Selecciona Edición
Iniciar sesión

Víctor Valdés jugará cedido en el Standard de Lieja

El portero se marcha al club belga hasta junio y deja el Manchester, donde se entrenaba en solitario desde hacía meses

En una entrevista del pasado mes de julio, cuando ya sufría el desconcierto y la soledad, apartado de la disciplina del primer equipo en el Manchester United, Víctor Valdés, habitualmente cómodo en el pesimismo, asumía su nuevo estado: “Nunca más seré una superestrella”. Van Gaal, el mismo entrenador que en su día (hace un año) le había abierto la puerta del campo de entrenamientos del Manchester, le negó formar parte del día a día del equipo pues, según él, se negaba a volver a jugar con el filial, con el que se entrenó y compitió mientras finalizaba su recuperación. Así que los últimos meses los pasó entrenándose completamente solo, mejor dicho, con la única compañía de un miembro del equipo técnico que se apiadó de él y dedicó sus horas libres a trabajar con el que fuera campeón del mundo.

Valdés, de 34 años, había acabado contrato con el Barça en junio de 2014 y lo hizo lesionado —se rompió la rodilla en un partido contra el Celta en marzo de aquel año, cuando ya había anunciado su adiós—, de modo que, aunque tenía un precontrato con el Mónaco, el club no respetó el acuerdo y el de L'Hospitalet nunca llegó a jugar la liga francesa. Tras cinco meses de rehabilitación en un hospital alemán, los red devils le permitieron volver a sentirse portero —participó en dos encuentros bajo las órdenes de Van Gaal—, pero la esperanza duró poco.

Ahora su calvario toca a su fin. El club inglés le ha buscado una salida. Valdés se marcha cedido al Standard de Lieja belga, donde permanecerá hasta final de temporada, cuando expira su acuerdo con el Manchester y quedará libre. ¿Por qué Lieja? Porque él no quiso aceptar ninguna oferta de España y porque Van Gaal no le permitió recalar en ningún otro equipo de la Premier. Cinco meses más y, al menos, podrá decidir sobre su futuro, entrenarse en compañía y quién sabe si volverse a sentir portero otra vez. Estrella o no, es lo único que le importa.

Más información