Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Intentar reducir la asamblea es de república bananera”

La Liga impugnará la decisión de Villar de conceder 20 votos, 10 menos que hasta ahora, al fútbol profesional

La reducción a 140 miembros electos de la Asamblea del fútbol español que elige al presidente, aprobada el martes por la Comisión Delegada federativa, será impugnada por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) al haber visto rebajado su número de votantes de 30 a 20. También verán minorizada su participación los jugadores profesionales y aumentará la de los árbitros.

Hasta ahora, la Asamblea se componía de 180 miembros de los cuales 160 son electos y 20 natos (Villar y los 19 presidentes de territoriales). “Es una maniobra para ajustar las elecciones a su medida”, dicen fuentes de la LFP. “Lo que ha hecho ha sido contrarrestar la orden ministerial que le requería un porcentaje mayor del voto de los entrenadores”, sostiene una fuente federativa cercana a Villar. “A menos votos, mayor control, porque en 180 puede haber más dispersión y le puede perjudicar”, replica otra fuente federativa.

La reducción, alegada y justificada por Marcelino Maté, presidente de la territorial de Castilla-León y otro de los apoyos fuertes de Villar ha sido calificada de “peregrina” por miembros de la Liga de Fútbol Profesional cuando la leyeron. “Además de los altos costes económicos y humanos que entiendo debe ocasionar la organización de una reunión de tantos miembros, lo cierto es, por lo que he podido percibir en las últimas reuniones, que no solemos asistir todos los miembros de la Asamblea General, siendo el número de asistentes habituales cercano a los 130-140”, se puede leer en la alegación redactada y expuesta por Maté ante la Comisión Delegada. “Es de república bananera, una vez más Villar está haciéndose el traje a medida”, critica y se lamenta un empleado federativo. “Hablan del coste económico, pero resulta que Villar tiene una junta directiva de 67 miembros. La que convocó el martes, que solo duró 40 minutos con todos los temas calientes que había sobre la mesa, como el del Recreativo, y que no se trataron, ha tenido un gasto de cerca de 40.000 euros”, abundan desde las oficinas federativas.

Tras esa junta directiva, Villar aprovechó para reunirse con los presidentes de las territoriales. Entonces fue el turno de Juan Padrón, de Vicente Temprado, presidente de la territorial madrileña, y de Diego Martínez, de la melillense, que acusaron al secretario general Jorge Pérez, que se presentará a las elecciones, de traidor y desleal. Pérez ya conoce también que la Comisión Delegada aprobó que deje de ser el secretario de la Comisión Electoral basándose en la orden ministerial que el reglamento no cumple en otros puntos.