Un partido de entrenadores

Atlético y Sevilla se miden las costuras en un duelo donde las pizarras cobran protagonismo

Atlético y Sevilla se miden las costuras en el Calderón (16.00, C+Liga) con el peso de las pizarras de Diego Pablo Simeone y Unai Emery. Uno de esos partidos de entrenadores. En esta clase de citas la natural competencia de los técnicos por superarse uno a otro se agranda. Las búsquedas de las superioridades numéricas para quitar o la colocación para ganar las segundas jugadas suele imperar sobre la creación. Se priman más los espacios que la pelota, incluso se pueden apreciar momentos en los que uno intenta hacerle picar al otro entregándole el balón. El ganador, si lo hay, suele quedarse con el regusto táctico de cómo derrotó a su oponente. “Será un partido muy duro en el que va a tener mucha importancia el segundo uno y el minuto 93”, ha advertido Emery, que anda a la búsqueda de consolidar el repunte de su equipo en las últimas jornadas.

“El Sevilla ha cambiando un poco, está trabajando con más velocidad con Gameiro y Banega por detrás de él. Eso le permite ser un equipo peligroso a la contra y lo aleja un poco del equipo que había empezado la temporada con Llorente e Iborra, que lo hacían más posicional y más peligroso en el juego aéreo”, analiza Simeone.

Una vuelta después, el líder se ha robustecido y ha remarcado sus líneas de juego hacia un fútbol más vertical y veloz. A veces es muy impreciso con la pelota, pero conquista los partidos con lo que sucede en el espacio que va de Oblak a Griezmann: el rigor táctico y el trabajo colectivo, para construir una solidez defensiva brutal, y contragolpes cortos y letales tras la recuperación. Es el centro del campo y el perfil de los centrocampistas que han ganado peso los que marcan el paso del Atlético. Gabi, Saúl, Koke, Augusto y Thomas se han apoderado de la almendra central del juego del Atlético. A los tres primeros se refirió Simeone. “Gabi viene temporada tras temporada teniendo un nivel muy regular, que, sobre todo, en los futbolistas es lo más complicado. Esa es la fuerza de él y la jerarquía que le transmite al equipo con su personalidad, su juego y su manejo. Es muy importante para el juego de presión, de estar siempre atento a lo que necesite el equipo y sobre todo a lo que le podemos transmitir desde afuera para pasar al equipo dentro del campo”, destacó del capitán. “Saúl está muy bien. Está creciendo. Sigo ilusionándome en que crecerá muchísimo más”, advirtió sobre el volante, que será titular. Esto deja fuera del equipo a Augusto si se confirma que la tripleta atacante la forman Vietto, Griezmann y Carrasco.

Ese tridente también retrasaría a Koke, que viene ejerciendo de falso extremo, bien porque le haga jugar como tercer centrocampista en el 4-3-3 o en un costado en el 4-4-2. “En los últimos partidos hemos jugado con Koke de falso delantero, estando ahí en el costado, generando tener superioridad numérica en todo el campo. Eso nos permite tener buena presión, mucha gente entre líneas, alejarnos de las marcas de los rivales y no darles referencias a los rivales”, valora Simeone.

A una semana de visitar el Camp Nou, el Sevilla mide esa idea que ya parece definitiva en la cabeza del entrenador rojiblanco. Su gran mérito ha sido aupar al equipo al liderato en un proceso de construcción que ha ido variando y ajustando sobre la marcha.