de Madrid.

“No se puede tratar a los clubes de distinta manera. Hay que ser el primero en cumplir los reglamentos y la Federación tiene la obligación de conservar su patrimonio y no comprometerlo con operaciones que pudieran llevar a no recuperar el dinero que se presta”, abundó Cardenal. Se refería a que el Recreativo es un club embargado por Hacienda por una deuda de 11 millones de euros y ha utilizado pagarés de dudosa solvencia. Algunos, según fuentes federativas, ya han vencido.

Las explicaciones requeridas por el CSD no solo se ciñen al caso del Recreativo, incluida la sospecha de que no presentó el aval para garantizar el pago a los jugadores, sino también a un supuesto trato de favor al Marino, un club de Tenerife, ciudad del vicepresidente económico y mano derecha de Villar, Juan Padrón. En este caso las sospechas son por un pago irregular, a través de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), a una parte de los jugadores que conformaban el plantel del club canario en la temporada 1992-93. Sin este abono, el Marino no hubiera podido iniciar la competición en Segunda B en la temporada 2012-13 a pesar de haber conseguido el ascenso. El saldo de esa deuda con la presunta ayuda federativa a través del sindicato, permitió al Marino regresar a la categoría que había perdido 20 años antes. El artículo 192.2 del reglamento federativo, en su apartado g, es claro al respecto: “En ningún caso, aunque por su puntuación obtuviese el ascenso, un club podrá adscribir equipos a la categoría en que contrajo las deudas impagadas hasta que las haga efectivas”.

Plazo hasta el viernes

El CSD le reclama a Villar que remita sus alegaciones y también la documentación económica necesaria. El presidente del fútbol español tiene hasta mañana para atender el requerimiento gubernamental. De no ser así, el CSD puede iniciar una apertura de expediente que desemboque en la inhabilitación de Villar tras 28 años en el cargo y hasta de Juan Padrón, pues, según fuentes federativas, fue quien urdió el préstamo en julio de 2015 para pagar al exentrenador del Recre, José Luis Oltra, a través del Comité Nacional de Entrenadores.

La gravedad de los hechos ya ha sido admitida por muchos directivos federativos, que la consideran una torpeza grave que puede impedir a Villar presentarse a las próximas elecciones. El propio presidente del fútbol español ya ha admitido ante sus dirigentes más fieles la posibilidad de la inhabilitación. En el pacto al que llegó con la mayoría de los presidentes de las territoriales el pasado martes, además de lograr su apoyo, les convenció de que si era inhabilitado el candidato de su cuerda saldría de uno de ellos, siempre con la vigilancia estrecha de Juan Padrón para garantizar el continuismo de las casi tres décadas de Villar al frente de la fútbol español.

Más información