Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Valencia abrillanta su liderato ante el Barcelona con un partido pletórico en el Palau

El equipo de Pedro Martínez maravilla, gana en la prórroga (91-94) y consuma el pleno de triunfos en la primera vuelta

Pocas veces se puede disfrutar tanto de un partido con independencia de su resultado. Pero a veces sucede. Pasó en el Palau, en el trepidante mano a mano entre el Valencia y el Barcelona, resuelto tras una prórroga en beneficio del equipo que está marcando época, con el pleno de triunfos en la primera vuelta, 17. Un líder pletórico.

BARCELONA, 91; VALENCIA, 94

Barcelona Lassa: Satoransky (17), Oleson (2), Perperoglou (2), Doellman (17), Tomic (8) –equipo inicial-; Pau Ribas (9), Lawal (12), Abrines (15), Vezenkov (3) y Samuels (6).

Valencia Basket: Vives (4), Rafa Martínez (11), San Emeterio (14), Sikma (9), Dubljevic (16) –equipo inicial-; Stefansson (0), Diot (11), Lucic (2), Shurna (12) y Hamilton (15).

Parciales: 21-23, 22-12, 13-22, 26-25 y, en la prórroga, 9-12.

Árbitros: Conde, Cortés y Rial.

Palau Blaugrana. 6.545 espectadores.

Afortunadamente, una serie de equipos ha apostado de forma decidida por el talento, por trabajar a fondo para que su juego fluya y para que rezume la calidad de sus componentes, lo mejor de ellos. Algo a lo que otras estrategias, urdidas en banquillos que para desgracia del espectador crearon escuela, no conceden ni prioridad ni tanto valor. Pero este Valencia de Pedro Martínez posee ese encanto de equipo generoso, estructurado en base a las cualidades ofensivas de un ramillete de jugadores, a su vez tan solidarios y laboriosos, que da gusto verlos también como intentan cerrar a cal y canto su aro.

A este Valencia ya le apoda algún guasón los Warriors de la Fonteta, por comparación con los maravillosos campeones y líderes de la NBA. No en vano, y salvando todas las distancias, suma ya 29 triunfos y una sola derrota entre la Liga Endesa y la Euroliga. Solo existe un equipo que haya superado esos 17 triunfos, curiosamente el Real Madrid en la temporada 2013-14, que llegó a enlazar 27, también con el estilo generoso, espectacular y a la vez eficaz que le permitió ganar todos los títulos la pasada campaña.

El Valencia le sacó brillo a su impoluto liderato en la Liga con una actuación espléndida. Encabezado por San Emeterio y Sikma, pero con todos y cada uno de sus compañeros a la altura de un duelo de lujo, asestó un golpe tremendo con otro triunfo como el que obtuvo en la primera jornada en la cancha del Real Madrid.

El Barcelona llegó a dominar por 11 puntos (40-29), pero el Valencia estuvo indomable, siempre concentrado y convencido de su capacidad para emerger en las peores situaciones. Así lo hizo. Galopó sobre las acciones pletóricas de San Emeterio, autor de 14 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias, y de Sikma, que sumó nueve puntos, 11 rebotes y seis asistencias.

Gracias a ello, a las aportaciones igualmente sobresalientes de Diot, Hamilton, Shurna, Rafa Martínez, todos, remontó y se plantó en los últimos compases con una ventaja que parecía ya insuperable para el Barcelona. A 21 segundos, San Emeterio continuaba manteniendo cinco puntos de ventaja (76-81) para los suyos. Abrines anotó dos tiros libres, Rafa Martínez falló un lanzamiento y Satoransky, sin que a Vives le diera tiempo o se le ocurriera hacerle falta antes, anotó un escalofriante triple que igualó a 82 y forzó la prórroga.

La resolución tuvo su miga. El Valencia volvió a llevar la voz cantante y después de que Vives le robara un balón a Oleson, San Emeterio puso el 87-91. La diferencia se mantuvo hasta los últimos segundos de la prolongación también gracias a dos tiros libres anotados por San Emeterio (89-93).

Pero el episodio final de los primeros 40 minutos estuvo a punto de repetirse, corregido y aumentado. Doellman lanzó un triple con Sikma encima y el balón entró, mientras los árbitros señalaban falta del pívot del Valencia. Eso dio la posibilidad de que Doellman empatara con el tiro libre adicional. Pero los árbitros revisaron la acción en el vídeo y pudieron comprobar que Doellman pisaba ligeramente con un pie la línea de tres. Al Barcelona ya no le alcanzaba para dar caza de nuevo al Valencia. Asunto zanjado. Victoria del Valencia, que destiló talento y ganó confianza y credibilidad en su aspiración de romper el duopolio Barça-Madrid.

Más información